La brecha salarial no es de las mujeres, es de la maternidad

En el ámbito laboral, una parte de “la desigualdad de género tiene que ver con los hijos”, señalan expertos de universidades de Dinamarca en un estudio. Sindicatos y organizaciones feministas hablan de una brecha salarial entre el 23% y 27%, cuando no llega al 15%

La discriminación laboral de la mujer embarazada, un factor determinante en la brecha salarial La discriminación laboral de la mujer embarazada, un factor determinante en la brecha salarial

Entre las reivindicaciones contempladas en el llamamiento a la huelga internacional de mujeres para el próximo 8 de marzo, una de ellas hace referencia a que “la brecha salarial llega, en promedio, al 27%”, según denuncia Tribuna Feminista, entre otras organizaciones.

Sin embargo, ese porcentaje, que algunos sindicatos o determinados partidos políticos rebajan hasta el 22,9%, no se ajusta a la realidad. Con datos de Eurostat, la brecha salarial española por hora trabajada (14,9%) está por debajo de la de la media de la Eurozona (16,8%).

Además, a la vista de factores como el ámbito laboral, el tipo de jornada y la estructura de responsabilidades, cabe preguntarse si la discriminación salarial de la mujer es una cuestión de sexo. Es un hecho que, por ejemplo, en el sector servicios y la hostelería abundan más las mujeres que los hombres y, de manera inversa, en el sector industrial sucede lo contrario. Dado que en este último se suele cobrar más, cuando se hace la media en cada uno de los sectores, el industrial muestra unos sueldos más elevados.

Así pues, la brecha salarial no se puede obtener simplemente midiendo la media del conjunto de la actividad económica sino haciéndolo por cada sector; y, dentro de cada sector, teniendo en cuenta la estructura de cargos. Y, en todos los casos, tomando la brecha salarial por hora como referencia.

La brecha salarial española por hora trabajada está por debajo de la de la media de la Eurozona

La brecha salarial española por hora trabajada está por debajo de la de la media de la Eurozona

La maternidad, muy presente en la brecha salarial

En cualquier caso, dentro de esa brecha salarial por debajo del 15%, cabe reconocer que hay un remanente para el que no se halla una explicación.

En ese sentido, el estudio ‘Children and Gender Inequality: Evidence from Denmark’ (‘Niños y desigualdad de género: evidencia de Dinamarca’) viene a constatar que una parte importante de la brecha salarial no es por el hecho de ser mujer sino por la maternidad. Aunque el estudio se ha realizado en el seno de la sociedad danesa, sus conclusiones son exportables al resto de Europa.

Elaborado por Henrik Jacobsen Kleven y Camille Landais, de la London School of Economics; y Jakob Egholt Søgaard, de la Universidad de Copenhague, el estudio considera que, en el ámbito laboral, “la mayor parte de la desigualdad de género restante se puede atribuir a los efectos dinámicos de los hijos”.

El informe no descarta que exista la discriminación, pero el factor más destacado al respecto tiene que ver con la maternidad y los hijos. Por una parte, la discriminación laboral de la mujer embarazada, que la saca del mercado de trabajo, es un hecho en demasiadas ocasiones; como lo es que la mujer con hijos vea limitadas las opciones de acceder a puestos de trabajo de una cierta responsabilidad.

La brecha inexplicable se debe en gran parte a los niños. Esto no hace descartar la discriminación, pero implica que la discriminación potencial opera a través de los impactos de los hijos. […] El impacto de los hijos en las mujeres es grande y persistente a través de una amplia gama de resultados en el mercado laboral, mientras que al mismo tiempo los hombres no se ven afectados”, insiste el estudio.

"El desigual pago se debe a los hijos, lo que puede ser bueno o malo dependiendo de la perspectiva", dice el estudio

“El desigual pago se debe a los hijos, lo que puede ser bueno o malo dependiendo de la perspectiva”, dice el estudio

¿Una brecha buena o mala?

Al mismo tiempo, el estudio plantea la cuestión de hasta qué punto la brecha salarial que se genera como causa de la maternidad es buena o mala.

“Nuestro documento destaca que el desigual pago se debe a los hijos, lo que puede ser bueno o malo dependiendo de la perspectiva. Una tradicional visión económica se centraría en la ventaja comparativa en la crianza de los hijos”, es decir de “las habilidades o preferencias para el cuidado infantil versus trabajo en el mercado”.

Es decir que las consecuencias de la brecha salarial en este caso serían positivas o negativas en función de cómo lo perciba cada mujer. Aquellas que vean la maternidad como un factor positivo tendrán un sentido de esa desigualdad menos negativo, y viceversa.

Por otra parte, en el estudio también se analizan los efectos de la desigualdad causados por los niños, que pueden ser “impulsados por factores ambientales como la cultura, las normas sociales o la discriminación”.

Al respecto, los factores ambientales que determinan el comportamiento de la mujer son hábitos maternos, no los derivados de los padres, aunque no es concluyente en el informe la existencia de factores ambientales.

“Nuestros hallazgos sobre la transmisión intergeneracional son consistentes pero no prueban de manera concluyente la existencia de factores ambientales”, subraya el estudio ante esta cuestión.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>