La cruz acústica dominical

Cruz habitual como un templo

Ejemplo de método para aprender a cantar

La cruz acústica es una tortura real para todo aquel y aquella con una mínima y razonable capacidad auditiva. Es una cruz directamente proporcional al entreno y capacidad en las propias facultades auditivas y por ende vocales. A veces queda aliviada en misa dominical por la capacidad en canto litúrgico y palabra de Dios proclamada en el altar por el ministro consagrado.

 

Entender, como fiel asistente, el texto de una lectura leída desde el ambón por voluntarios de ambos sexos y de distintas edades es tarea de cruz. De cruz auditiva ofrecida a Dios para redención del pueblo penitente y uno mismo. No siempre es factible que el voluntario y la voluntaria sepan leer pausadamente y entonando bien para todos los fieles congregados. Sí debiera ser impelida una preparación previa de quien va a leer un determinado texto litúrgico para todos los fieles.

 

El nivel de canto litúrgico es distinto en cada fiel congregado. Normalmente quienes no saben cantar permanecen callados. A quien mínimamente sabe cantar le resulta muy difícil expresar en canto litúrgico su propia oración cantada. La tortura auditiva viene precedida por afán de protagonismo voluntarista mediante el ofrecimiento a ser voluntario en estas lides de lecturas del antiguo y nuevo testamento y voz cantante liderante de coro parroquial cutre.

 

El falsete es un don de Dios y si se tiene hay que emplearse a fondo en ello. No ya como cantor litúrgico sino como simple fiel congregado. Pues muchas veces es mucho mejor permanecer callado o ir en busca de ambiente parroquial distinto. Igual si yo me ofrezco voluntario para rascar las cuerdas de una guitarra me lo agradecerían. ¿Me entreno con la misma rascada y… a rascar? Que nadie piense que haré esto.

 

La fe en Dios se me pone a prueba dentro del templo. Concentrarse en la Santa Misa es tarea de titanes. A ello hay que añadir las tosecitas variadas en distintas zonas del templo, los móviles que suenan y las criaturas impertinentes que no son educadas a comportarse dentro del templo.

 

Menos mal que hay laicos como éste. Se llama Giovanni Vianini y lleva anillo en el dedo. Es un conductor de laicos y laicas. Este youtube linkeado con su nombre es de hace un año. Y éste otro de hace un mes. Hay unos cuantos más. Dicen hace años que es la hora de los laicos. ¿De qué clase de laicos?

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1
  2. 2

    En la práctica, con mi tesitura de bajo, mi falsete consiste en doblar por alto el vozarrón de mujeres. También en pegarme al tono de voz del ministro con seguridad a fin que se peguen a mi voz el máximo número de fieles y que se note dentro del templo que las voces vozarrón desafinan por un tubo.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>