La ‘empanada’ mental del Ayuntamiento de Valencia con su ‘Guía del lenguaje no heterosexista’

El Consejo de la Juventud de Valencia (CJV), dependiente del Ayuntamiento de la ciudad, presentó el pasado 11 de enero la ‘Guía de…

Forum Libertas

El Consejo de la Juventud de Valencia (CJV), dependiente del Ayuntamiento de la ciudad, presentó el pasado 11 de enero la ‘Guía del lenguaje no heterosexista’, un conjunto de “recomendaciones del CJV para la visibilidad de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales en el lenguaje”.

La guía considera que el actual lenguaje oculta “la realidad lésbica, bisexual y transexual” detrás del término ‘gay’. Para evitar esta tendencia y para cumplir con el “principio de economía lingüística”, por ejemplo, la publicación propone hablar de “Día del Orgullo LGTB en lugar de Día del orgullo lésbico, gay, transexual y bisexual”.

El texto, que tiene como objetivo ser “una herramienta útil y directa de lucha contra el patriarcado y el heterosexismo a través del lenguaje”, también plantea, en función de la misma “economía lingüística”, referirse a la “LGTBfobia en lugar de lesbofobia, homofobia, transfobia y bifobia”.

En este sentido, advierte de que “no hemos de olvidar que ahora mismo hay realidades todavía desconocidas para la mayoría, como son las personas transgénero (personas que no se identifican con ningún género) e intersexuales (personas que presentan simultáneamente características sexuales masculinas y femeninas), que habrá que ir conociendo e incorporando también a nuestro discurso”.

“Superar esquemas biologicistas”

La ‘empanada’ mental del Ayuntamiento de Valencia, en su intento de fijar un lenguaje no excluyente de ninguno de los componentes del colectivo de LGTB, llega a extremos como cuestionar los términos “padre” o “madre” cuando nos referimos a asuntos relacionadas con los hijos.

Argumenta el texto que, en consonancia con “la diversidad de modelos familiares existentes en nuestra sociedad”, “hoy sabemos que la filiación no está necesariamente vinculada al acto sexual”.

“Por tanto, hemos de superar los esquemas biologicistas que presuponen la existencia siempre de un padre y una madre”, añade la ‘Guía del lenguaje no heterosexista’, que propone hablar de ‘personas’ y no de ‘padre’ o ‘madre’.

Y sigue: “La frase ‘Rogamos que a la próxima reunión venga tanto el padre como la madre de cada niño o niña’ trata de incidir en la corresponsabilidad de hombres y mujeres en el cuidado de los hijos, pero olvida que hay hijos e hijas de madres y padres solteros, de familias homoparentales (con dos padres y dos madres)”.

Así, los responsables del CJV sugieren como alternativa que “la oración del ejemplo se podría sustituir por la siguiente: Rogamos que a la próxima reunión vengan todas las personas, tanto mujeres como hombres, a cargo de cada niño o niña”. Este planteamiento muestra la paradoja de que si nos referimos a hombres y mujeres ya nos estamos refiriendo a todas las personas.

“Relaciones sexuales”, no “entre chicos y chicas”

Otro apartado de la guía habla de “no presuponer ninguna identidad ni orientación a nuestro público receptor”. Por tanto, se trata de no “generar exclusiones”.

Por ejemplo, si se está haciendo un taller de prevención de embarazos no deseados y hablamos de “relaciones entre chicas y chicos”, estamos “escondiendo la existencia de relaciones sexuales entre personas del mismo sexo” y, al mismo tiempo, “excluyendo los y las jóvenes que se identifican como lesbianas, gays o bisexuales”.

“Podríamos sustituir simplemente el eufemismo ‘relaciones entre chicas y chicos’ por el término ‘relaciones sexuales’, mucho más riguroso y respetuoso con la diversidad”. Todo ello “a fin de no privilegiar un único modelo de sexualidad”, añade el texto.

Otro ejemplo de las elucubraciones de la guía para no ser heterosexista indica que, en la relación personal, “si se desconoce la orientación sexual de una joven y queremos conocer si mantiene una relación estable con alguna persona, por ejemplo, habrá que preguntarle si tiene pareja, en genérico, en lugar de presumir su heterosexualidad preguntándole si tiene ‘novio’ o ‘marido’”.

La guía, un ejemplo más del fomento del homosexualismo político que hacen las administraciones con dinero público, está financiada por el Ayuntamiento de Valencia y el Instituto Valenciano de la Juventud (IVAJ), del Gobierno autonómico.

Hazte socio

También te puede gustar