La epigenética cuestiona los fundamentos de la teoría de la evolución

La tesis darwiniana de que el principio que rige la evolución es la selección natural queda en entredicho tras descubrir dos expertos biólogos que “genes y ambiente están coordinados, forman un único sistema” y que “la información ambiental se puede heredar”

"Ahora sabemos que el ambiente modula cómo los genes se activan y se apagan. Genes y ambiente están coordinados, forman un único sistema", afirman Lehner y Vavouri "Ahora sabemos que el ambiente modula cómo los genes se activan y se apagan. Genes y ambiente están coordinados, forman un único sistema", afirman Lehner y Vavouri

Las investigaciones de dos expertos biólogos ponen en entredicho la tesis darwiniana de que el principio que rige la evolución es la selección natural. El bioquímico británico Ben Lehner y la investigadora griega Tanya Vavouri han observado durante sus trabajos que, cuando un animal se adapta a los cambios de su entorno, la adaptación se transmite a los descendientes aunque no queda registrada en los genes. Y esa transmisión se mantiene durante catorce generaciones.

“Es un proceso epigenético que afecta a las células germinales”, es decir a óvulos y espermatozoides, afirma Vavouri en una entrevista publicada por el diario La Vanguardia el pasado 12 de febrero. Esto “significa que no cambia la secuencia de ADN de los genes pero sí el nivel de actividad de los genes en función de factores ambientales”, añade.

De esta manera, las conclusiones de los estudios realizados por ambos biólogos vendrían a determinar que la epigenética cuestiona los fundamentos de la teoría de la evolución.

Los resultados de su investigación, realizada con gusanos de la especie C. elegans, los que se utilizan habitualmente en experimentos de laboratorio, fueron presentados el pasado abril en la revista Science, y hay indicios de que el mismo efecto se produce en la especie humana.

Los estudios de los dos biólogos se han realizado con gusanos de la especie C. elegans, pero hay indicios de que el mismo efecto se produce en la especie humana

Los estudios de los dos biólogos se han realizado con gusanos de la especie C. elegans, pero hay indicios de que el mismo efecto se produce en la especie humana

“La información ambiental se puede heredar”

“El calor modifica el modo en que el ADN está empaquetado para entregarlo a la generación siguiente y este empaquetamiento condiciona el nivel de actividad de los genes”, asegura la investigadora.

Sin embargo, esto no ocurre con cualquier gen, matiza Lehner. “Con cualquiera, no. Para la mayoría de los genes, la información epigenética se borra en las células germinales. Es una manera de preservar genes cruciales para que no lleguen alterados a la generación siguiente”.

“Hemos observado que ocurre en secuencias duplicadas del genoma, es decir, en instrucciones genéticas que están repetidas”, señala su compañera.

En cualquier caso, “la información ambiental se puede heredar”, aseguran los dos biólogos, aunque no está claro si este proceso tiene alguna lógica. “No lo sabemos. No sabemos si sirve de algo, si ofrece alguna ventaja a los descendientes, por ejemplo para que estén mejor adaptados a los cambios en las condiciones ambientales, o bien si es algo que está allí pero no tiene ninguna utilidad”, matiza Vavouri.

A la pregunta de si hay algún indicio entre humanos de que la información ambiental se pueda heredar, Lehner señala que “hay estudios epidemiológicos que indican que la hambruna que afectó a Holanda durante la Segunda Guerra Mundial tuvo efectos en las generaciones siguientes. El problema de los estudios epidemiológicos es que muestran una correlación y no necesariamente una causalidad”.

La entrevista concluye con la siguiente pregunta: ¿significa todo esto que la dicotomía clásica entre genes y ambiente es errónea?, a lo que Lehner responde “¡Claro que es errónea! Es una dicotomía perniciosa porque da una visión equivocada de la naturaleza. Ahora sabemos que el ambiente modula cómo los genes se activan y se apagan. Por lo tanto, genes y ambiente están coordinados, forman un único sistema. Así pues, cuando entendemos esto, entendemos mejor cómo funciona la vida”.

Hay algún indicio entre humanos de que la información ambiental se pueda heredar

Hay algún indicio entre humanos de que la información ambiental se pueda heredar

Darwinismo vs lamarckismo

El descubrimiento de Lehner y Vavouri casi vendría a dar la razón al científico francés Jean Baptiste de Lamarck (1744-1829). De hecho, la heredabilidad de los caracteres adquiridos fue la base de la teoría de la evolución del lamarckismo, expuesta en el libro Filosofía Zoológica (1809), donde afirmaba que los órganos se adquieren o se pierden como consecuencia del uso o desuso y que los caracteres adquiridos por un ser vivo son heredados por sus descendientes.

Esta teoría difiere de las conclusiones de Lehner y Vavouri en que para Lamarck los cambios ambientales se mantenían constantes y no susceptibles a nuevos cambios, como constatan las investigaciones de los dos biólogos.

Sin embargo, con la teoría de la evolución de Charles Darwin (1809-1882), que data de 1859, reflejada en su libro El origen de las especies, el lamarckismo quedó desacreditado y Lamarck perdió su prestigio entre la comunidad científica.

En cualquier caso, las visiones darwiniana y lamarckiana de que los animales adaptaban sus funciones al medio ambiente y las transmitían de generación en generación, así como las tesis de la actual teoría de la evolución de que los cambios son debidos a mutaciones genéticas, han quedado superadas por los estudios de Lehner y Vavouri, donde la epigénetica se erige como factor determinante de esos cambios.

Cabe recordar que Ben Lehner dirige el programa de Biología de Sistemas del Centro de Regulación Genómica (CRG), donde es investigador Icrea, y está licenciado en bioquímica y doctorado por la Universidad de Cambridge. Este año ha sido seleccionado como miembro de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO).

Por su parte, Tanya Vavouri dirige el grupo de investigación de regulación genómica en el Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras desde el 2015 y está afiliada al Institut de Recerca Germans Trias i Pujol en Badalona. Hizo la carrera de biología en la Universidad de Gales, un máster en bioinformática en la de Manchester y el doctorado en la de Cambridge; y llegó como investigadora postdoctoral al laboratorio de Ben Lehner en el CRG en el 2007.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    ¡Anda! El intocable Darwin resulta que es tocable. Es natural, Darwin resulta demasiado conservador en su teoría de Evolución de las Especies, tenía que descubrirse algo que le diera una mayor agilidad al proceso. En cierta manera el declive del darwinismo, que prestó grandes servicios tanto al nazismo como al comunismo, se veía venir porque hay algo en las teorías científicas que, por muy científicas que sean, las convierte en convenientes o inconvenientes. En el momento actual el darwinismo se ha convertido en una carga para el LGTBI, por ejemplo, dado que para la teoría evolutiva el género es inane.

  2. 2

    Un descubrimiento como éste, que la información ambiental se puede heredar, es más dúctil y por lo tanto más utilizable por la ideología de género.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>