‘La experiencia de Dios‘, de José Morales

El tema de la experiencia cobra cada vez un mayor relieve en la vida de la fe y de los creyentes. La experiencia siempre ha acompañado al hecho religi…

fichero_14834_20080331.jpg

El tema de la experiencia cobra cada vez un mayor relieve en la vida de la fe y de los creyentes. La experiencia siempre ha acompañado al hecho religioso, pero en nuestro tiempo se le ha dado una importancia mayor y ocupa un lugar importante en la reflexión teológica.

José Morales nos ofrece en este libro una amplia panorámica sobre el lugar de la experiencia en la teología contemporánea. No ejerce de mero transmisor de fuentes sino que elabora un acercamiento a ese concepto a partir del estudio de la experiencia en Jesús, los testimonios bíblicos, el sentir de los cristianos, la liturgia…

Sin embargo sorprende a cada paso con la amplia y reciente información bibliográfica y de fuentes en que se apoya.

Hablar de experiencia siempre es trabajoso por cuanto cuesta definirla y se refiere a muchos registro distintos. Aplicarla a Dios aún es más dificultoso al ser Él absolutamente trascendente.

Sin embargo, no cabe duda de que la vida religiosa se sustenta sobre una cierta experiencia. Señala el autor que nunca es la fuente primaria de nuestros conocimientos y que, además, siempre es para nosotros una experiencia interpretada. Pero, cuando hablamos de experiencia, nos referimos siempre a algo que no nos deja donde habíamos comenzado.

Como señala Newman, en un texto que se cita en el libro: quien ha tenido una visión, no vuelve a ser nunca el de antes. Pero debe reconocerse que la verdadera experiencia siempre nos pone en contacto con lo real.

El autor incide en cómo la fe es la matriz y garantía de toda experiencia válida. Si bien ambas se pertenecen mutuamente, sin fe es imposible que haya experiencia. Incluso, podríamos añadir, le pasarán desapercibidos multitud de fenómenos que se dan en su presencia.

Es así porque, como recuerda el autor, “el acto del creyente no termina en las palabras humanas que formulan el misterio, sino en la realidad del misterio mismo”. Por tanto se da siempre una tensión para llegar hasta las profundidades de Dios y, sabemos, que la acción del Espíritu Santo, mueve al hombre por una atracción interior activando sus capacidades intelectuales, afectivas y sensibles del creyente.

Por otra parte, el carácter desordenado de las experiencias las haría ininteligibles si no existiera la fe, que nos permite interpretarla. Y aquí el autor señala que toda experiencia de Dios está siempre medida por el mundo exterior del creyente. Dice:

Es probablemente cierto que la experiencia es el elemento más radical del fenómeno religioso, pero este fenómeno no es vivido en estado puro por ningún sujeto, sino que se inscribe en el interior de un hecho religioso que comporta toda una serie de mediaciones que influyen en la experiencia que cada sujeto pueda hacer”.

En España se ha dedicado relativamente poca atención al fenómeno de la experiencia con la amplitud que se hace en este libro. Merece tomarse en consideración para ahondar en un aspecto muy relevante de la fe.

El autor lo aborda desde un carácter interdisciplinar, y con gran orden expositivo, abriendo así muchas y sugerentes vías de profundización.

LA EXPERIENCIA DE DIOS
José Morales
Rialp
Madrid 2007
255 paginas

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>