La extraña transformación de La Vanguardia (I): el caso Busquets

Que duda cabe que la barcelonesa La Vanguardia es uno de los periódicos emblemáticos de España. Su largo recorrido y por su posición siempre marcada p…

Que duda cabe que la barcelonesa La Vanguardia es uno de los periódicos emblemáticos de España. Su largo recorrido y por su posición siempre marcada por una razonable prudencia y equilibrio lo han convertido en un periódico de referencia. Cierto es que sus páginas políticas tienden siempre a la amabilidad con el que gobierna, pero esto en muchas ocasiones ha favorecido el pluralismo y, no ha evitado la crítica razonada al gobernante cuando la ocasión lo ha merecido.
 
Todo esto ha hecho que el lector de La Vanguardia sea algo más que un lector del periódico y que por ello tenga un capital del que los otros medios carecen como es un número elevado de suscriptores.
Pero poco a poco primero, de una forma más evidente en los últimos meses, todo este capital se está malgastando porque cada vez más La Vanguardia va evolucionando hacia un modelo de periódico “progre”, un El País, pero todavía razonable y plural.
Este diciembre ha sido una eclosión en este sentido apuntado además allí donde más duele a un grueso determinante de sus lectores: la religión. Ya sucedió el año pasado en una medida mucho más reducida, pero en este mes de diciembre ha resultado espectacular la forma como La Vanguardia ha “felicitado” a los cristianos.
 
La Virgen María, violada
 
Empezó el 17 de diciembre dedicando nada menos que una página y media a un autor perfectamente desconocido, Lluís Busquets, que había publicado uno de tantos libros sobre Jesús. No se trata de un especialista, de nadie conocido, simplemente un progre católico que escribe tesis como la posibilidad de que María fuera “convicta de adulterio y expulsada de su casa por su marido carpintero de oficio, después de haber sido embarazada por un soldado romano llamado Pantera. La muchacha camina errante ignominiosamente hasta que en un lugar cubierto da lugar a Jesús”. El autor remacha el clavo con una “fuente” que le ayuda en la interpretación “en el apócrifo “Hechos de Pilates” aparece violada por este soldado”.
 
Que La Vanguardia dedique una página y media en lugares distintos, que media de esta página corresponda al espacio de religión del domingo y la otra a cultura para promovernos a un perfecto desconocido que nos explica tamañas paridas, y lo haga además justo antes de Navidad tiene valor. Y todavía lo tiene más su insistencia.
 
Porque no contentos con la promoción le dedican además “La Contra”, la sección de entrevistas que cubre toda la última página de La Vanguardia. Esto sucede el día 21. En ella se dedica a exponer sus tesis que obviamente chocan frontalmente con el Cristianismo. La Resurrección se convierte en una simple alegoría, con el detalle creativo de que el cuerpo de Jesús acabó en un pozo de cal.
 
Pero no contentos con convertir al señor Busquets y su fantasía anticristiana en el autor del año, al menos por la extensión dedicada, publican el 27 de diciembre un extenso escrito suyo, en la sección “Cartas a los lectores” en la que critica a un lector que ha tenido la osadía de descalificar su libro.
 
Hay que añadir que es infrecuente que una persona a la que se ha ofrecido tanta cancha se le acepte a su vez que vuelva a explicar sus tesis porque una simple carta al director ha presentado algunas objeciones. Si este fuera el método del periódico, la sección de cartas al director estaría llena de textos de respuestas de quienes escriben en La Vanguardia o aparecen entrevistadas en ella y son criticados por los lectores.
 
Lo más interesante del caso es que al público que cada vez ofende más esta línea argumental del periódico constituye el grueso de sus lectores: una tercera parte de los mismos, que sobrepasa el 40% entre los suscriptores, son católicos practicantes. Para dar una idea adicional de lo que significa esta magnitud es necesario recordar que este grupo representa el 18% para el conjunto de la población. Es indudable que el periódico incurre en una línea de alto riesgo al desarrollar esta orientación.

 
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>