La Iglesia como hospital de campaña, una reflexión

Hospital de campaña

El Papa Francisco acostumbra a utilizar imágenes dotadas de un potente sentido descriptivo para dirigirse a las gentes. Una de ellas y que ha cobrado fortuna -lo que constata su acierto- es la de la Iglesia como hospital de campaña: es decir, como lugar de acogida de todo aquel que está herido en cuerpo o en espíritu, en lo material y lo espiritual. Es una forma bien actualizada de expresar una de las misiones centrales de la Iglesia, la del amor al prójimo que, como escribió San Jaime en su epístola, necesita de las obras para verificarse, porque la fe sin ellas, poco significa.

Pero se han evidenciado interpretaciones sobre el concepto de hospital de campaña que traicionan la idea que la preside. En realidad, solo buscan una apropiación de la palabra del Papa, una instrumentalización para llevar el agua a su molino, que no es otro que el de la desacralización de la misión de la Iglesia, su mundialización. La Iglesia entendida solo o principalmente como una gran ONG. Francisco ha reiterado en más de una ocasión precisamente lo contrario: la Iglesia no es una ONG, pero por lo visto tienen oído selectivo. Además, esta deformación posee un alcance negativo sobre los parroquianos de buena fe. Unos porque acaban comprando esa interpretación, otros porque creen equivocadamente que es el Papa quien está detrás de ella. El párroco es determinante para que prospere la verdad, o el gato por liebre

En Juan 5,1 la Curación del hombre de la piscina de Betesda, y más en concreto en 5,14, cuando Jesús vuelve a encontrar al paralítico curado en el Templo, le dice: Ahora estás curado, vete y no peques más, que no te pasen cosas peores. La imagen es también muy clara. Jesús cura, pero al mismo tiempo le señala que debe rectificar su vida para no incurrir más en pecado. Es una escena que se repite en otros momentos evangélicos, como el de la mujer pecadora, en términos casi idénticos. No se trata solo de curar sino también, todo seguido, de dar a conocer que debe evitarse el pecado, más si es este el que ha conducido al daño que se sufre, o el tal daño hace vivir en la ruptura con Dios. Pero ¿cómo es esto posible si no se da el anuncio de la Buena Nueva, de la Palabra y vida de Jesús? No es posible.

La línea es clara, no basta con ayudar materialmente es necesario también ayudar al conocimiento de la vía de la salvación.

Cuando no se obra así, cuando se reduce la solidaridad amorosa de la Iglesia a una mentalidad de ONG, se producen diversas rupturas con el mandato de Dios. La primera: el mandato de evangelizar; la última: de sus advertencias antes de su Ascensión. Pero también se acentúa la contradicción de paliar en muchos casos las consecuencias del mal sin abordar sus causas, lo que, a la corta o a la larga, entraña complicidad. Una acción eclesial aliada objetiva del mal sería un contrasentido brutal.

Hospital de campaña para paliar el sufrimiento humano, el material derivado de la privación de la satisfacción de las necesidades básicas, y espiritual surgido de otra privación terrible: la de Jesucristo.

Hazte socio

También te puede gustar

3 Comments

  1. 1

    Me resulta sumamente gratificante que este portal, al que sigo desde hace varios años, se haya empezado a dar cuenta de las situaciones graves que se están produciendo en el seno de la Iglesia. Este claro mensaje y otros artículos en igual sentido muestran que se están empezando a preocupar. Y es saludable, por el bien de la Iglesia, aunque pueda considerarlo algo tibio por ahora.

  2. 2

    En un hospital de campaña se cura o se intenta curar a la gente dándole las medicinas y los consejos saludables que lo ayuden a salir de su enfermedad, no se los retiene enfermos dejándolos que sigan realizando actividades que les impiden la curación. La iglesia en este momento hace lo segundo: acoge enfermos pero no los cura ni les aconseja cómo curarse.

  3. 3

    Yo creo, Graciela, que la Iglesia sí enseña cómo estar a salvo de enfermedades, lo que ocurre es que pocos creen o pocos reciben esa herencia de salud.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>