La imagen de Pablo Iglesias

Parece que en Podemos andan preocupados, y con motivo, por la imagen de su líder, Pablo Iglesias. La valoración que recibe es cada vez menor y el calificativo de ‘partido emergente’ empieza a adquirir tintes de ‘partido decadente’, probablemente por deméritos de su secretario general.

La imagen  de Pablo Iglesias es agresiva, rupturista, brusca, prepotente, con aire de superioridad permanente, con azotes parlamentarios y extraparlamentarios que le hacen distante en vez de cercano a los problemas reales de los españoles.

Parece que en esta puesta de largo tampoco ha conseguido cambiar la imagen, aunque sí la  portavoz parlamentaria que dejó bien claro en el estrado del Congreso su valía y, como es lógico, su imagen salió reforzada, superando al ‘maestro’ que aburrió soberanamente con su largo discurso a sus señorías, los de todas las bancadas, incluida la suya, lo que ocurre es que no lo van a reconocer. El culto al jefe marca también un partido que se apunta a la “casta”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>