La llamada eterna de Fátima

A Fátima, también fueron peregrinos los Papas Pablo VI y Juan Pablo II, que atribuyó a la Virgen de Fátima haber salvado su vida en el atentado de 1981, y después Benedicto XVI en plena crisis económica y social. Ahora Francisco, que ya consagró el mundo a María el 13 de octubre de 2013, ha acudido como peregrino para celebrar la canonización de los pastorcillos Francisco y Jacinta, mientras avanza el proceso de beatificación de la tercera vidente, la Madre Lucia, fallecida en 2015 a los 97 años de edad y depositaria de los celebres tres secretos que comunicó la Virgen.

En síntesis, el sentido de estas apariciones es la confirmación de que Dios sigue actuando en la historia para salvar a la humanidad y sostener su esperanza en las diversas circunstancias que atraviesa. Como subrayan nuestros obispos, María, en Fátima, llama a la conversión, a la reconciliación, a la renovación de la vida cristiana, a la oración y al sacrificio para volver a Dios, fuente de amor y de misericordia.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>