La nueva ruta de la seda

El gobierno chino apuesta por una nueva red comercial basada en la antigua ruta de la seda. El ambicioso plan involucrará a decenas de países de tres continentes distintos

Ante el fracaso de crear el tratado de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea (TTIP), China va a emprender uno de los mayores proyectos de su historia: la nueva ruta de la seda. Imitando a las dinastías del pasado, que comerciaban con Europa a través de largas y peligrosas rutas, el gobierno de Pekín destinará más de 14.000 millones de dólares para su realización. El proyecto, que se llevará a cabo en Asia, Europa y África, tiene como objetivo la construcción de grandes infraestructuras (tales como vías férreas, gaseoductos o puertos). El presidente de China, Xi Jinping, tiene presente que si sale bien esta jugada colocará a China en la mejor posición comercial del mundo.

ruta de la seda

Mapa donde se observa el ambicioso plan de China para conquistar los tres continentes

Después de años de un acelerado crecimiento, China ve como su estrategia actual tiene que cambiar para no perder ventaja respecto a sus rivales. Con una industria nacional cada vez más fuerte y con una capacidad tecnológica más autónoma, el gigante asiático apuesta fuerte dando un paso al frente en el comercio internacional. La construcción de la nueva ruta de la seda le hará obtener a China rápidamente dos ventajas. La primera es la redistribución de riqueza en el país. Con una zona costera plenamente desarrollada contrasta sensiblemente con regiones del interior de poca riqueza. El ambicioso proyecto de Xi Jinping permitirá estimular el crecimiento de estas regiones menos desarrolladas, aumentando aún más el consumo interno de China. Por otro lado, las grandes infraestructuras que se han construido en los últimos años han creado un exceso de capacidad. Este fenómeno es destacable en las el transporte ferroviario, que es la más desarrollada del mundo.

Para poder financiar tal colosal proyecto, el gobierno de Pekín recibirá dinero del Fondo Económico de Inversión de la Ruta de la Seda (fondo de 50.000 millones de dólares patrocinado por Pekín) y del nuevo Banco Asiático de Inversión e Infraestructura (cuyos principales accionistas son China, India y Rusia). En este banco se incluyen 57 países distintos. A pesar de este gran número, China ha vetado la presencia de Estados Unidos y de Japón. Para animar a países y a entidades privadas para unirse a la nueva ruta de la seda, Pekín ha propuesto 8.700 millones de dólares para ayudar a los participantes del proyecto.

ruta de la seda

Mapa de la milenaria ruta de la seda. Los reinos de Persia y de Bactria se beneficiaron de su posición estratégica entre los dos polos económicos.

La nueva ruta de la seda constará de diferentes corredores económicos por donde se transportará la mercancía. Las principales vías terrestres pasarán por Rusia y Turquía (esta última por el sur del Mar Caspio). Además de estos dos corredores se construirán otros que conectarán con Singapur y el puerto pakistaní de Gwdar.

China busca la apertura de alrededor de 50 laboratorios de investigación en conjunto con los países participantes para proyectos de infraestructura (ferrocarriles de alta velocidad, puertos, carreteras y redes de internet, etc.). Para ello, Pekín alentará a los bancos chinos a asignar un estimado de 55.000 millones de dólares en préstamos para el financiamiento y buscará la integración de otras entidades como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura y el Nuevo Banco de Desarrollo del BRICS.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    La Ruta de la Seda es la ampliación del dominio económico de China. Puede conceder créditos por importe de todos los BILLONES que quiera prometer. Cuanto más financia, más beneficios recoge….
    como está logrando ya.
    Sí. Concede créditos. En África para hacer carreteras, por donde saca las Primeras Materias que necesita… que ya no paga, pues las compensa con el crédito concedido. Instala fábricas para , con bajos costos, conseguir fabricados a precios de competencia.
    El timo a los países europeos se perfecciona. Envía mercancías a sus almacenes, las carga en la cuenta de crédito abierta con el préstamo. Esas mercancías las vende (de nuevo) en euros. Con los beneficios compra los títulos emitidos por los países europeos, a los que les vuelve a conceder líneas de crédito. La “Ingeniería Financiera” china es genial y legal.
    Sus billones de divisas de Reservas se van incrementando y necesita colocarlos, concediendo más “ayudas” y más “créditos” por toda la Ruta de la Seda. Es el actual “Cuento Chino”…

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>