La oración, la limosna y el ayuno

Para responder a todo lo que comporta la Cuaresma, Francisco propone emprender el camino cuaresmal con la oración, la limosna y el ayuno. A propósito de la oración, recuerda que nos permite descubrir las “mentiras secretas” con las cuales nos engañamos a nosotros mismos. A su vez la limosna nos libera de la avidez y nos ayuda a reconocer en el otro a un hermano, mientras que el ayuno nos despierta y desarma nuestra inclinación a la violencia. Un camino sencillo para afrontar el crecimiento del mal que tantas veces nos oprime.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>