La pobreza relativa en España: Un breve esbozo

En primer lugar hay que circunscribir el sentido y alcance con que se utiliza la palabra pobreza. El criterio que usa la Comisión Europea, y la…

Forum Libertas

En primer lugar hay que circunscribir el sentido y alcance con que se utiliza la palabra pobreza. El criterio que usa la Comisión Europea, y la mayoría de estados miembros, es considerar pobreza relativa aquella fracción de la población que se sitúa por debajo de un determinado porcentaje de la renta mediana. Se utiliza esta relación estadística en lugar de la media porque suaviza mejor los efectos distorsionadores que pueden llegar a tener el peso de los dos extremos en la distribución de los ingresos.

Habitualmente se considera que una unidad de consumo, es decir un hogar, se encuentra en situación de pobreza cuando ingresa menos del 60% de la renda mediana. Para referirlo al número de personas se ha de ponderar el número de ellas por hogar. También se utiliza el 25% de aquella magnitud monetaria para obtener lo que se califica como pobreza extrema o severa.
En los últimos datos publicados antes del estudio Caritas Foessa, correspondientes al 2006, las magnitudes económicas eran las siguientes
Hogares
60% mediana
40% mediana
25% mediana
1 adulto
6.850 €
4.573€
3.219€
2 adultos
10.229€
6.860€
4.829€
2 adultos+1 menor
12.348€
8.234€
5.794€
1 adulto + 1 menor
8.918€
5.945€
4.185€
Fuente: Informe Inclusión Social España 2006. Caixa Cataluña
Como puede observarse, los ingresos por persona varían en función del número de componentes de la familia, o de si se trata de adultos o menores. Por ejemplo, el valor numérico por persona en un hogar con dos adultos es un 75% inferior al hogar con un adulto; y del 65% si se trata de un adulto y un menor, como sería el caso de una madre sola con un hijo.

Por tanto, cuando se afirma que el umbral de la pobreza relativa para España en 2006 es de 6.850€ anuales de ingreso por persona, se da una referencia engañosa si no se precisa que esta magnitud solo corresponde a la persona adulta que vive sola, pero que si se trata de una pareja, o un padre con un hijo, ya no se puede usar la misma referencia.

Naturalmente esta forma de medirlo presenta limitaciones. A mayor incremento de renta más elevado es el umbral de pobreza relativa, y por tanto, es conveniente complementar con otros indicadores como es el coste de la vivienda sobre los ingresos, el endeudamiento del hogar, la situación laboral (exclusión, precariedad, paro), activos y dependientes del hogar, tipos de percepciones públicas y recepción o no de ayudas sociales, por citar algunas más utilizadas en el estudio de la pobreza urbana.
Cinco aspectos quiero subrayar:
  • La pobreza relativa en España es elevada. Una de cada cinco personas.
  • Es junto a Grecia e Italia, la cifra más elevada de la UE-15
  • A pesar de que venimos de un largo periodo de crecimiento económico, uno de los más largos de la historia de España, la pobreza tiende a crecer ligeramente o a estancarse, según cual sea la fuente que utilicemos. En ningún caso tiende a disminuir.
  • El gasto social en España está a 7 puntos porcentuales por debajo del de la UE, y está estancada desde el año 1997. ¿De qué ha servido el gran aumento de ingresos que ha tenido el estado?
  • Las políticas municipales, autonómicas y locales se dedican más a gestionar la exclusión y la pobreza, a paliar sus efectos, que a salir de ellas.
Si excluimos Luxemburgo por su singularidad, en la mayoría de países (8) ha disminuido o se ha mantenido (3). Solo en España y los países nórdicos –que tenían niveles muy bajos- ha tendido a aumentar.
En 1996 había mayor proporción de pobresen Portugal, Grecia, Italia y Reino Unido que en España, que estaba igualada con Irlanda. En 2006 solo Grecia continúa por debajo, pero la diferencia con España se ha reducido de tres puntos a solo uno.
En definitiva, hay un fallo importante en la forma como la población de menores ingresos se beneficia del crecimiento económico en el caso español. La evolución seguida hace obligado el planteamiento de la cuestión:
Si ese comportamiento se ha dado en un período de singular expansión ¿qué significará la actual crisis económica? La respuesta es clara: el sistema privilegia los grandes ingresos, hace recaer el peso de la fiscalidad sobe la clase media y las familias, y carece de capacidad para mejorar las condiciones de vida de los grupos sociales con menos ingresos.
¿Cómo puede ser que un gobierno que se autodenomina socialdemócrata, un presidente que continuamente apela a lo ”social” de su actuación obtenga resultados tan negativos? Porque su política solo contempla los grandes grupos de intereses. Y porque se autoengaña en el mejor de los casos e ignora la realidad.
Además, España también destaca en la dimensión de la pobreza más aguda. Los hogares que viven con unos ingresos por debajo del 40% de la mediana llegan al 8% -igual que Grecia- mientras que en Portugal representan solo el 6% de la población y la media de la UE-15 está en el 5%, y en la vecina Francia en el 3%.
Como puede observarse, en las relativas no existe proporcionalidad entre el nivel de renta por persona comparada y el de la pobreza. España debería presentar unas magnitudes menores de esta última en razón de surenta media comparado con el resto de países de la UE . En este sentido, los mecanismos de redistribución y de promoción social funcionan peor en España. Las políticas y las estructuras favorecen la desigualdad.
Aquí también cabe destacar que la solidaridad entre comunidades autónomas no sirve para reducir la pobreza. Lo único que hace es mejorar una expresión estadística, la renta media, pero ésta no dice nada de cómo realmente se distribuye en el seno de cada comunidad (dos personas, un pollo. La media indica que cada persona ha comido medio pollo, pero la realidad también puede ser que una de ellas haya quedado con el plato vació, pero en ambos casos la media será la misma). La distribución interna depende de factores socioeconómicos intracomunitarios. Por eso lo que debería medirse no es solo la evolución de la renda media por comunidades, sino sudistribución.
Hazte socio

También te puede gustar