La Seguridad Social necesita un cambio urgente

En los últimos años la Seguridad Social no ha podido cubrir el gran déficit que registra anualmente. La modificación del sistema de pensiones se ve como posibilidad ante la baja natalidad y la frágil economía

El déficit de la Seguridad Social no se ha conseguido solucionar tras ocho años de resultados negativos. Durante el 2010 hasta el 2016 las pérdidas se pudieron cubrir con el Fondo de Reserva. Esta decisión, que levantó polémica por la situación alarmante, se hizo gracias al dinero acumulado por el superávit de los ejercicios anteriores. Ante la escasez de reserva tras años de uso, en 2017 el Tesoro Público endeudó a la Seguridad Social para salir del paso. En el informe mensual de Enero en CaixaBank Research se pone en énfasis la necesidad de definir un nuevo pacto social.

Seguridad Social

Los autores del artículo apuntan a que se estudie la posibilidad que, para quiénes quieran, continuen percibiendo dinero de su trabajo o de otras actividades económicas al mismo tiempo de cobrar la pensión. La diferencia, que sería descontada de la pensión, permitiría a la Seguridad Social reducir el déficit actual. El contexto por el cual esta solución se podría llevar a cabo es la del notable aumento de la esperanza de vida, junto con la disminución de población joven.

Los pensionistas vuelven a perder poder adquisitivo

Por otro lado Domínguez-Fabián, del Olmo y Herce propone un sistema mixto de pensiones «por etapas»: en una primera etapa, comprendida entre la edad de jubilación voluntaria y una edad determinada por la Seguridad Social en función de la es­­pe­­ranza y calidad de vida (que los autores denominan la «gran edad»), se percibiría una renta derivada de un seguro de capitalización, y en la segunda etapa, a partir de la «gran edad», habría un sistema público de reparto. Sin em­­bargo, esta propuesta encaminada a garantizar la sostenibilidad del sistema no deja claro, entre otras cuestiones, cómo se definiría la «gran edad», que no es algo trivial, ni tampoco cómo se llevaría a cabo la transición des­­de el sistema actual. Con todo, ante un problema de tal envergadura, el debate y la búsqueda de soluciones son bienvenidos.

Más natalidad y sueldos más altos

Con la escasa tasa de natalidad, tal como se puede observar en el mapa interactivo inferior, el sistema de las pensiones está en peligro. La continua reducción de trabajadores por cada pensionista, que se producirá en el futuro si no hay cambios sustanciales en el crecimiento demográfico, y el goteo continuo de españoles que deciden emigrar para tener mejores condiciones laborales no ayudan al sistema de las pensiones.

Otro fenómeno que perjudica a la Seguridad Social es la tendencia bajista de los salarios. Al ser cada vez más bajos, menor será la contribución a las pensiones.

Por tanto, las soluciones más positivas para el futuro de la economía es el fomento de una mayor natalidad, con ayudas económicas y reducciones fiscales a las familias, y unas mayores retribuciones para los trabajadores. Estas dos propuestas, en el caso de producirse, irían totalmente en contracorriente a las políticas que se aplican actualmente en la Unión Europea.

Una manera fácil, pero de miras bajas, sería una subida de impuestos para equilibrar el sistema. Sin embargo, y cada vez con más urgencia, está llegando el momento de tomar medidas valientes para garantizar el bienestar futuro de los que son actualmente trabajadores.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    Estoy completamente de acuerdo con sus aseveraciones sobre la continuidad del sistema actual de pensiones y la necesidad urgente, mediante el sacrificio de toda la sociedad para cambiar el sistema e pensiones actual antes de que sea demasiado tarde,¡no es posible que una tercera generación, la de nuestros nietos pueda pagar la pensión de aquellos que se jubilarán de la pensión de aquellos que se jubilarán ahora!.El sistema llamado de “reparto simple” es inviable matemáticamente dadas las circunstancias que se están produciendo en nuestra sociiedad tales como :a)baja del indice de natalidad por debajo del 2,1 que es el de simple reposición de los individuos en dicha sociedad b)Variacion total de las tablas de supervivencia, habiéndose pasado de los 65 años para los hombres y 70 años para las mujeres de los años 80 a los 83 años para los hombres y 86 años para las mujeres,ello afecta directamente en la edad a la que se debe dar la ayuda de la pensión, pues se debe acortar el periodo de tiempo que un pensionista la reciba.Todo ello hace,que dada la estabilidad financiera Europea se fomente y prime por parte de los Estados, el ahorro personal y la ayuda familiar para que los matrimonios puedan tener más hijos, y que un país como España que cerca del 80% de sus pensionistas tienen a diferencia de lo que ocurre en Europa, tienen su vivienda en propiedad,se debe empezar a pensar en tener que ir a la “hipoteca inversa” de su vivienda que le permite cobrar un vitalicio, perdiéndose la propiedad por parte de los herederos, pero yo y muchos nos preguntamos ¿Que obligación tiene un padre y una madre, a dejar como herencia su vivienda ,cuando mal vive con la dimensión de la pensión que podrá recibir del estado de aquí a pocos años?.¿Que dolorosas situaciones, se pueden producir dentro de pocos años, si esto no se remedia?

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>