La verdad sobre el pretendido acuerdo entre la UB y la Pastoral Universitaria en torno a la misa de Económicas

El SAFOR ha difundido un comunicado entre sus usuarios en el que explica el contenido de la reunión que tuvo lugar la tarde del martes, 11 de e…

fichero_23223_20110118.jpg

El SAFOR ha difundido un comunicado entre sus usuarios en el que explica el contenido de la reunión que tuvo lugar la tarde del martes, 11 de enero, entre los representantes de la Universidad de Barcelona (UB) y la Pastoral Universitaria con motivo de acordar los pasos a seguir en la normalización del oficio de la misa de los miércoles en la Facultad de Económicas de esta universidad.

El texto explica que en la reunión estaban convocados un vicerrector, la decana de la Facultad,
la directora de los servicios de seguridad, dos personas de Servicios Jurídicos, el delegado de Pastoral Universitaria y dos profesores de la Facultad que defendían la capilla y el SAFOR. La decana se hizo acompañar también por el vicedecano y la administradora de la Facultad.
El SAFOR explica que “dado la delicada y extraña situación que estamos pasando en estos momentos con motivo de las agresiones sufridas en torno a la misa de los miércoles” se pidió a las autoridades académicas una reunión “para tratar de buscar una solución a este difícil
Conflicto”. Nos notificaron que nos convocaban a unareunión el martes 11 de
enero por la tarde. Justo antes de la primera misa en miércoles.
El Comunicado relata que los representantes del SAFOR creían que “se trataría de una reunión en la que todos eran conscientes de la gravedad de las agresiones sufridas y se buscaría una forma de evitar que volviese a ocurrir lo que pasó el día 15 en que se dejó entrar a los alumnos “anticapilla” impidiendo con esta medida y su conducta que se pudiese celebrar la misa”.
Sin embargo, “la realidad fue muy distinta –prosigue el SAFOR-. La reunión fue muy tensa. Allí, los que venían del decanato presentaron las decisiones que ya habían tomado. Informaron de la colocación de una puerta en el inicio del pasillo que da acceso a la capilla y que no se podría hacer misa los miércoles hasta que esta puerta estuviese colocada que garantizase la seguridad. Y mostraron su decisión a que este fuera el único cambio introducido”.
Según relata en el comunicado el organismo, la percepción de la reunión fue “muy negativa” ya que la impresión “era que estábamos provocando nosotros un problema”.
“El vicedecano y la decana fueron muy explícitos en este sentido. Ellos lo están pasando mal porque esto es muy desagradable –relata el texto-, es difícil mantener guardas de seguridad, estamos dando una mala imagen de la universidad, etc. No obstante, el vicerrector acabó diciendo que los servicios jurídicos de la UB estudiarían la manera de poner freno a las acciones que habían ocurrido. Se dijo finalmente que se haría un escrito de lo que se había hablado en la reunión y que se enviaría a las partes implicadas”.
Lo cierto es que, al cierre de esta noticia, ese documento todavía no ha llegado a la Pastoral Universitaria. Además, tal y como revela el comunicado de SAFOR no se trata de un acuerdo entre ambas partes sino un dictado impuesto por el Gobierno de la Universidad que no asistió a la reunión con ánimo de dialogar sino de informar de lo decidido con anterioridad unilateralmente.
“Tenemos serias dudas de si el desenlace hubiera sido el mismo de no haber allí una periodista del ABC”
El SAFOR prosigue narrando en el comunicado lo sucedido al día siguiente de la reunión en la que no pudieron desconvocar la misa de ese miércoles por la cercanía con la reunión: “La decana estaba en Bruselas pero, según dijeron, había dado orden de no darnos la llave de la capilla. Y fue sorprendente la vehemencia con que el vicedecano se negaba a darnos la llave para hacer la misa, pese a no haber ninguno de los alumnos “anticapilla””.
Al parecer, finalmente y “como una gran concesión” el vicedecano accedió a entregar la llave a los alumnos para que celebraran la eucaristía: “Algunos tenemos serias dudas de si el desenlace hubiera sido el mismo de no haber allí una periodista del ABC”.
“Ante esta situación -prosigue-, lo único que tenemos claro es que la Universidad se ha
manifestado firme en no dejarnos hacer la misa los miércoles a las 14:15 hasta que se adopten las medidas de seguridad. ¿Cuánto tardará esto? No tenemos ninguna información al respecto. Para evitar sufrir más ansiedad, de momento os informamos de que este miércoles no se hará misa en el SAFOR”.
Por lo tanto, como consecuencia de todo esto, el Gobierno de la Universidad ha preferido anular un derecho constitucional ligado a la libertad de culto en lugar de atreverse con los violentos. La dirección de la Facultad no puede decir que “lo está pasando mal” sino que debe ejercer la autoridad sobre un supuesto penal que se está llevando a cabo en sus dependencias.
Hasta que no se vuelva a reestablecer la misa de los miércoles lo que se está haciendo no es otra cosa que respaldar a los violentos. De hecho, la propia decana de Económicas es la autora del conflicto en su origen por el traslado de la capilla que, a la postre, está acabando con el oficio de la misa.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>