Le mutilaron antes de fusilarle en Torrejón de Ardoz

El padre del oblato Serviliano Riaño reconoció el cadáver de su hijo, al que mutilaron antes de fusilarle, y expresó su convicción de que fue mártir

Cuatro son los beatos del 8 de noviembre: el lasaliano Maximino Serrano Sáiz (hermano José Alfonso) y el sacerdote paúl Laureano Pérez Carrascal, asesinados en Paracuellos, y dos de las 414 personas sacadas ese domingo de la cárcel Modelo que fueron asesinadas en el Soto de Aldovea, en Torrejón de Ardoz (Madrid): Serviliano Riaño, oblato de María Inmaculada, y Antolín Pablos, sacerdote benedictino.

Del hermano José Alfonso no hay más dato biográfico que su foto en la web de la beatificación de 2013.
Serviliano Riaño Herrero, de 20 años (el de la derecha en la foto), había hecho su primera oblación en 1933 en Las Arenas (Vizcaya) y, como los demás oblatos de María Inmaculada de Pozuelo, fue detenido el 22 de julio de 1936 y llevado a la Dirección General de Seguridad.

Liberado al día siguiente, vuelve a ser capturado el 15 de octubre. Al oír su nombre entre los llamados a ser “puestos en libertad”, pidió y recibió la absolución, por la mirilla de la celda vecina, al padre Mariano Martín, de su misma congregación. Su hermana Sabina recuerda que su padre fue a identificar el cadáver -pues llevaba un papel con su nombre en la chaqueta- y “a mi madre le contó sólo algunas cosas, pero a mi me dijo que le habían dicho cómo había muerto: le ataron por el brazo con otro, le ataron las manos a la espalda, le cortaron sus partes, le dieron un tiro y cayó en la zanja con todos. Lloraba mi padre al contármelo. A la vez manifestaba su gran convicción de que su hijo era mártir”.

El padre Laureano Pérez.Laureano Pérez Carrascal es uno de los 60 vicencianos beatificados en Madrid el 11 de noviembre de 2107, cuando se publicó este relato de su martirio:

El P. Laureano Pérez Carrascal salió de la casa de capellanes de la calle de Lope de Vega, 38, el día 21 de julio refugiándose en pensiones no lejos de donde estaban los demás compañeros. Lo detuvieron el 30 de septiembre de 1936, en la calle de las Hileras, 11 y lo llevaron a la cárcel Modelo. Al P. Laureano Pérez le asignaron la tercera galería y allí estuvo hasta que el 8 de noviembre, a las cinco de la mañana, le incluyeron en la segunda de aquellas sacas tristemente famosas. Dejó una nota para el P. Fuentes que decía: “Adiós, Elías, me voy”. Monseñor Montero lo incluye entre los eclesiásticos martirizados ese día y recoge de testigos presenciales estos detalles: Para el traslado de los presos se utilizaron 20 autobuses de la Compañía Municipal de Tranvías. Fuertemente atados de dos en dos con hilo de bramante, eran instalados los presos en el interior del vehículo, casi a presión. Veinte camiones y varios coches ligeros pasaron por Canillejas y se dirigieron hacia Paracuellos de Jarama. Ya en tierra, se les iba distribuyendo en grupos variables, entre 10 y 25, y se les forzaba a caminar hacia las zanjas. Llegados al borde, caía sobre ellos la descarga cerrada de un piquete compuesto por unos 30 o 40 milicianos. Más de 200 sepultureros esperaban de antemano, para proceder, aplicado apenas el tiro de gracia, y a veces sin este requisito, al enterramiento global de los centenares de fusilados.

El padre Antolín Pablos.El padre Antolín Pablos Villanueva, de 65 años y natural de Lerma (Burgos), fue beatificado en Madrid el 29 de octubre de 2016. Estuvo dos largas temporadas en México hasta que fue expulsado en 1919 y durante la Revolución Española buscó refugio en casas de amigos hasta que fue detenido en octubre de 1936.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Hazte socio

También te puede gustar