L’Interiorità Oggetiva en libro de bolsillo

Breve apunte metafísico

Mi libro La Interioridad Objetiva

L’Interiorità Oggetiva es un libro de bolsillo en lengua italiana con un preliminar de su autor fechado en Génova el 15 junio de 1951. Traducido a lengua española, la segunda edición revisada fue publicada en julio de 1963 con prólogo de su autor fechado en Génova en junio de 1963. En concreto por Editorial Luis Miracle, S.A. (Depósito legal B- 14602.- 1963). Este libro fue publicado con el título La Interioridad Objetiva.

 

Un buen amigo me lo regaló hace años desempolvando libros antiguos sobrantes. He intentado muchas veces leerlo entero pausadamente sin interrupciones. Lo he leído varias veces pero demasiado rápido. Es de lectura asequible. He pensado que si publico en blog sobre este libro será un estimulante para abordar yo su lectura de nuevo muy despacio. He de suponer que este libro se encuentra en las bibliotecas públicas para quién desee leerlo. Tiene 137 páginas numeradas. Por lo que veo en el primer link es adquirible. Mi ejemplar es exactamente éste.

 

Su autor es el gran filósofo Michele Federico Sciacca Les reproduzco el segundo párrafo de la introducción. Concluye más allá del amén filosófico a ideas compactas inamovibles e indiscutibles por buenas y loables que sean y son. Son palabras que inciden en la actitud personal en el abordaje intelectual del pensamiento. Son un toque de atención a quienes nos preocupamos por saber. Pues lo que cuenta no es solo la adhesión y conocimiento de las doctrinas filosóficamente correctas. Sino también la actitud. Pues toda conclusión metafísica no es un amén a una verdad de fe.

 

Páginas 16 y 17: “Creo que todo pensador tiene el deber de insertar su personal meditación en el momento histórico en el que vive. No digo esto en sentido historicista (toda época tiene su verdad y la verdad es cuestión estacional), ni en el sentido practicista o empírico de un interés limitado solamente a los problemas contingentes de determinado período histórico. Hablo de inserción teorética, esto es, en el grado de descubrimiento de la verdad, cuyo descubrimiento es histórico y como tal sucesivo y progresivo en el tiempo. Tal inserción es por esto mismo <<crítica>>, por cuanto implica un <<juicio>>, una valoración del progreso del pensamiento. Este saber es una conquista que la filosofía moderna ha profundizado y aclarado; y yo la acepto. Desde este punto de vista, teoréticamente, interesa conocer qué cosa, por ejemplo, han pensado Platón y Aristóteles, San Agustín o Santo Tomás, sólo en cuanto a aquellos aspectos parciales que han descubierto en el infinito inagotable de la verdad y que, también como verdades, son perennes en la perennidad de lo verdadero. Pero por la parcialidad misma de todo descubrimiento y por la fecundidad intrínseca en toda verdad, no hay pensador que pueda haber decretado dogmáticamente (y si lo hay, el concreto filosofar anula por su cuenta todo decreto) la medida absoluta o sólo obligada, como punto de partida y punto de llegada. No hay, en este sentido, una filosofía perenne. Hay un perenne filosofar como perenne descubrimiento de la verdad.”

 

Esto último me lo repito yo a mi mismo diga lo que diga Aldous Huxley y otros pensadores anteriores: ¡Hay un perenne filosofar como perenne descubrimiento de la verdad!

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>