Los estadounidenses contemplan la tecnología biomédica “con más preocupación que entusiasmo”

Creen que la innovación científica puede aportar cambios útiles a la sociedad, pero temen el uso potencial de las tecnologías emergentes para el “mejoramiento humano”, según un estudio del Pew Research Center: “estas mejoras podrían exacerbar la brecha entre ricos y pobres”

Los estadounidenses temen el uso de la biotecnología para el “mejoramiento humano”

¿Qué significa ser humano? “Desde los primeros días de la civilización, la gente ha tratado de mejorar su condición mediante el uso de herramientas, medicamentos, cirugías y otros tratamientos. Pero, a medida que surgen nuevos avances científicos y tecnológicos, también se hace preguntas sobre si este tipo de desarrollos se mueven más allá de los límites establecidos por Dios, la naturaleza o la razón”.

Esta es una de las reflexiones que plantea en sus conclusiones un estudio del Pew Research Center en el que se constata que “el público en Estados Unidos, desconfía de que la tecnología biomédica “mejore” las habilidades humanas”.

Aunque los encuestados por este centro de investigaciones reconocen que la innovación científica puede aportar cambios útiles a la sociedad, temen el uso potencial de las tecnologías emergentes para el “mejoramiento humano”.

Además, una de las cuestiones que más preocupa a la mayoría de estadounidenses es que “estas mejoras podrían exacerbar la brecha entre ricos y pobres”; y que estos desarrollos potenciales se están “entrometiendo con la naturaleza” y cruzan una línea que no se debe cruzar.

Más preocupados que entusiasmados

Nadie duda de que “la vanguardia de las tecnologías biomédicas podría empujar los límites de las capacidades humanas y pueden estar pronto disponibles, haciendo más nítida la mente de las personas y sus cuerpos más fuertes y más sanos que nunca”, dice el estudio en su introducción.

Sin embargo, la mayoría de las personas encuestadas “saludan la posibilidad de estos avances con más cautela y preocupación que entusiasmo y esperanza”, y lo hacen en referencia a tres cuestiones muy concretas: “el uso de la edición de genes en los bebés, los implantes de chips en el cerebro y la sangre sintética para cambiar las capacidades humanas”, como se puede observar en el siguiente gráfico, reproducido a partir del estudio.

Poco entusiasmo por parte de los estadounidenses ante ciertos avances de la tecnología biomédica

Poco entusiasmo por parte de los estadounidenses ante ciertos avances de la tecnología biomédica

En el gráfico se observa que “el público expresa más preocupación que entusiasmo sobre cada una de estas posibles mejoras humanas”. Y se muestra el porcentaje de adultos que está “entusiasmado” o “preocupado” ante las siguientes cuestiones:

  • “Editar un gen que dé a los bebés un riesgo de enfermedad mucho más reducido”
  • “Implantar un chip cerebral para mejorar mucho más las capacidades cognitivas”
  • “Sangre sintética para mejorar mucho más las capacidades físicas”

Como se ve en el gráfico, “la mayoría de los adultos estadounidenses dicen que estarían ‘muy’ o ‘algo’ preocupados acerca de la edición de genes (68%), los chips cerebrales (69%) y la sangre sintética (63%), mientras que no más de la mitad dice que estarían entusiasmados con cada uno de estos desarrollos”.

Así, un 49% estaría entusiasmado ante la edición de genes que den a los bebés un menor riesgo de enfermedad; un 34% haría lo propio en relación a la implantación de chips en el cerebro para mejorar las capacidades cognitivas; y un 36% muestra también entusiasmo ante la creación de sangre sintética para mejorar capacidades físicas.

Además, “al menos siete de cada diez adultos predicen cada una de estas nuevas tecnologías estarán disponibles antes de que hayan sido probadas o comprendidas. Cerca del 73% dice esto acerca de la edición de genes, mientras que una proporción idéntica dice lo mismo de la sangre sintética; el 74% dice esto acerca de los implantes de chips cerebro”.

Las mejoras derivadas de los avances en tecnología biomédica  "podrían exacerbar la brecha entre ricos y pobres", dice el estudio

Las mejoras derivadas de los avances en tecnología biomédica “podrían exacerbar la brecha entre ricos y pobres”, dice el estudio

Mayor brecha entre ricos y pobres

Otra de las cuestiones que destaca el estudio como motivo de preocupación ante estos avances biotecnológicos es que “la mayoría dice que estas mejoras podrían exacerbar la brecha entre ricos y pobres. Por ejemplo, el 73% cree que la desigualdad aumentará si los chips cerebrales están disponibles, ya que inicialmente solo los podrán obtener los ricos”, advierte.

“Además, muchos estadounidenses piensan que los beneficiarios de las mejoras se sienten superiores a los que no los han recibido”, continúa.

“Muchos adultos destacan que los aspectos negativos de las mejoras del cerebro y la sangre serían mayores que los beneficios para la sociedad”. Aunque “los estadounidenses son un poco más positivos sobre la posibilidad de la edición de genes para reducir las enfermedades; el 36% cree que tendrá más beneficios que inconvenientes, mientras que el 28% cree que tendrá más inconvenientes que beneficios”.

Al mismo tiempo, “la opinión está estrechamente dividida en lo que respecta a la cuestión fundamental de si estos desarrollos potenciales se están ‘entrometiendo con la naturaleza’ y cruzan una línea que no se debe cruzar, o si ‘no son diferentes’ de otras maneras en que los seres humanos han tratado de mejorar su situación a través del tiempo”, advierte.

¿Hasta qué punto la tecnología biomédica puede ayudar o "entrometerse con la naturaleza?

¿Hasta qué punto la tecnología biomédica puede ayudar o “entrometerse con la naturaleza?

¿Qué entendemos por mejoramiento humano?

A continuación, el estudio del Pew Research hace una reflexión acerca de la significación que tienen las intervenciones biomédicas destinadas a aumentar las capacidades humanas.

“En términos simples, esto significa hacer cambios bioquímicos, cirugía u otras destinadas a mejorar las capacidades cognitivas, psicológicas o físicas, y puede incluir cambios destinados a mejorar la salud física y mental”, destaca.

En ese sentido, señala que “la línea entre la terapia y la mejora menudo es borrosa, pero esta distinción proporciona un marco para pensar sobre el realce humano en términos cotidianos”.

“Hasta ahora, los científicos biomédicos han tenido la capacidad de hacer sólo mejoras modestas en las personas. Sin embargo, la convergencia de las innovaciones en biotecnología, nanotecnología, tecnología de la información y otros campos plantea la posibilidad de que las futuras mejoras podrían permitir muchos más dramáticos cambios en las habilidades humanas”, concluye el estudio en este apartado.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>