Los pendulazos son malos

En los últimos años se ha acrecentado la sensibilidad ante los casos de corrupción. La crisis nos ha hecho rechazar con más contundencia conductas inmorales y delictivas que afectan al dinero público. Y esta corriente es positiva, es evidente que nuestra democracia necesita regeneración.

Pero los pendulazos son malos. Habrá que encontrar el punto medio entre la laxitud y las reacciones tardías, tan frecuentes en otro tiempo, y las reacciones desproporcionadas. Las garantías en favor del acusado no se pueden perder. Las decisiones políticas no se pueden producir simplemente por una investigación. La propuesta hecha por Ciudadanos en el Congreso, que exige la dimisión en el momento de la apertura de juicio oral, podría ser equilibrada. Lo importante es tener siempre el mismo criterio.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>