Madres de alquiler ¿necesidad o imposición?

Ser madre no significa sólo traer al mundo un hijo, sino es también una elección de vida

Hace unos años, parece que siglos, un sector de nuestra clase política salía a las calles para defender la familia, el matrimonio y la vida. Hoy sabemos que ese sector ya no defiende la vida, poco le importa la familia, y dice que hay en la sociedad española un debate sobre los vientres de alquiler que han venido en llamar: “maternidad subrogada”. Se puede constatar en las cafeterías, en las peluquerías, en las colas de los supermercados, en las puertas de los colegios, a la entrada de un partido de fútbol, es decir, allí donde se reúne un grupo de personas todos hablamos de las madres de alquiler; bueno de la gestación subrogada. Este nuevo debate y derecho que nos quieren imponer, una vez más, quienes se creen los únicos intérpretes de la voluntad popular.

Nos libraremos de este debate por la oposición de las mujeres feministas que en un manifiesto han puesto algunos puntos sobre las íes en esta supuesta necesidad de nuestra sociedad. Este manifiesto se llama: “no somos vasijas”. No podemos afirmar que estamos de acuerdo con todo lo que estas mujeres exponen, pero con ellas resaltamos esta idea: La gestación (esto es el embarazo) no es algo que se pueda vender o alquilar. La gestante, como dicen los gurús de los nuevos debates, no es una empresa con quienes se establece una relación comercial. La gestante es una mujer embarazada que espera un hijo y que desde el vientre establece unos vínculos de amor y de afecto con una criatura, que sin conocer su cara, es el amor de su vida.

“Ser madre no significa sólo traer al mundo un hijo, sino es también una elección de vida: ¿qué elije una madre? ¿Cuál es la elección de vida de una madre? La elección de vida de una madre es la elección de dar vida” Estas palabras del Papa nos recuerdan que Las madres son el antídoto más fuerte a la difusión del individualismo egoísta.

Ojalá seamos capaces de transmitir esta luz: la que nace del amor de una madre y volvamos a dar sabor a nuestras sociedades que por egoístas se están volviendo insípidas.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    ¿Como se suavizan etimológicamente los términos? ¡para que nadie se asuste!¿por y para “maternidad subrogada”?Por que no de dice “Bebe a conveniencia de los intereses (muchas veces espureos) de la madre y del padre” “”venta del don de la maternidad”, sin la influencia de tener al feto desde el primer momento en el vientre de su madre con lo que ello supone según estudios médicos para el bebe que ha de nacer (El dinero lo puede todo para ofrecer comodidad muchas veces..Pago por las ¡molestias! o dificultades por el hecho de ser madre, aunque sea por correspondencia.Etc ¿Que pena, cuando se pierde el sentido de humanidad y se convierte el ser humano, en un objeto de disfrute en el momento que a unos individuos e individuas les parece conveniente, siempre pensando en ellas mismas y no en el bebe que ha de nacer?

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>