Marcharemos juntos de este mundo al Paraíso

Un alguien real que es Alguien a los ojos de Dios. Lo pasa mal. ¿Y quién no? Me dice que reza poco y que no sabe. Sabe tan poco que con…

fichero_27419_20131126.jpg

Un alguien real que es Alguien a los ojos de Dios. Lo pasa mal. ¿Y quién no? Me dice que reza poco y que no sabe. Sabe tan poco que con esta frase ha expresado una bellísima oración. Llena de contenido.

No digo su nombre. Preservo el anonimato de su identidad. Juntos nos iremos todos. Aunque los momentos en interpretación humana del sentido del tiempo sean distintos. El tiempo no existe en la Vida eterna, sea la contemplativa del Paraíso o la oscura en sufrimiento en eso que dogmáticamente recibe el nombre de Infierno.

El destino lo elegimos libremente en vida. A veces en el último suspiro. A mí me encanta el de aquel hombre que, algo delincuente por malhechor en su desconocida vida, imploró al Crucificado en el último instante de la suya terrenal. Era un condenado a muerte. No tenía nada que dejar en esta vida ni nada a perder. Tenía mucho a ganar en la otra.

Es conocido como el Buen Ladrón. Pues robó el Cielo. ¡Y un lerele! Miró a Nuestro Señor en la Cruz. Su “destino” era el mismo que el del otro ladrón. Él -a diferencia de su colega de fechorías- miró a Jesús en la Cruz, se dejó mirar por Él, salió en su defensa en el patíbulo ante este ladrón incapaz de arrepentirse y le pidió a Nuestro Señor que se acordase de él cuando llegase a su Reino.

La respuesta de Jesús fue categórica. En verdad te digo, hoy serás conmigo en el Paraíso Lc 23, 42-43 El buen ladrón reconoció en suplicio su actividad, recriminó al mal ladrón su conducta en el patíbulo y suplicó a Jesús un recuerdo para él en su reino. Reino de Bienaventuranzas que no formaba parte de su vida. Reino que reconoció en Cristo Crucificado. No en una estampa, en un cuadro o en un relato. Sino en la cruda realidad del hecho histórico que acontecía a su lado en tiempo presente.

La Iglesia lo venera como santo. Es San Dimas. Estampa no tengo ninguna. Pero si Vds. acceden a Montserrat cuando lleguen a los parquímetros (un poco antes casi delante del edificio de la Escolanía) levanten su vista al punto más alto. Verán dos cruces modernas esculpidas por un discípulo de San Benito. Es el exterior de la ermita de San Dimas, la única que permanece hoy activa cuando un monje benedictino tiene la necesidad espiritual de retirarse. Es aquella ermita erigida entre peñascos en la que se recluyó el peregrino Íñigo durante tres días para hacer confesión por escrito de su vida pecadora. Después veló ante Nuestra Señora vestido de sayo y descendió la Montaña. Eso pasó el 25 de marzo de 1522 en el amanecer de la Encarnación del Hijo de Dios.

Poco después el peregrino descubrió en su vida los Ejercicios Espirituales en una Cueva al pie de la Montaña contemplando el Santuario. Acto seguido peregrinó en solitario a Tierra Santa embarcando en Barcelona. Volvió al cabo de un año y residió dos años en nuestra ciudad. Era lego en estudios y empezó en ella con estudios de Gramática. Y bueno un siglo después este Peregrino era San Ignacio de Loyola, padre Fundador de la Societate Iesu, los jesuitas.

El destino es el Paraíso, la contemplación de Dios. El destino es caminar entre luces y sombras, penas, alegrías y contrariedades, en la futilidad y grandeza de un tiempo humano finito, aportando peor que mejor con ganas de hacerlo mejor, con la seguridad de una inseguridad humana rendida ante la Grandeza de Nuestro Señor.

Gracias Alguien, mujer hermosa, por tu maravillosa oración. Y gracias por verte año tras año en la explanada de la Catedral de Barcelona cada Viernes Santo a las tres de la tarde. Tú entre el pueblo congregado y yo arriba como Portante del Santo Cristo de Lepanto. Yo lo sigo llevando en mi interior. Físicamente hace tiempo que no puedo y debo. ¿Y tú? Seguro que acudes. Cuando vayas díle conmigo en silencio contemplativo eso que me has dicho aunque no sea Viernes Santo. El Santo Cristo de Lepanto se venera en la capilla del Santísimo de la Catedral de Barcelona todos los días sin colas, besos y piedades populares en horario de acceso para rezar, a veces debiendo indicar al personal externo custodio del orden que oiga qué yo vengo a rezar y no soy turista. Hay otras catedrales que no cuentan con este esmero. Eso sí en todas hay turistas que justamente no vienen a rezar y carteles recordatorios del decoro.

PD 1 Soy reacio a tener fe en las casualidades. Hoy Solemnidad de Cristo Rey y colofón del año litúrgico la lectura del Evangelio es la del buen ladrón. Antes de misa artículo concluido. Después de misa esta postdata.

PD 2 La actividad redactora me impide leer los boletines con la rapidez que quisiera. Ahora domingo 24 de noviembre a las cuatro de la tarde he leído la reflexión evangélica de Cristo Rey, después de redactar la postdata 1 La Biblia en su contexto: “Por nuestros propios medios no podemos construir la verdadera felicidad” (Lc 23,35-43)

Y PD 3 en la mañana del martes 26 de noviembre de 2013. En Catalunya desde hace algo más de cien años para acompañar la fe del pueblo en la práctica parroquial del Via Crucis existe una realidad en muchos lugares denominada Cuerpo de Portantes. Una sola persona controlando el equilibrio sin esfuerzo en las manos lleva la cruz quieto parao y caminando. ¿Cómo si el conjunto pesa 40-45-50 y hasta 60 kilos o más? ¿Cómo si se trata de conjuntos de cruces e imágenes de tamaño real? ¿Cómo si para “arreglarlas” los cerebritos inteligentes artesanos las descompensan físicamente como por ejemplo el de la Catedral de Barcelona siendo yo portante? Perdí el sentido del equilibrio debido a mi esclerosis. Tuve que retirarme prematuramente. El Viernes Santo en la Catedral de Barcelona quien bajaba los peldaños los últimos años con el Cardenal Ricard Maria Carles detrás de mí era yo. La cruz nunca gira sobre su eje. Quién gira es el portante alrededor de su eje equilibrado para entregarla equilibrada a su relevo. Principio físico+sentido del equilibrio+dedicación asídua=portante consolidado. ¿Alguien se apunta en su parroquia? Digo alguien. En algún Cuerpo de Portantes se admiten mujeres. Cf. Levantar la Cruz de Jesucristo crucificado

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>