Martin Lutero y San Manuel González (III/III)

Doctrina evangélica de siempre en lenguaje catequético de hoy

El milagro de la Eucaristía El milagro de la Eucaristía

Hablé en blog el 18 de febrero de 2016 del beato Manuel González (sacerdote y obispo). Celebro que la revista Palabra hable de él, como santo inminente, en columna editorial (núm. 644 del mes de octubre de 2016). También en artículo interior, ilustrándolo con la misma fotografía que ilustré el mío. Es santo canonizado desde el día 16 de octubre de 2016.

http://www.forumlibertas.com/el-beato-apostol-de-los-sagrarios-abandonados/

No soy el único que dice de él en Forum Libertas. Celebro que un lector haya expresado en la vigilia de la Solemnidad de Todos los Santos 2016.

(Cf. San Manuel González, obispo
Oct 31, 2016 01:04 pm Juan Garcia 
)

No debemos olvidar que los miembros de las iglesias luteranas, igual que los miembros del resto de iglesias cristianas protestantes, son hijos e hijas de Dios. La actitud “entendida” del fraile agustino Lutero no se les debe imputar. El amor evangélico nos obliga a todos a su acogida fraternal. Incluso aprendiendo de ellos. Ahora bien: ¿Cuál es la verdad revelada? Podría citarles la formulación catequética según el Catecismo de San Pio X (Papa). Lo tengo conmigo desde hace lustros. Pastoralmente es más conveniente apelar al Catecismo de San Juan Pablo II (Papa) y a su Compendio.

 

<<b) Explicación teológica. La Carta a los hebreos dice que el sacrificio de Cristo en la cruz es único y definitivo sacrificio de expiación por los pecados. Por lo tanto, si la misa es sacrificio de expiación, tiene que ser el mismo de la cruz pues, de ser distinto, el de la cruz no habría sido único y definitivo.

  El problema es mostrar cómo un sacrificio que tuvo lugar hace dos mil años se hace presente aquí. La respuesta la tenemos en la propia carta: en ella vemos que el sacrificio de Cristo es un sacrificio histórico y de expiación, perfecto y definitivo, único, irrepetible y eterno. Cristo se entregó de una vez por todas en la cruz; pero esa entrega fue aceptada por el Padre en virtud de la resurrección, de modo que de una forma gloriosa perdura eternamente en el cielo.

   Como el sacerdote de la antigua ley entraba una vez al año en el santuario del templo para presentar la sangre inmolada, Cristo, por su propia sangre, ha entrado en el santuario celeste (cf Heb 9,24), y en él perdura la única oblación de su cuerpo por la que todos hemos sido salvados (cf Heb 7,23-25).

   Es el mismo sacrificio de Cristo en la cruz el que, aceptado por el Padre en la glorificación de su Hijo, perdura de forma gloriosa en el cielo y es esta misma víctima gloriosa y esta eterna acción sacerdotal de Cristo las que se hacen presentes en la eucaristía.

   Lo que ocurre sobre el altar es que el sacrificio de Cristo, que se perpetúa en el cielo, se hace presente en él, en la medida que se hace presente la misma víctima (bajo las especies eucarísticas) y el mismo sacerdote (Cristo), pues su acción eternamente sacrificial pasa ahora por la mediación del sacerdote oferente: la misma víctima, el mismo sacerdote y la misma acción sacrificial. Sólo cambia la forma externa. Así pues, porque el sacrificio de Cristo se perpetúa en el cielo, es por lo que se puede hacer presente en el altar.>>

Transcripción literal contenida en las páginas 267 y 268 del libro Teología para nuestro tiempo (subtítulo La fe explicada). Colección Teología Siglo XXI Volumen 15. Ediciones San Pablo 1995. Autor: José Antonio Sayés Bermejo

https://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Antonio_Say%C3%A9s

 

Para terminar esta trilogía mía les recomiendo un youtube musical. Antes uno con su letra y significado. Ante el sagrario abandonado se permanece en silencio. Ante Jesucristo Eucaristía, en momentos litúrgicos centrales comunitarios, de rodillas si no hay imposibilidad física para ello. Para ver arrodillado a Cristo Eucaristía, si delante está una, varias o muchas personas de pie, basta con cerrar los ojos. ¡Yo hago esto desde hace lustros, con mayor determinación si la posición de pie es la común mayoritaria! ¿Ordenada por quién, por qué y para qué? ¿Quién ha dispuesto que en muchos templos haya bancos para fieles sin ningún reclinatorio? ¡Ah, claro, nadie se arrodilla! ¿En qué consiste el recordatorio episcopal a los sacerdotes para que instruyan a los fieles congregados a hacerlo? A hacerlo según las disposiciones litúrgicas actuales y no las de tiempos pasados. ¿Dónde está en Catalunya el recordatorio constante del clero y las explicaciones catequéticas de su porqué?


Mi razón para proceder de este modo (arrodillarme) es doble. A) Litúrgicamente está preceptuado por el Concilio Vaticano II que, a menos que una imposibilidad física personal o física exterior lo impida (por ejemplo en la actualidad bancos sin reclinatorios), todo fiel debe arrodillarse ante la Eucaristía durante la Consagración y su Exposición Solemne en la Custodia. B) No me dejo influir por el qué dirán, diga quién lo diga y lo piense quién lo piense. Nunca me han dicho. Por cierto, ¡arrodillarse en el suelo no está prohibido!

 

Yo no extraigo conclusiones de las actuaciones ajenas. Predico con las mías, ajustadas lo mejor que sé a lo que está preceptuado y no desconozco. Cuando no lo hago, pues a veces no lo hago porque puede más en mí el factor ambiental,  me siento mal conmigo mismo. Todo acto de Adoración a Dios es interno. Lleva implícito su manifestación externa. La Iglesia (La Sagrada Congregación para los Sacramentos y el Culto Divino, es decir el Papa) regula en el devenir de los tiempos su modo de expresión corporal. Dispone y propone sin pasar lista. Dispone el culto externo y su modo de latría a Dios. Me propone hacerlo… y muchas veces no puedo por regulación comunitaria indebida no dispuesta del acto externo. ¡Con imposición psicológica al amparo de mayoría levantada no sabe no contesta con silencio elocuente del ministro presidente!

 

http://coroclaustrumarmonicum.com/document_part/(varios)%20o%20salutaris%20hostia,%20documentac.pdf

https://www.youtube.com/watch?v=DxelvMdiUXk

 

Este vídeo no llega a dos minutos. Si lo dejan seguir audicionarán íntegro, con letra sobreimpresionada e imágenes, el Himno Eucarístico Pange Lingua. El autor de su letra fue un fraile dominico muy docto llamado Tommaso D’Aquino. Tal vez a Fray Martin Lutero se le escapó el conocimiento de su ingente obra metafísica y teológica del siglo XIII, conocida en las universidades europeas de aquel siglo. ¿Y también su Canonización por el Papa Juan XXII el día 18 de julio de 1323? En cualquier caso, una vez fallecido Martín Lutero, en 1567 fue proclamado Doctor de la Iglesia por el Papa San Pío V. Posteriormente en 1880 patrono de las Universidades.

 

¿Tan difícil es postrarse con rendición total ante el Santísimo Sacramento de Jesús Eucaristía? Ante el Sagrario, en visita personal, vale de pie, de rodillas y sentado. Ante la Custodia también, excepto en los momentos comunitarios solemnes arrodillados todos. Ese momento comunitario solemne, en misa dominical y diaria, recibe el nombre de CONSAGRACIÓN. En caso de imposibilidad física personal o exterior basta con inclinar bien la propia cabeza.

¿Tan difícil es hacer la genuflexión preceptuada (o en su caso inclinación con la cabeza) ante el Sagrario y ante la Custodia?.

 

Esta pregunta que sigue es el objeto de mi escrito en tres entregas. Pregunta qué me hago a mí mismo. Y por tanto a Vds. ¿Por qué razón en el siglo XXI hay tantos Sagrarios Abandonados de fieles cristianos católicos? ¡Él siempre está y siempre atiende! El ágape hebreo del cordero pascual se celebra de pie. ¡En el ágape cristiano eucarístico se rinde Adoración al Cordero de Dios que quita los pecados del mundo!

Hazte socio

También te puede gustar