Un nuevo estudio revela que la píldora anticonceptiva produce depresión

La investigación publicada por la Universidad de Copenhague, que ha analizado a un millón de mujeres durante 13 años, ha confirmado una relación entre los anticonceptivos hormonales y esta enfermedad mental

Un estudio recientemente publicado por la Universidad de Copenhague ha confirmado una relación entre los anticonceptivos hormonales y la depresión. Según publica el diario The Guardian, el estudio es el más grande de su tipo, con un millón de mujeres danesas estudiadas que comprenden edades entre 15 y 34 años seguidas durante un total de 13 años.

Millones de mujeres en todo el mundo utilizan anticonceptivos hormonales, pero los estudios que relacionan la píldora anticonceptiva con efectos sobre el estado de ánimo no han aparecido hasta hace poco. El proyecto de investigación danés se puso en marcha precisamente para mirar el problema a escala con el análisis de los registros médicos de más de un millón de mujeres y niñas adolescentes.

Se encontró que las mujeres que toman la píldora eran un  23% más propensas a ser recetadas también con un antidepresivo prescrito por su médico. Ese hecho se daba con mayor frecuencia en los primeros seis meses después de comenzar a tomar la píldora. Las mujeres que tomaban píldoras sólo de progestina, una forma sintética de la hormona progesterona, eran hasta un 34% más propensas a tomar antidepresivos u obtener un primer diagnóstico de depresión que las pacientes que no tomaban anticonceptivos hormonales.

El estudio, publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) Psiquiatría, encontró que no sólo las mujeres que toman píldoras, sino también las que tienen implantes, parches y dispositivos intrauterinos están bajo el riesgo de depresión.

Según concluye el estudio las adolescentes serían el colectivo de mayor riesgo: las jóvenes que tomaron píldoras combinadas tuvieron un 80% más de probabilidades de padecer depresión. Por su parte, las adolescentes consumidoras de las de píldoras hechas sólo de progestina tenían más del doble de probabilidades de ser prescritas con un antidepresivo que sus compañeras que no estaban tomando la píldora.

Las mujeres ya de por sí más propensas a la depresión

Los investigadores, Øjvind Lidegaard de la Universidad de Copenhague y sus colegas, señalan que las mujeres son dos veces más propensas a sufrir de depresión en su vida que los hombres, aunque las tasas de depresión son iguales antes de la pubertad. Los niveles fluctuantes de las dos hormonas sexuales femeninas, los estrógenos y la progesterona, se han implicado en ese cambio de tendencia cuando la sexualidad despierta en las mujeres. Los estudios sugieren que los niveles de progesterona tienen especial importancia en el estado anímico y lo disminuirían.

Los autores consideran que el impacto de las dosis bajas de anticonceptivos hormonales en el estado de ánimo y la depresión no había sido completamente estudiado. Lidegaard y su equipo utilizaron datos del registro en Dinamarca en más de un millón de mujeres y niñas adolescentes con edades comprendidas entre los 15 y 34 años que fueron seguidas desde 2000 hasta 2013, con una media de seguimiento de 6,4 años. Los autores han pedido la financiación de más estudios para investigar este posible efecto secundario de la píldora.

La píldora anticonceptiva provocaría depresión

La píldora anticonceptiva provocaría depresión

Otros científicos ya se han adelantado a decir que la investigación no debería convencer a las mujeres de dejar sus tratamientos hormonales. Por ejemplo, el doctor Channa Jayasena, profesor clínico en endocrinología reproductiva en el Imperial College de Londres, afirma: “Este estudio plantea cuestiones importantes sobre la píldora. En más de un millón de mujeres danesas, la depresión se asoció con el uso de la píldora anticonceptiva. El estudio no prueba [y no pretende] que la píldora juega ningún papel en el desarrollo de la depresión. Sin embargo, sabemos que las hormonas juegan un papel muy importante en la regulación de la conducta humana”.

Dado el enorme tamaño de este estudio, es necesario seguir trabajando para ver si estos resultados se pueden repetir en otras poblaciones, y para determinar posibles mecanismos biológicos que podrían ser la base de cualquier posible relación entre la píldora y la depresión. Hasta entonces, las mujeres no deben ser disuadidas de tomar la píldora”, afirma el experto.

Por su parte, el doctor Ali Kubba, compañero de la facultad de salud sexual y reproductiva de la Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Reino Unido, también dijo que se necesita más investigación. “No hay evidencia clínica existente que la anticoncepción hormonal puede afectar a los estados de ánimo de algunas mujeres, sin embargo, a partir de este estudio no hay manera de vincular la causalidad, por lo tanto, se necesita más investigación para examinar la depresión como un efecto adverso potencial del uso de anticonceptivos hormonales”, dijo.

Lo que está claro es que esta nueva evidencia científica pone en tela de juicio que estas píldoras sean inocuas para la mujer, tal y como gran parte de la comunidad científica ha venido afirmando desde su aparición. Un riesgo que habrá que ver si la sociedad de la sexualización en la que vivimos estará dispuesta a aceptar.

 

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>