Nuevos datos sobre el aborto

En nombre de la racionalidad, la modernidad y el pensamiento ilustrado, resulta inconcebible lo que sucede en este país con el aborto. Chorrean por to…

Forum Libertas

En nombre de la racionalidad, la modernidad y el pensamiento ilustrado, resulta inconcebible lo que sucede en este país con el aborto. Chorrean por todas partes los datos que señalan su carácter dañino, negativo para la mujer y para la sociedad.

Resulta una evidencia que todos los países de nuestro entorno han conseguido reducir su crecimiento o incluso hacerlo decrecer en términos absolutos. En EEUU, por ejemplo, viene disminuyendo ininterrumpidamente desde principios de los años ochenta, cuando alcanzó su máximo.

Además el caso Morín ha puesto de relieve el desastre que significa la permisividad española al permitir la generalización del delito del aborto ilegal. Los hechos que señalan su impacto negativo sobre la renta española y las cuentas de la sociedad social son claros y contundentes.

Informes médicos como el último de la Asociación de Psiquiatras Británicos, indican que el aborto es mucho más peligroso para la salud psicológica de la mujer que el embarazo, incluso el inicialmente no deseado.

Los datos científicos confirman lo que el sentido común señala y que precisamente desde el racionalismo debería tenerse muy claro: cuando una mujer queda embarazada todo su organismo se predispone y se prepara para llevar a cabo la tarea central de la especie.

Toda concepción evolucionista, darviniana, sabe que la capacidad reproductora es el punto clave que determina la sobrevivencia de cualquier especie, y el ser humano no es una excepción.

Por esta razón el organismo de la mujer, la multitud de mecanismos bioquímicos entran en funcionamiento con independencia de su voluntad para que aquello que es biológicamente crucial, el embarazo y el parto, llegue a buen término.

Es irracional pensar que romper en seco esta dinámica pueda ser algo intrascendente, que carece de consecuencias.

A nadie se le ocurre considerar que la amputación de un miembro es algo irrelevante que se resuelve en unas pocas horas, y nadie discute que las personas que han perdido una pierna o una mano, durante mucho tiempo continúan teniendo la sensación de poseer aquella extremidad perdida.

¿Cómo se puede pensar que algo que es muy superior a un brazo o una pierna, un ser humano en formación que está estrechamente unido a su madre, puede ser suprimido sin ningún tipo de efectos secundarios para ella?

Ahora, la catedrática de bioquímica y biología molecular, Natalia López Moratalla, y Enrique Sueiro Villafranca, doctor en comunicación biomédica de la Universidad de Navarra, han hecho público un estudio “Células madre y vínculo de apego en el cerebro de la mujer”, que recoge ForumLibertas, y que pone de manifiesto los efectos positivos del embarazo y las características del vínculo afectivo y emocional en la mujer gestante.

Un magnifico estudio, que viene a añadirse a la larga lista de trabajos internacionales que demuestran algo que, en realidad, incluso los que ganan dinero con este desastre, saben: que el aborto es una dañina irracionalidad.

Hazte socio

También te puede gustar