El Parlamento califica de homófobas las palabras del obispo Novell a propuesta del “moderado” PSC

La propuesta del partido que lidera Iceta ha llegado al trámite de aprobación con una ambigua enmienda de JxSí que podría afectar a la privacidad de las personas. La propuesta continúa obviando que el obispo de Solsona estaba citando palabras textuales del Papa Francisco

La semana pasada el Parlamento de Cataluña aprobó la ‘propuesta de resolución sobre las palabras homófobas del obispo de Solsona‘. Esta era una proposición que presentó el grupo socialista el 30 de mayo y fue admitida a trámite en junio, después de que el obispo Novell publicara una glosa dominical que fue muy protestada por miembros del colectivo LGTBI y muy perseguida por numerosos medios de comunicación, que se encargaron de propagar una polémica inexistente para este texto. Sólo hay que recordar como los letrados de la Generalitat desestimaron sancionar a Novell por la glosa dominical.

Es sorprendente que esta propuesta provenga precisamente de los socialistas, ya que el panorama político actual sitúa que el PSC liderado por Iceta constituye el partido moderado que podría aportar neutralidad y estabilidad a la convulsa realidad catalana actual.

Así pues, cuatro meses después de la polémica, el Parlamento ha decidido aprobar esta propuesta, que recibió sólo una única enmienda, de Junts pel Sí. Así, mientras el texto original pedía una colaboración entre el Gobierno y las entidades religiosas para asegurarse de que no se produjeran situaciones de rechazo o desprecio público de las personas, en el texto final, modificado por la enmienda, remarca que esto debe producirse dentro del marco de aconfesionalidad, y que se debe garantizar que no se lleven a cabo actos que comporten rechazo o menosprecio de personas. Por lo tanto, la palabra ‘público’ queda borrada, por lo que se habla de cualquier tipo de situación, un hecho que vulneraría directamente la privacidad de las personas. Así queda la resolución final:

“1. Manifiesta el rechazo a las palabras homófobas del Obispo de Solsona en su glosa dominical del 21 de mayo de 2017 “.

“2. Insta al Gobierno de la Generalitat a trabajar conjuntamente con las entidades religiosas, y dentro del marco de aconfesionalidad, para garantizar que no se lleven a cabo actos que comporten rechazo o desprecio público de personas por causa de la orientación sexual y que no emitan expresiones vejatorias con connotaciones contrarias al cumplimiento de la Ley 11/2014, del 10 de octubre, para garantizar los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales y para erradicar la homofobia, la bifobia y la transfobia “.

Las “polémicas” palabras del obispo Novell

Todo ello nace a raíz de una polémica inexistente que el colectivo LGTBI y la prensa agrandaron, ya que se sacaron de contexto unas palabras del obispo de Solsona que ni siquiera había pronunciado él mismo.

En la glosa, Novell remarca las palabras del Papa en las que afirma que “todo niño tiene derecho a recibir el amor de una madre y de un padre, ambos necesarios para su maduración íntegra y armoniosa“. Y posteriormente recomendó hacer una lectura del punto 175 de Amoris Laetitia: “hay roles y tareas flexibles que se adaptan a las circunstancias concretas de cada familia, pero la presencia clara y bien definida de ambas figuras, femenina y masculina, crea el ámbito más adecuado para la maduración del niño“. La polémica apareció cuando Novell se preguntó si “el fenómeno creciente de la confusión en la orientación sexual de bastantes chicos adolescentes no sería debida a que“, y volvió a citar el Papa, “en la cultura occidental, la figura del padre estaría simbólicamente ausente, desviada, desvanecida. Incluso la virilidad parecería cuestionada.

Esto se contrasta con la exposición de los motivos de la propuesta, en la que argumentan que el Obispo de Solsona “discriminó y faltó al respeto” al colectivo LGTBI por plantear que “la homosexualidad en la adolescencia está relacionada al hecho de que, en la cultura occidental, la figura de los padres estaría simbólicamente ausente, desviada, difuminada y que la virilidad parecería cuestionada“. Por un lado, Novell no utiliza en ningún momento de la glosa el término “homosexualidad”, y por otro, estas palabras que le adjudican no son propias, sino una cita en el punto 175 de la Amoris Laetitia del Papa.

Mezcla de conceptos en la propuesta de resolución

También en la exposición de los motivos de la propuesta de resolución aprobada se mezclan otras cuestiones que no tienen nada que ver con la glosa de Monseñor Novell. “En febrero de 2017 el Arzobispado de Barcelona organizó una charla LGTBIfóbica. El Observatorio contra la Homofobia denunció que este acto atentaba contra las libertades de las personas e inducía a la discriminación”. Esta entradilla es totalmente gratuita, ya que no aporta nada a la propuesta sobre las palabras del obispo Novell.

Este motivo de la propuesta hace referencia a la conferencia que el homosexual católico Philippe Ariño realizó en el marco de las charlas de Café Youcat. En aquella ocasión casi todos los grupos parlamentarios firmaron un manifiesto para instar a la organización de la charla a evitar “dar espacio a planteamientos que atenten contra el derecho a la no discriminación”. Recordemos que Ariño es un declarado homosexual católico que cuenta su experiencia de la abstinencia y el celibato.

NovellPhilippe Ariño durante su charla en el Café Youcat -¿Puedo amar a todos?

Pero esta fue la primera vez en la historia que el Parlamento de Cataluña instaba a una entidad de la sociedad civil a no hacer algo, cuando éste no es el papel de la institución. La función del Parlamento es regular normas y examinar la política que lleva a cabo el Ejecutivo para cumplirlas. El Parlamento, pues, legisla, y controla el gobierno, pero son los jueces quienes determinan si una cosa es contraria o no a la ley. Y no sólo eso, sino que después todavía envió a dos funcionarios de la Generalitat para controlar que durante el acto no se dijera nada que pudiera vulnerar el derecho del colectivo LGTBI. Una práctica que se utilizaba durante el franquismo con la figura del delegado gubernamental.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    Deseo dejar claro que no acepto la ideología de género ni que se me imponga desde el estado este adoctrinamiento. Tampoco acepto ni aceptaré el término orientación sexual como una manera de dar valor social a cualquier comportamiento sexual. Respeto que en el ámbito privado cada uno actúe con su sexualidad como quiera. Pero eso no implica que se de un reconocimiento público, como si fuera un bien social. El estado no puede imponer una determinada interpretación de la sexualidad, o incluso del mismo concepto de persona, o humanidad: esto pertenece al libre debate de las diversas visiones, que se han de ir imponiendo o siendo aceptadas socialmente por la misma verdad y su manifestación en un contexto paritario de debate y comunicación.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>