Parte I: Breve análisis del gasto social en España

En este artículo y el siguiente voy a describir y analizar alguna de las características del sistema de gasto social español. Hay…

fichero_29902_20150101.jpg

En este artículo y el siguiente voy a describir y analizar alguna de las características del sistema de gasto social español. Hay varias razones por las cuales quiero focalizar esta temática: creo que es interesante observar la gran diversidad de estados del bienestar existentes en el mundo y ver la situación de España en este contexto; también porque en una situación de crisis económica, el gasto social es un elemento esencial y finalmente porque muchos de los sistemas actuales, ante un envejecimiento de la población, se volverán insostenibles y es necesario realizar ajustes. Este análisis estará basado en los datos de la OECD del pasado noviembre (se adjunta el link al final del artículo).

Un poco de teoría económica…

Sobre el gasto social público se ha escrito mucho y son muchos los posibles esquemas aplicables; ahora bien, el mayor debate existente está relacionado con los conceptos eficiencia y redistribución. Los instrumentos más importantes que tienen los países para redistribuir son los impuestos (los progresivos) y posteriormente en que utilicen lo recaudado. Desde un punto de vista eficiente, es decir Pareto superior (cuando no se puede ganar más sin que nadie pierda; no se toma en cuenta como se distribuya), el mejor impuesto sería el de suma fija, es decir, que todas la personas paguen exactamente la misma cantidad. Este impuesto es 100% eficiente, pero 0% redistributivo. Del otro lado, el impuesto progresivo de la renta, es de carácter redistributivo, quien tiene más, paga un mayor porcentaje, pero al alterar las asignaciones iniciales de recursos (efecto substitución), se convierte en un impuesto más ineficiente que el de suma fija pues no se utilizarán de forma óptima todos los recursos. Así pues, desde el punto vista impositivo, existen dos fuerzas opuestas, aunque en la mayoría de países prevalece la idea que la función redistributiva de los impuestos es más importante que la de eficiencia.

Gracias a la recaudación de impuestos, los países pueden gastar con fines sociales. Analizando la evolución del % de gasto social público sobre el PIB observamos como España es el segundo país que desde 2007 ha aumentado más esta partida solo por detrás de Finlandia llegando a un máximo en 2009. Pero para poder realizar un análisis profundo es necesario ser conscientes que el PIB español ha disminuido desde 2007 y por ello el % representado no significa las mismas cifras absolutas, además hay que añadir un segundo elemento: el aumento del paro y la pobreza de estos últimos años en España. Por lo tanto, la razón económica nos llevaría a pensar en la necesidad de más gasto social para afrontar este aumento de las necesidades sociales; en conclusión, no es claro que este aumento tan importante del % de gasto social desde 2007 sea verdaderamente proporcional a las necesidades del país.

El gasto social público lo podemos dividir entre transferencias monetarias (el subsidio de paro, ayuda de dependencia,…) cuya partida más importante son las pensiones, y las transferencias en especie (educación pública, viviendas sociales,…) en cuyo caso la sanidad ocupa la mayor parte de esta partida. España por lo que se refiere al gasto social público es el octavo país que más gasta en % del PIB con un 27% aproximadamente en 2012. Es interesante observar como la mayor forma de gasto social público es a través de transferencias monetarias. Este hecho se acentúa en el caso de los países mediterráneos (España, Portugal o Italia) en comparación con los países nórdicos donde los dos tipos de partidas están más equilibrados tomando las transferencias en especie un mayor rol.

Por lo tanto, el sector público español provee monetariamente a grupos concretos de riesgo en una mayor proporción que lo provee en forma de servicios. Es importante tener en cuenta el importante rol que juegan las pensiones, por la cantidad de la partida, pero este razonamiento lo realizaré en la segunda parte.

Todos los comentarios analíticos están hechos a partir del siguiente documento de la OECD: http://www.oecd.org/els/soc/OECD2014-Social-Expenditure-Update-Nov2014-8pages.pdf

Hazte socio

También te puede gustar