Perdonar siempre, un atajo para el cielo

San Juan Crisóstomo nos dice: · “Nada nos asemeja tanto a Dios como estar siempre dispuestos a perdonar”. Y el Papa Francisc…

fichero_30800_20150530.jpg

San Juan Crisóstomo nos dice:

· “Nada nos asemeja tanto a Dios como estar siempre dispuestos a perdonar”.

Y el Papa Francisco dice también:

· “No olvidéis esto: el Señor nunca se cansa de perdonar. ¿Habéis pensado en la paciencia de Dios con cada uno?”

¡Perdona por favor!:

· Es ese grito o ese susurro doloroso que se escapa del alma cuando, no pudiendo ya ser contenido, se desliza de nuestros labios.

· Y eso sucede en el preciso instante en el que se abren nuestros ojos y de pronto vemos las cosas como son y nos damos cuenta del mal que hicimos.

Descubrir y redescubrir el rostro del perdón nos muestra el arrepentimiento que personas comunes y corrientes pueden llegar a sentir al haber ofendido a alguien que aprecian, en circunstancias netamente cotidianas. Y es que son esas circunstancias de las que está hecha la vida, es ése nuestro medio de acción y es allí donde cometemos errores.

¿Qué sucede si somos nosotros los que ofendimos, los que se apresuraron en juzgar, los que hirieron?:

· “Por supuesto, lo primero es pedir perdón; pero un arrepentimiento sincero incluye tratar de reparar el mal cometido”.

Como lo señala la Conferencia Episcopal Argentina en su comentario del perdón:

· Perdonar: “Es reparar el mal y es tambiénanalizar por qué tengo una personalidad tan poco firme que me dejo llevar por cualquier deseo, instinto o enojo”.

· Perdonar: “Es también fortalecer mi conciencia débil con: la oración, la meditación de la palabra de Dios y la Eucaristía”.

· Perdonar: “Necesita del arrepentimiento sincero; que es también una gracia que viene de Dios y nos insta a ir a la razón fundamental de nuestros fallos que están en lo más profundo de nuestro corazón”.

Cuando somos nosotros a los que nos toca perdonar, hemos de recordar que al hacerlo ganamos mucho, abrimos las puertas de nuestro corazón a la experiencia de un amor más puro hacia nuestros hermanosy hacia Dios y además nosliberamos de un rencor que nos envenena por dentro.

· Sin embargo, debemos siempre tener en mente queDios:

§ Esla fuente de la compasión.

§ Es la misericordia

§ Y es a Él a quien nos tenemos que dirigir para poder ser capaces de perdonar… para siempre.

Existenpersonas que opinan y hasta promueven que perdonar sin sentirlo es hipocresía. Y de ello nos dice Madre Angélica, fundadora de EWTN:

· “Cuando una persona decide actuar en contra de lo que su carne siente no es hipocresía, es ¡virtud!”

· “Aunque sienta que no quiero perdonar o amar a mi enemigo, tengo que hacerlo”.

Finalmente, sólo una vez Jesús nos habla de ser perfectos como el Padre es perfecto (Mt 5, 43-48). Y lo hace en el contexto de:

· “No excluir a nadie de nuestra comprensión fraternal, de nuestro amor y de nuestro perdón, incluyendo a nuestros enemigos”.

Vayamos pues, incesantemente, setenta veces siete, a Aquél:

· Que es el Perdón, la Justicia y al mismo tiempo, la más pura, tierna e insondable Misericordia.

· Que nunca se cansa de perdonary que nos insta a nunca cansarnos de pedir perdón.

· Que es el Amor.

En resumen vayamos a Dios.

Fuente: Solange Paredes. Catholic.link

Hazte socio

También te puede gustar