Persecución cristiana en la Facultad de Derecho de la UB: ocupan el despacho del SAFOR y deciden quedárselo

Con motivo de la última huelga universitaria, un grupo de estudiantes anticatólicos ha ocupado el despacho que la SAFOR tiene en la Facu…

Con motivo de la última huelga universitaria, un grupo de estudiantes anticatólicos ha ocupado el despacho que la SAFOR tiene en la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona, y han decidido quedárselo. El uso que le dan es como lugar de reunión, de recreo, para desayunar, etcétera.

La SAFOR no puede utilizar los mismos métodos que estos han utilizado, que es la violencia pura y dura, así que han hecho llegar una queja al Rectorado, que, hasta ahora, no ha tomado en consideración esta violación.
El SAFOR es el Servicio de Asistencia y Formación Religiosas que promueve la Pastoral Universitaria del Arzobispado de Barcelona en la zona del Campus Diagonal y que aúna facultades de las universidades de Barcelona y Politécnica de Cataluña. Este episodio, cobra, pues, mayor importancia porque la SAFOR no es un sindicato, sino un servicio religioso, como su nombre indica.
Ocupación… y expropiación
Una cosa es, sin considerarlo correcto, que se realice la ocupación de un espacio en el contexto de una huelga. Y no está bien porque ni es un espacio de los huelguistas, ni tiene nada que ver con el tema central de la huelga. Pero, además, esta ocupación se haya convertido en expropiación.
En la Facultad de Derecho, precisamente, se admite que la violencia dé lugar al uso y usufructo de una propiedad. Estos hechos son contrasentidos e injusticias brutales que se aplican sobre grupos cristianos porque saben que estos no utilizarán el mismo mecanismo de respuesta, que es el de la violencia. No obstante, esta forma unilateral de ejercer lo que unos consideran ‘justicia’ debe tener un límite que debe estar marcado por la autoridad competente. El Rectorado, calla.
Cabe añadir que, además, este despacho que ocupaba la SAFOR lo tenía como contrapartida al hecho de de que las autoridades de la Facultad de Derecho decidiera cerrar la capilla hace unos años.
En la Universidad de Barcelona ha habido sistemáticamente una acción para eliminar las capillas, donde queda solamente la de la Facultad de Económicas (no sin esfuerzo), y la central, que no se hace servir. Estas acciones se dirigen a expulsar a los grupos católicos organizados allí.
Los precedentes: la violencia contra la capilla en Económicas
Este hecho no es aislado, ya en 2010 colectivos anticatólicos de estudiantes instigaron a los alumnos católicos bloqueándoles la entrada a la capilla de la Facultad de Económicas de la Universidad de Barcelona, en la que realizaban la misa de los miércoles.
Aquel episodio se repitió y llegaron a conseguir que la capilla estuviera cerrada durante un mes y, por lo tanto, la Facultad viviera sin libertad religiosa.
El SAFOR, denunció entonces que varios movimientos y asociaciones de estudiantes de la Zona Universitaria estaban llevando a cabo varias iniciativas contra la libertad religiosa. Por ejemplo, se distribuía carteles por las universidades para incitar a que se acudiera a la capilla para boicotear la celebración de la misa.
Además, ya entonces destacó el inmovilismo que demostraron las autoridades universitarias en un principio, hasta que la presión mediática les obligó a llevar a cabo alguna tímida actuación. ¿Qué sucederá esta vez?
Hazte socio

También te puede gustar