Pilar Rahola y Julián Carrón dialogan sobre la fascinación de la fe y los límites de la razón

La periodista, escritora y ex política, Pilar Rahola, y el presidente de Comunión y Liberación. Julián Carrón, mantuvieron un diálogo público a partir de la obra de este último “La belleza desarmada”

Carrón

La periodista, escritora y ex política, Pilar Rahola, y el presidente de Comunión y Liberación. Julián Carrón, mantuvieron un diálogo público a partir de la obra de este último “La belleza desarmada”, libro que invita a los cristianos a abrirse a los demás para mejorar a todos y, a la vez, ocasión para verificar la capacidad de la fe de dar respuesta a los nuevos desafíos.

Fue un intercambio de criterios y reflexiones entre una persona que se declara no creyente pero que escudriña qué hay de verdad en la posible trascendencia de la persona humana, y un dirigente de una institución católica. Se evidenció la disposición de ambos y, por ampliación, de otros muchos, a mantener un diálogo abierto en el espacio público sobre todos los temas que afectan a la persona humana, y de manera muy especial a los que tienen relación con la mejora ética y espiritual del hombre y la orientación a su fin último. Carrón expresó la fascinación de la fe por su belleza, una belleza que califica de “desarmada” porque no pretende vencer o imponerse para alcanzar una hegemonía, sino que lo que consiga del interlocutor sea el resultado del propio atractivo de la verdad de la fe. Rahola, por su lado, se cuestionaba incógnitas sobre el porqué, el cuándo y el dónde el ser humano debe dar un salto a la fe desde la razón y la bondad puramente naturales.

Rahola manifestó que cree en la fascinación de la fe cristiana, encanto que ve reflejado en personas como los misioneros que han sido capaces de renunciar a muchas cosas y entregarse por los demás en base a la fe que les ha dado un Dios en el que creen,  pero añadiendo que tal atractivo se dará “siempre que sea un cristianismo sin aditivos, con su luminosidad”, como el del propio Cristo. En su opinión, durante muchos períodos de la historia el cristianismo ha sido la religión del poder. Afirmó, en relación a ello, que “el cristianismo es para mí un hecho interesante cuando está perseguido”.

La importancia de la libertad

Los puntos de coincidencia entre los dos ponentes fueron mucho más numerosos que los de discrepancia. Ambos incidieron de manera especial en la importancia de la libertad para la fe. Carrón recordó a Charles Peguy, para el cual una salvación que no fuera libre no interesaría, y expuso su vivencia personal en Milán con un taxista ”teólogo”, el cual se quejaba de que Dios permitiera el mal en muchos aspectos. La respuesta de Carrón fue: “¿Usted que preferiría, que su esposa le amara libremente, aun a riesgo de que en algún aspecto le fallara, o que tuviera un amor impuesto, mecánico? La respuesta del conductor fue clara, prefería el camino de la libertad en el amor”. El presidente de CyL añadió que “la naturaleza de la verdad exige la libertad”.

Rahola recordó la hostilidad a que están sometidos los cristianos en el mundo, en unos casos con una persecución cruenta y, en Occidente, objeto de burlas y rechazos, anunciando que publicará un libro sobre este tema. Se preguntó “¿cómo defender hoy la libertad en una sociedad de libertades cuando los mismos que se dicen defensores de la libertad la vulneran, la interpretan de una manera restrictiva o se limitan a lo políticamente correcto?”.

Final de la Ilustración

Carrón y Rahola resaltaron la importancia de la razón, que Carrón no ve incompatible con la fe, a la vez que Rahola destacó que “hoy se produce el final de la Ilustración, porque la razón no lo ha explicado todo”.  Consideró, asimismo, que la fe es un complemento para elevar la humanidad, pero se preguntó  si “el dogma es barrera para el ser humano y para creer”, que era lo que ella entendía.

Carrón y Rahola coincidieron también en que “lo que hoy está en crisis no es la ética, sino lo humano”, y el primero incidió en que la creencia y vivencia del Evangelio no pueden limitarse a la coherencia ética.

El diálogo fue moderado por el periodista Lluís Bou, director de Punt BCN y constituyó la sesión final de los encuentros del Punt BCN 2017 organizados por Comunión y Liberación en el Casinet d’Hostafranchs y las Cotxeres de Sants en los que se han tratado diversos temas a partir del lema “El diálogo es la relación con el otro, sea quien sea, sea como sea”. Se ha pretendido que las sesiones fueran un espacio de diálogo y de comunicación de experiencias entre personas de creencias y culturas distintas. Han aportado sus testimonios personas de diversas religiones y se dieron a conocer experiencias sociales punteras, como las de las cárceles sin carceleros en Brasil, iglesias convertidas en hospital de campaña para atender a cualquier hora a los más pobres en España o en Argentina, o la valoración de la pluralidad religiosa en Cataluña.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>