Psicología, teología y activismo pro-familia, de la mano en el II Congreso “Educación y Familia” de la UCAM

“No hay que dejarse manipular por la sociedad actual y por las actuaciones del gobierno, como investigar con células madre, el ‘divorcio express’, el …

fichero_1753_20041210.jpg


“No hay que dejarse manipular por la sociedad actual y por las actuaciones del gobierno, como investigar con células madre, el ‘divorcio express’, el aborto, los matrimonios entre homosexuales, o la aprobación de la religión como asignatura optativa”, afirmó tajante el presidente de la UCAM, José Luis Mendoza, en el acto de clausura del congreso. Allí estaban algunos de los eclesiásticos que han participado en él: el cardenal colombiano Alfonso López Trujillo (presidente del Pontificio Consejo para la Familia); el cardenal arzobispo de Madrid, monseñor Antonio María Rouco Varela; el arzobispo de Toledo, monseñor Cañizares, y el obispo anfitrión, Manuel Ureña, obispo de Cartagena.

 

Al contrario que en congresos anteriores de la UCAM, en ocasiones demasiado áridos y académicos, este congreso se ha caracterizado por un equilibrio en sus contenidos, ponencias y estilo de los conferenciantes. En él han tenido cabida la formación humanista, la psicología familiar, la reflexión teológica, los aspectos jurídicos, la acción militante y hasta la emoción humana.

 

Acción ciudadana en el Congreso

 

José Gabaldón, presidente del Foro Español de la Familia, presentó la Iniciativa Legislativa Popular (conocida como la ILP, ver www.noesigual.org) con la cual “se pretende fortalecer la institución del matrimonio, entendido como la unión de un hombre y una mujer, así como fomentar y velar por el interés del menor en casos de adopción”. Gabaldón pidió a los ciudadanos “no callar ante los constantes ataques a la familia, ante el anuncio del Gobierno de aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo, contra la posibilidad de que a un niño se le prive del derecho a tener un padre y una madre”. La ILP necesita 500.000 firmas de ciudadanos españoles antes del 16 de abril. Mendoza animó a los asistentes a firmar y un grupo de fedatarios dispusieron de espacios para recoger las firmas de los congresistas. Todas las personas interesadas en colaborar para recoger más firmas se redireccionaron a www.noesigual.org

 

Otro momento reivindicativo interesante fue durante la rueda de prensa del cardenal Trujillo. El presidente de la UCAM oficiaba de anfitrión del cardenal en un discreto segundo plano pero cuando un periodista le preguntó por la clase de religión Mendoza respondió que así como el esfuerzo de un estudiante de religión en estudios universitarios es evaluado y tiene efectos civiles, también debe ser así con el esfuerzo de estudiantes más jóvenes, de escuelas e institutos. Mendoza recordó que pocos días antes la UCAM participó en un masivo encuentro en Murcia, preparatorio de las Jornadas Mundiales de la Juventud que se celebrarán en verano en Colonia con el Papa, al que asistieron más de 6.000 personas y donde se recogieron miles de firmas "para que la asignatura de religión tenga el reconocimiento debido".

 

En el congreso estuvo el ex presidente del Tribunal Constitucional, Manuel Jiménez de Parga, con una conferencia precisamente sobre la familia y la libertad de enseñanza. Señaló que  “nuestra Constitución reconoce el hecho de que los padres escojan la enseñanza que prefieran para sus hijos, es un derecho constitucional” y afirmó que  “en referencia a la cuestión concreta de la impartición de la asignatura de religión católica como obligatoria, sostengo que es una pieza fundamental en la formación de cualquier persona”. Los proyectos legislativos socialistas sobre el divorcio exprés y el matrimonio del mismo sexo no los dio por consumados: “hasta que no se convierta en una auténtica ley, cabe la posibilidad de que, ante cualquier alteración o anomalía se convierta en constitucional o inconstitucional” explicó al gabinete informativo de la UCAM.  


Psicología para prevenir

 

Platos fuertes del congreso fueron el psiquiatra Enrique Rojas y el psicólogo y pedagogo Bernabé Tierno. Rojas se centró más en hablar de los padres, es decir, del matrimonio y el amor que cimenta y da fuerza a la unión de hombre y mujer, cómo prevenir el aburrimiento y el divorcio, o por usar el título de su libro cómo "Hacer el amor inteligente". Tierno habló más de los niños y de cómo potenciar en ellos el deseo de ser mejores. Las ideas prácticas de estos autores merecen una atención detallada y ForumLibertas irá publicando algunas de ellas en próximos días.

 

Lo que pocos esperaban es que los turnos de palabra tras las ponencias de los psicólogos fueran aprovechados por algunas congresistas para desnudar su alma y consultar allí a los expertos. Una mujer, firme cristiana, separada, quería poder criar a sus hijos sin que le guardaran rencor a ella ni al padre ausente, que pudieran recibir amor para transmitirlo después. Otra mujer joven, acogida en una comunidad neocatecumenal, explicó entre sollozos que su marido (que no era el padre de su hija, fruto de una relación anterior a su conversión) le maltrataba psicológicamente en los últimos años. Ella sabía que su matrimonio no era nulo, y buscaba la forma de salvarlo. El psicólogo Tierno no podía dar respuesta técnica sin conocer mejor el caso aunque sugería la posibilidad de separación, pero el obispo Ureña supo reaccionar mejor al imprevisto, se levantó a abrazar a la mujer y se ofreció a atender personalmente su caso en su dimensión espiritual "y el doctor Bernabé también nos ayudará". Así la vida real, con mujeres que no desesperan de proteger a sus hijos y reconstruir en lo posible hogares dañados, irrumpió en el congreso académico, y vidas personales auténticas se manifestaron entre recetas y parlamentos. Todos los presentes vieron que hablar de la ruptura de la familia es hablar de vidas reales dañadas realmente, y también de personas luchadoras que no claudican ante la cultura del egoismo.

 

Muerte e ideología de género

 

Otros momentos fuertes fueron las aportaciones sobre dos temas candentes, uno tabú ("Educar para la muerte", de Enrique Bonete, profesor de filosofía en Salamanca), y otro deliberadamente tergiversado, el concepto de género, desarrollado magistralmente por el obispo de Castellón, Juan Antonio Reig, que preside la subcomisión de familia de la Conferencia Episcopal Española. Monseñor Reig  explicó como nació la ideología de género en los 60 desde las universidades americanas, con la idea de que hay 5 géneros (heterosexual femenino, hetero masculino, homosexual, lesbiana y bisexual) y que el "sexo" dado por la naturaleza es irrelevante. "Las feministas de género denuncian la urgencia de de-construir los roles socialmente construidos del hombre y de la mujer porque esta socialización, dicen, afecta a la mujer negativamente. Pretenden librarse, sobre todo, del matrimonio y de la maternidad. Están a favor del aborto, la homosexualidad, el lesbianismo y todo sexo fuera del matrimonio Todo aquel que no acepte esta ideología ha de ser denunciado por formar parte de una cultura superada y que se debe combatir", explicó el obispo Reig-. "Desde la IV Conferencia Mundial de la ONU sobre la Mujer en 1995 en Pekín, esta perspoectiva de género ha venido extendiéndose vertiginosamente", y señaló que algunos actos y organismos de la ONU son usados por la ideología de género para difundir el divorcio, aborto, anticoncepción y en general todo el paquete de la Cultura de la Muerte.

 

Bonete abogó en su ponencia por el papel pedagógico de la muerte en familia, ya que "la experiencia de la muerte ajena comporta algo así como un valor pedagógico, nos enseña a percatarnos, con no escaso sufrimiento, de que vivir auténticamente consiste sobre todo en amar y ser amado". En la familia es donde los padres deben hablar con los hijos de la muerte, donde la apuesta por Cristo se explica con experiencias personales de lo vivido por los progenitores. También en los momentos dolorosos es necesario entablar el diálogo con los hijos.

 

Por otro lado recordó las claves de la propuesta cristiana en tanato-ética: no a la eutanasia, no al encarnizamiento terapéutico, sí a los cuidados paliativos, que deberían acrecentarse en los hospitales, sí a la presencia del moribundo entre los suyos, no esconderlo de los jóvenes.  

 

Desde el origen, que es el amor entre un chico y una chica, hasta la muerte, la familia acompaña nuestra vida y nos nutre física y espiritualmente. Con estas y otras ponencias el II Congreso "Educación y Familia" abarcó todo el ciclo de la vida y animó a los asistentes a una mayor inversión de esfuerzos en defensa de la institución familiar.

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>