¿Qué crecimiento queremos?

El gobierno ya hace un tiempo que nos dice que España está empezando a salir de la crisis, mensaje que si nos fijamos en las previsiones…

El gobierno ya hace un tiempo que nos dice que España está empezando a salir de la crisis, mensaje que si nos fijamos en las previsiones de crecimiento del PIB o en la prima de riesgo de la deuda española parece cumplirse. Ahora bien, los datos de paro continúan siendo muy alarmantes en valores aún alrededor del 25% y también la deuda española, que se sitúa cerca del 100% del PIB y el déficit público que fue del 7% el 2013 son aun cargas demasiado pesadas para hablar de una salida de la crisis.

Causas principales de este hecho han sido la reducción de salarios que a su vez ha supuesto una reducción del consumo, partida que supone aproximadamente el 50% del PIB y la reducción de la inversión pública que a su vez supone un 25% del PIB.
Pero aparte de analizar el estadio actual es muy importante hacerlo también de las bases del futuro crecimiento. Este crecimiento está determinado por el trabajo y el capital, que son factores marginalmente decrecientes, es decir, el efecto de añadir una unidad más será menor como más cantidad acumulada haya, y el elemento esencial para un crecimiento sostenido a largo plazo que es la productividad total de los factores (PTF); este elemento introduce los factores no contabilizados en las dos anteriores variables como son el capital humano, el capital público productivo y el capital tecnológico. Este elemento tan importante es desconocido en su totalidad pues aparece como un residuo, y la ciencia económica no sabe calcularlo directamente. En el caso español, lleva desde los años 80 en constante desaceleración, es decir, en los años de la década del 2000, durante el boom inmobiliario, este elemento que permite un crecimiento sostenido a largo plazo, en España presentaba un papel totalmente marginal en el crecimiento del PIB.
Muestra de la poca influencia del PTF en la productividad laboral es la baja correlación existente entre ambos valores en España, es decir, el PTF tenía una influencia baja en la productividad laboral, mientras que en otros países como Irlanda y sobretodo Alemania esta es muy grande, por lo tanto el PTF era el factor más importante a la hora de determinar la productividad laboral.
Otro elemento a tener en la cuenta y más preocupante aún es la relación entre la PTF y el paro. En España desde 1990, durante los periodos de estabilidad económica, la correlación existente era baja aunque positiva, a más paro más PTF, en cambio en épocas de crisis como la crisis de los 90 o la última en la que aún vivimos, esta relación pasó a presentar una correlación muy elevada pero negativa, es decir, ante la destrucción masiva de sitios de trabajo, más paro, la PTF disminuyó de forma muy elevada.
Esta dinámica existente en España es extraña en el contexto europeo y a la vez peligrosa. En otros estados como Alemania, no existe ninguna correlación entre PTF y paro mientras que en el caso Irlandés existe una correlación importante negativa, es decir, ante un aumento de la PTF hay una disminución del paro. Por lo tanto España, en épocas “buenas” económicamente hablando, solo aumenta su PTF con más paro mientras que en los momentos de una mayor dificultad y con una elevada destrucción de empleo, sin ir más lejos, la dinámica cambia totalmente y la PTF se hunde.
En conclusión, España viene experimentando durante al menos las últimas dos décadas un crecimiento poco saludable basado en unos factores que no son constantes a lo largo del tiempo; España si realmente quiere salir de esta crisis con unos niveles de paro parecidos a la media europea y presentar un crecimiento del PIB con menos volatilidad y regularidad debe hacer un esfuerzo en invertir en todo aquello que suponga una mejora de la eficiencia económica como es la PTF. Algunas de las posibles respuestas podrían ser una mayor inversión en I+D o una reestructuración del modelo educativo dirigido a reducir el fracaso escolar y a hacer coincidir la oferta laboral con la demanda laboral.
Es tiempo de pensar a largo plazo, para los valientes, sin tactismos políticos pues el futuro de las generaciones que vienen, en grande medida, depende de lo que decidamos hoy.

Artículo basado en el trabajo “Paro, España y PTF” realizado por O. Asens, J. Bosch, M.Miró, O. Pueyo y G. Valldeperes para la universidad Pompeu Fabra de Barcelona.
Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>