¿Quiénes son los antisistema hoy?

antisistema

Si uno pregunta a un familiar, un amigo o cualquier transeúnte de la calle qué respuesta daría al título de este artículo, seguramente su contestación sería clara y sin necesidad de meditación: “aquellos de extrema izquierda que pueden ser de la CUP o Podemos y que van en contra del sistema institucional actual”. Esta es la respuesta habitual, ya que la gran mayoría de medios y personas influyentes ser refieren a ellos de forma despectiva como tal.

En cambio yo no tengo nada claro que a estos grupos denominados “antisistema” les desagrade esta denominación, especialmente después de los últimos años en los que el sistema económico e institucional español y europeo ha demostrado en general  una gran debilidad y ha presentado importantes contradicciones, sufriendo un importante retroceso en su valoración por parte de la sociedad civil. Además, creo que este calificativo ha sido incorrectamente dado a estos grupos, ya que existe otro colectivo, al cual me referiré más adelante, que piensa de una forma más “antisistema”, más políticamente incorrecta.

Es cierto que estos grupos de izquierda siguen otros caminos a la mayoría por lo que hace referencia a conceptos como la ocupación de propiedades privadas, el establecimiento de una renta universal o el poner unos topes a los salarios, por decir algunos puntos concretos. Todos estos temas son de índole económica pues en la gran mayoría de otras temáticas como son las sociales, antropológicas o educativas coinciden con la posición “oficial” de las instituciones y más bien son estas instituciones las que siguen sin cuestionar los posicionamientos de estos colectivos.

Y entonces, ¿a qué grupo me refiero cuando hablo de esos que son realmente antisistema en España?

Pues hablo de los católicos. Desde el punto de vista económico, sin traspasar seguramente lo utópico como defienden los grupos de extrema izquierda, los católicos tampoco comparten el modelo actual consumista y ultra capitalista donde la persona se reduce a un mero actor económico y que queda sujeto a los vaivenes del mercado. El posicionamiento de los católicos queda muy bien definido en la Doctrina Social de la Iglesia, escrito que seguramente muchos tildarían precisamente de antisistema…

Pero los pocos puntos próximos entre colectivos de extrema izquierda y católicos seguramente terminarían aquí, en un tema importante pero que no es el punto central en el que se rige una sociedad. En cambio, cómo define o da a entender lo que es la persona en el marco de una sociedad, sí que es un punto esencial, y precisamente aquí es donde el catolicismo presenta un punto de vista distinto al sistema. Mientras lo políticamente correcto estipula a través de la ideología de género que cualquiera puede ser o hacer lo que le apetezca y sienta en un momento determinado, convirtiendo al yo como único punto a considerar en la toma de una decisión, el católico en cambio presenta a la persona como un ser social situado dentro de  un colectivo y sociedad y a la vez en el contexto de unas leyes naturales, ejerciendo la libertad en este marco.

Estas definiciones tienen unas consecuencias directas en los modelos de sociedad que se presentan y en las políticas que los gobiernos practican. La sociedad que defienda en la actualidad lo políticamente correcto y lo que defiende el cristianismo difieren hoy profundamente.

Hoy, guste o no, el verdadero antisistema es el católico y, por lo tanto, el único que puede presentar un sistema, un modelo de sociedad, alternativo al actual es el cristiano.

¿Qué sentido tiene hoy para un cristiano defender el Imperium?

Hazte socio

También te puede gustar