¿Quieren a Trump?

Prometió unas cosas y las va cumpliendo, lo que no es normal entre los políticos.

Trump

Hablar de Trump se está convirtiendo en una confluencia de posiciones. Este señor, narcisista y un tanto impulsivo como él mismo reconoce, tiene un entorno que intenta compensar las aristas más peligrosas de sus declaraciones y acciones.

Pero, realmente ¿qué impresión produce en su país y en el mundo? Pues, en su país su percepción positiva no para de crecer. En el mundo tiene grandes críticas y sorprende que en dos países se encuentre entre el 16% y 19%. Son España y México. En este segundo no es de extrañar, les están proponiendo un muro que impida la facilidad para aliviar la sobrepoblación. En España la cosa es más incomprensible y sería bueno analizarlo con detalle.

Hay una tendencia a polarizar las posiciones personales en dos extremos. Hay una tendencia en pensar que Obama era el bueno y Trump el malo. Pero, hay que recordar que Obama expulsó a 2,5 millones de inmigrantes, mientras que Trump habla de 3 millones. Incluso Trump ha llegado a hablar de solucionar la situación de todos y no ir con parches. Pero, es cierto que la posición pro y contra que se muestra entre la población está llegando a enfrentamientos incluso físicos.

Vamos a revisar aquellos puntos, digamos que positivos según, al menos, la población americana.

Seguramente el que ha estado el punto más llamativo de las propuestas de Trump es la construcción de un muro que separe EEUU de México. Primero hay que constatar que México también está construyendo su propio muro en la frontera sur para protegerse del aluvión de centroamericanos. Un ajuste del presupuesto pondría a disposición del gobierno 4.600 millones $ para la construcción (Cemex está contenta con la disposición que se hará de su cemento). Uno de los puntos de apoyo de la población al presidente se basa en la coherencia que se le reconoce. Prometió unas cosas y las va cumpliendo, lo que no es normal entre los políticos.

Su posición firme de América para los americanos se está extendiendo, así los demócratas están proponiendo una ley por la que los “call centers” deben estar instalados en los propios Estados Unidos.

Las medidas de Trump están dando paso a posiciones de apoyo a la economía local, muy valoradas por la población.

Trump está negociando la repatriación de capitales al país por valor de 2000 billones de $, lo que se espera que produzca efectos dinamizadores en la economía.

Se va a disponer de una inversión de 40000 millones para rearmamento de las fuerzas armadas. La industria armamentista es muy importante y creadora de muchos puestos de trabajo. Frente a una China que está grandísima como potencia militar con una inversión del 7’5% del PIB. No parece que el comunismo ni ninguna otra ideología gobernante renuncien a un armamento. Mientras que el mundo se encuentra con graves necesidades, el pacifismo, las vías de protección a la vida, a la tierra, al medioambiente, la lucha contra el cambio climático no parece que sean la línea preferida. Como dijo Trump, EEUU no volverá a perder una guerra. No sabemos si aludía a Vietnam, Corea o a quien, pero está claro que mucha gente piensa que si nos metemos es para ganar.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>