Rajoy y las nuevas medidas contra la violencia de “género” y la persecución del hombre

violencia

Rodríguez Zapatero es visto en los medios católicos como el presidente del desastre, y no solo por su incapacidad para afrontar a tiempo la gran recesión, sino porque con él España se situó en el primer plano de la ruptura moral y antropológica. Pero, al mismo tiempo, estos mismos medios olvidan que la presidencia de Rajoy ha resultado terriblemente dañina porque ha consolidado sin mover ni una coma todas las leyes de Zapatero. Todo lo que dijo como oposición lo ha incumplido, aunque esto tampoco debe extrañar, a fin de cuentas también prometió que no subiría los impuestos.

Una de las leyes de Zapatero de las que existen menos precedentes y consecuentes internacionales, es un producto esencialmente español, es la ley contra la violencia de género, la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, que consagra como cultura oficial del estado –en esta y en otras como la referida a la identidad sexual (Ley 3/2007, de 15 de marzo, reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas)- la perspectiva de género, y que asumió la tesis de que el hombre por el solo hecho de serlo debe ser castigado con más pena que la mujer a igual delito. Así se consagró un principio insólito sobre el que se ha construido toda una política y generado una mentalidad. El hombre, todo hombre, como presunto culpable. La tragedia que todo esto ha comportado está por escribir. La tragedia y los costes, porque el estado, las comunidades autónomas, las diputaciones han gastado una enorme cantidad de dinero contra esta violencia surgida de la ideología, para alumbrar un gran fracaso. Porque ahora la constatación es evidente: la ley no ha servido para nada, al menos para lo fundamental porque se siguen produciendo una media de unos sesenta asesinatos al año, una cifra que fluctúa en la medida que lo hacen unos factores muy concretos que la ley ni las políticas públicas nunca han contemplado. Cuando se dice en los estudios que no existe una etiología concreta del feminicidio, se está afirmando un hecho a medias. Del sujeto no, pero de las condiciones que determinan el homicidio sí.  A mayor inmigración, sobre todo latinoamericana, más víctimas, y lo mismo se puede decir de las parejas de hecho. ¿Significa esto que la procedencia y/o quienes eligen aquella forma de relación son peores? Claro que no, en ningún caso. Lo que significa es que la inmigración conduce a la mujer a emparejamientos de hecho o de cohabitación, y estos a su vez son mucho más proclives a la ruptura que los matrimonios. Esto explica que, en términos relativos, las parejas de hecho ocasionan más feminicidios con relación a los matrimonios en una proporción de ocho a uno. Es la ruptura el factor explicativo por excelencia del feminicidio de pareja. Esto es una obviedad matemática que nunca es considerada El luctuoso suceso se produce básicamente en las previas, durante el proceso, o después de la ruptura. Este solo factor lo explica todo, o casi. La mediación, la gestión del conflicto, la atención psicológica, eso sí que ahorraría muertes y violencia, pero ese tipo de medidas no castiga al hombre solo ayudan, a él y a la mujer, y eso no es de interés público, porque la ideología de género tiene como una de sus enseñas la criminalización del hombre.

Rajoy se comprometió electoralmente a remediar el fracaso de la lucha contra la violencia de género, y puso al frente de la iniciativa a una persona, la ministra Dolors Monserrat que, por su trayectoria previa, hacía difícil pensar que revisara los fundamentos de la legislación fracasada, como así ha sido. La comisión los estudios solo se ha dirigido a ignorar las causas reales y a castigar a los mismos de siempre, a los hombres. Algunas de las principales medidas no tienen parangón con ningún tipo de delitos, ni violadores, ni terroristas, han visto mermados sus derechos en los términos que ahora quiere hacerlo el gobierno del PP. Así la autoinculpación y el arrepentimiento no serán un atenuante, con lo cual se vulnera el principio de la reinserción característico de la legislación española, porque, de entrada, un sujeto se confiese arrepentido por su ofuscación momentánea y mortal, ya no será tenido en cuenta en la petición de pena, abundando de esta manera la penalización sobre la condición masculina. Pero, hay más, se niega a los hijos el derecho a visita a su padre. ¿Cómo se puede ser tan maligno? ¿Qué culpa tiene el hijo, acaso el delito por grave que sea puede borrar la paternidad? No se trata de castigar para reinsertar sino de pura y simplemente venganza. También se estimula la delación por parte de los vecinos, que pueden denunciar, aunque la pareja no lo haya hecho, a quien le parezca sospechoso. Se abre así la puerta a la moral de los delatores, un estigma para cualquier sociedad libre, porque legaliza la arbitrariedad y la venganza. ¿Quién podrá reclamar nada a un vecino que, cumpliendo con lo que quiere el gobierno, diga que el vecino del 4º 3ª es sospechoso de violencia contra su mujer, aunque después no haya nada de nada? Para aplicar este engendro, el Gobierno pretende gastar nada menos que 1000 millones de euros para afrontar 60 víctimas al año. Ninguna sería lo óptimo, pero ese deseo también vale para los asesinatos que no son de pareja a los que no se aplica la legislación sobre violencia de género. Vale para la violencia con las mujeres traficadas para la prostitución en el país de Europa con un mayor número de ellas, vale para la violencia entre parejas homosexuales que un reciente estudio de Isabel González relacionada con la Cogam, el colectivo LGTBI de Madrid señala que un 27% de los hombres y un 34% de las mujeres LGTBI declaran haber sufrido maltrato, una cifra muy superior a la de las mujeres heterosexuales, y a pesar de ello están excluidos de la ley contra violencia de género. Solo hombres, por favor. 1000 millones de euros, venganza y delación es lo que receta Dolors Montserrat, y Rajoy celebra encantado porque así cumple con su promesa electoral. ¿Y dentro de cinco años cuando estas nuevas medidas y todo este dinero muestren su fracaso, que harán? Ya se lo decimos Si siguen gobernando miraran hacia otra parte y Montserrat ya lucirá el título de ex.

Mientras, más sufrimiento, más arbitrariedad, para no resolver nada. Mientras, sigue huérfana de toda iniciativa legal y de toda consignación económica, la prevención y lucha de la violencia contra los menores, de la pederastia que posee un crecimiento extraordinario, de la violencia familiar contra los ancianos.

Lo único que cuenta para Rajoy es castigar al hombre, pero no por tontería ideológica como Zapatero, sino por carencia de toda idea e ideal que no sea su propio interés. Y ya se sabe que exigir una ley de este tipo siempre es un aval de progresismo. Y para quien tiene fama de ayudar a los bancos, a las grandes constructoras de autopistas sin tránsito,  y al desastre de la plataforma Castor, siempre es una ayudita.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    La postura acomodaticia y poco valiente de quien está al frente de España y los derechos y deberes de sus ciudadanos es reprobable por injusta y extrema. Un hombre de Estado con amplia experiencia en gobierno, justicia, derechos y jurisprudencia no hace honor al lugar que ocupa: se votó confiando en él y ha defraudado las expectativas de rectitud de la gran mayoría de los españoles.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>