Recuperar la meditación

¿No es la meditación un cierto aislamiento?  Evidentemente, pero es un aislamiento que nos aclarará muchas cosas

Reconozcamos que antes no era así. Pero en la actualidad parece que la práctica de la meditación va tomando fuerza en los países occidentales. Un espacio diario de meditación puede tener un papel muy importante para descubrir que espera el mundo de nosotros, que esperan los otros de mí.  Reservarse un espacio de soledad y silencio para entrar en nuestro interior y ser conscientes del misterio de nuestra existencia, y preguntarnos honestamente que tal es nuestra manera de hacer y de ser. revisar aquello que hacemos y no deberíamos hacer, y aquello que no hacemos y deberíamos hacer.

Se están descubriendo los grandes beneficios emocionales y físicos, que tiene esta práctica de la meditación. No es extraño que personas de diferentes tradiciones religiosas, o agnósticas, incorporen a su vida, métodos de meditación que practican como un ritual diario. Me ha llamado la atención la frase de un monje, que sitúa la condición previa a la meditación. Dice: “Antes de aprender a meditar, hemos de aprender a no dar portazos”. La imagen del portazo representa dos cosas. Una: cerrazón.  Dos: exclusión, rechazo a los que quedan fuera. Un espacio así, no genera la paz necesaria, para entrar en la meditación.

Nos podríamos preguntar: ¿No es la meditación un cierto aislamiento?  Evidentemente, pero es un aislamiento que nos aclarará muchas cosas, entre otras, como ha de ser nuestra relación con los demás.  Aunque la metodología reclame soledad y silencio, la meditación es un espacio que nos ayuda a descubrir nuestra falta de generosidad. Sin duda hay dificultades. El mundo del hiperconsumo y la sobreinformación nos lleva a una abrumadora dispersión mental. Y para la meditación necesitamos dejar a la mente y al corazón, unos espacios tranquilos, para entrar en nuestra conciencia, y ver todo aquello que podemos hacer para hacer un mundo mejor.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1
  2. 2

    no sé qué tiene la “meditación” que los que la practican acaban apartándose de la fidelidad a la Iglesia. Evidentemente lo niegan, pero sus hechos lo confirman.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>