Reflexiones sobre la UE

La Unión Europea es aun hoy una institución lejana para a mayoría de la población. Es poco el conocimiento que se tiene so…

La Unión Europea es aun hoy una institución lejana para a mayoría de la población. Es poco el conocimiento que se tiene sobre la actividad que se realiza y sobre que temáticas se legisla.

Sorprendentemente, y muy posiblemente aprovechándose del desconocimiento general de la población hacía la UE, se ha señalado este ente como culpable de todos los males de esta crisis que sufrimos, aunque pienso que es evidente que esta afirmación es falsa, o al menos parcialmente, ya que todos los niveles institucionales han tenido su papel y es importante recordar que aún hoy el poder real de decisión de la UE está muy limitado por los mismos estados miembros.
Ahora bien, volviendo a la cuestión sobre el desconocimiento general de la UE, es importante analizar el porqué de este hecho. Pienso que la respuesta se articula a partir de dos argumentos: el primero relacionado en cómo se presenta y enseña Europa en las escuelas y el segundo, la dificultad a la hora de dar una respuesta clara, concisa i satisfactoria a la pregunta; ¿Qué es Europa? ¿Qué tenemos en común por ejemplo españoles, búlgaros o suecos?
Ante esta cuestión son distintas las posibles respuestas. Por ejemplo responder des de la causalidad, argumentando que los países miembros están dentro de la UE por su situación geográfica u otros hechos circunstanciales. Es una argumentación que más que otra cosa alimenta el sentimiento anti europeísta.
Ligándola con la anterior, encontramos también la respuesta tipológicamente pragmática, es decir, económica. Esta argumenta que el único motivo de la existencia de la Unión Europea es que a los países miembros económicamente les va mejor estar dentro que fuera. Esta respuesta meramente económica nunca incentivará el ideal europeo, pues se nos está diciendo que el formar parte de este ente, es un hecho temporal y en el momento que nos vaya mejor estar fuera de ella, saldremos sin más consecuencias.
Finalmente hay la respuesta utilizada por la mayoría de idealistas europeos. Estos nos dicen que hablar de Unión Europeo es hablar de solidaridad, libertad, progreso, etc… es decir, transforman Europa en un conjunto de grandes valores aparecidos como una seta y que estos hacen de la UE un paraíso terrenal. Tampoco la mayoría comprará esta respuesta pues ya hemos visto la grave crisis que ha sufrido la UE y la dificultad de apreciar estos conceptos en ella. Además, pienso que este idealismo siempre tiene el peligro de caer en una abstracción excesiva; hecho que debilita enormemente esta posición ante argumentaciones más pragmáticas.
Entonces, ante la incapacidad de estas respuestas de dar una argumentación suficientemente sólida: ¿Qué contestar?
Pienso que la respuesta es simple; volver a explicar lo que ha sido Europa y por qué nació esta concepción ya hace muchos siglos. En definitiva, hacer lo mismo que hicieron los padres fundadores de la CEE como Schuman, De Gasperi, Adenauer o Monnet. Coger aquello que nos une y nos hermana como europeos, es decir, cultura y tradición (filosofía griega, derecho romano y Cristianismo) y partir de este cimiento transmitirlo a la población europea.
Sin reconocer y apreciar la propia cultura y tradiciones, nuestro pasado, pienso que Europa nunca será capaz de articularse verdaderamente como una unidad política, es decir, en la unión de los pueblos europeos.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>