Reino Unido atenta contra derechos fundamentales en los colegios religiosos

Una medida impide que las nuevas escuelas de cualquier religión acojan a más del 50% de estudiantes de ese credo. La otra mitad debe estar abierta a alumnos que no mencionen su fe. Los católicos suspenden la apertura de nuevos colegios

Desde 2010 existe una ley en el Reino Unido por la cual las escuelas que pertenezcan a alguna confesión religiosa -especialmente las católicas- solo pueden aceptar en sus aulas a un 50% del alumnado que reconozca su pertenencia a esa religión. Así, por ejemplo, en una escuela católica, el 50% del alumnado debe ser musulmán, anglicano, ateo, sij, de cualquier otra creencia o sin creencia, pero no puede ser católico si ya está cubierto el cupo.

Desde entonces, la Iglesia católica se comprometió a no crear nuevos colegios hasta que se retirara esa norma ya que consideraba que con esa norma la propia Iglesia debe rechazar a los católicos en su deber de educarles -si así lo quieren los católicos.

En noviembre de 2016, el gobierno británico anunció que se iba a suprimir esa norma y varias diócesis británicas anunciaron que estaban preparadas para construir nuevas escuelas en el momento en que se eliminara esa traba. La diócesis de East Anglia, por ejemplo, al este de Inglaterra, anunció que abriría ocho colegios.

Sin embargo más de un año después todavía no se ha retirado esa limitación pero el reciente nombramiento del nuevo secretario de Educación, Damien Hinds, ha reavivado la polémica, al anunciar que pretende seguir adelante con la eliminación de esa traba.

Ante este anuncio, un grupo de líderes religiosos, políticos y académicos publicaron una carta en el Daily Telegraph solicitando que se mantuviera esa norma pues eliminarla sería “perjudicial para la cohesión social y el respeto”.

Lo que más ha llamado la atención de esa nota es que entre los firmantes se encontraba el antiguo arzobispo anglicano de Canterbury, Rowan Williams, ya que una de las tesis implica que los niños no deben tener ninguna religión, y que quitar el límite permitiría a las escuelas “etiquetar a los niños al inicio de sus vidas con ciertas creencias”.

En todo esto parece que los padres no son tenidos en cuenta, ni siquiera para afirmar que la educación de los hijos depende de los padres y que las escuelas son un apoyo, pero no es donde se debe educar a los hijos.

Otros de los firmantes, que no deben extrañar tanto, son Andrew Copson, director ejecutivo de Humanists UK, Rabia Mirza, directora de Musulmanes británicos para la democracia secular, y la parlamentaria conservadora Sarah Wollaston, además del ateo Richard Dawkins.

Y es que en el fondo de esta petición se encuentra el intento de evitar que la Iglesia católica abra nuevas escuelas, debido al prestigio que estas tienen. Como afirmaba un portavoz del Catholic Education Service, los colegios católicos actualmente educan a “300.000 no católicos, incluidos 27.000 musulmanes”.

Según el mismo portavoz, los propios análisis del Gobierno muestran que “la norma del 50% no ha creado diversidad. Eso es porque las escuelas de religiones minoritarias solo son populares en sus respectivas comunidades. En cambio, las escuelas católicas son muy populares para los padres de cualquier fe o sin ella”.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    ¿Y yo que me creía, que en Inglaterra se aceptaba, la diversidad de cultos?, y se respetaba la opción educacional, a la que los padres de criaturas, tienen todo el derecho a optar, por el mero hecho de ser sus padres,¡Que no es poca cosa!¡No es oro todo lo que reluce !, y encima quieren dar lecciones al resto de los países Europeos,¡Que les vaya muy bien con el “Brexit”!

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>