Rubalcaba y la reforma fiscal

El Partido Socialista, por boca de Rubalcaba, ha hecho un planteamiento que merece ser meditado: el de una reforma fiscal. De una manera insóli…

Forum Libertas

El Partido Socialista, por boca de Rubalcaba, ha hecho un planteamiento que merece ser meditado: el de una reforma fiscal. De una manera insólita, el Partido Popular, que parece obsesionado solo por recortar, y que parece carecer de ideas para generar más ingresos, para la sociedad y para el propio Estado, va a dejarse arrebatar una bandera ineludible, la de que España necesita una reforma fiscal, como venimos insistiendo desde hace tiempo desde ForumLibertas. La necesita porque el actual modelo está constituido por tantos apaños y retoques que su lógica interna no se sabe bien a qué obedece. No favorece la economía productiva, es contrario a la gente que trabaja, castiga a las familias con hijos, no beneficia el ahorro, permite con facilidad la evasión fiscal. Es, simplemente, un desastre. Ya hace años que lo es, de ahí la necesidad de modificarlo. Primero, para hacerlo más justo; segundo, para favorecer a la economía productiva, a la gente que trabaja y ahorra, y especialmente a las familias; y tercero, para permitir una mayor recaudación por parte del Estado.

Este es el planteamiento. Lo que ha definido Rubalcaba, que es muy poco, tiene rasgos interesantes y merecen ser subrayados. Una necesidad de un impuesto para las grandes fortunas, sin llegar a la radicalidad del francés, debe ser necesariamente considerado, porque es una evidencia que hoy los que tienen más no contribuyen de manera proporcional al esfuerzo que se necesita para salir de la crisis. Y esto comporta también considerar lo que sucede con las grandes rentas del capital, y también con la inversión financiera de carácter especulativo, que se mueve muy a corto plazo. En contrapartida, debe favorecer la inversión productiva, aquella que facilita capital para que las empresas puedan invertir, ser más competitivas y crear puestos de trabajo. La necesidad de revisar las sociedades patrimoniales y en especial las SICAV también es algo que debe ser considerado. Así como el impuesto de sucesiones y donaciones, no con carácter general, pero sí en sus tramos más elevados.

Montar un sistema impositivo que favorezca aquellos conceptos enunciados y que a su vez genere facilidades para que se desarrolle una economía más favorable para el medio ambiente, incluida la producción de energía, son cuestiones que necesitan una urgente plasmación en una nueva legislación fiscal.

En esta ocasión, la iniciativa socialista merece ser destacada, al menos en su apunte embrionario, como un dato positivo que tiene la virtud de poner sobre la agenda política algo sobre lo que el Gobierno, como decimos al principio, debería haber adoptado como iniciativa desde el buen comienzo.

Hazte socio

También te puede gustar