Tenemos ante nosotros un enorme desafío

Ha pasado más de un mes desde que el terrorismo yihadista golpeaba de nuevo el corazón de Londres, con un ataque estratégicamente planificado a pocos días de las elecciones generales en el país británico, y otra vez dirigido hacia zonas de ocio y turismo. El atentado, que era el segundo en el Reino Unido en tan solo doce días, no puede sorprendernos. Eso no quiere decir en que lo afrontemos con la indiferencia de quien lo entiende y asume como inevitable. Igualmente denunciables son las actitudes de aquéllos que se mofan de respuestas supuestamente débiles. Quienes advierten, irónicos o amenazantes, que con velas, flores y oraciones no vamos a resolver nada, están lanzando un mensaje implícito también muy peligroso.

Por poderosos que sean los primeros e irracionales sus instintos, debemos siempre responder al mal con el bien. Tenemos ante nosotros un enorme desafío. El yihadismo ataca las raíces de nuestra civilización occidental y nos sitúa ante una forma de barbarie también global.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    Nos atacan porque ven en nuestro primer mundo cristiano al Imperio de Satanás. La pregunta que nos podemos formular es ¿en que detalles ven ellos el Imperio de Satanás?. En la riqueza lo dudo ya que en sus países los ricos son muchos con el negocio del petróleo, y más bien debe ser en las costumbres de la moda especialmente de las mujeres que en nuestras latitudes visten de manera provocativa. Entre el burka y el destape callejero existe un término medio que es el modo ideal de vestir de las jóvenes mujeres en la vía pública que nuestros gobiernos deberían promocionar, y de esto ni los obispos dicen esta boca es mía.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>