UGT y CC.OO. abrazan la huelga feminista inducida por la ideología de género

Los sindicatos llaman a todos a reflexionar sobre la desigualdad laboral de la mujer, sin embargo no se trata de una huelga de reivindicaciones laborales. En Cataluña objetaron no respaldar la huelga por tratarse de razones políticas, no laborales, ¿por qué ahora es diferente?

La huelga “total” que los colectivos feministas están preparando para el próximo 8 de marzo, día internacional de la Mujer, cuenta ya con el respaldo explícito de los dos sindicatos mayoritarios. UGT y CC.OO. convocarán para esta jornada paros parciales de dos horas (por la mañana y por la tarde) sumándose así a la iniciativa de los colectivos feministas. Una decisión sorpresa que se pliega a la agenda de la ideología de género, aunque no pide mejoras laborales.

El próximo lunes, los secretarios generales de ambos sindicatos, Pepe Álvarez y Unai Sordo, tienen previsto anunciar esta convocatoria de una huelga a la que se llama a todos y a todas a participar como protesta por la presunta precariedad que viven las mujeres.

Las dos franjas horarias de paro tendrán cobertura de huelga general, según explica Eva Gajardo, secretaria de Igualdad de UGT de Catalunya. Es decir, las personas que secunden el paro verán descontada la parte proporcional del sueldo. Por ello, indica Gajardo, se ha optado por la convocatoria de paros parciales y no de la jornada entera para evitar una repercusión económica mayor entre un colectivo con condiciones laborales peores que el de los hombres.

La huelga feminista, según piden, debe de leerse más allá del ámbito laboral. Los colectivos feministas que perfilaron el argumentario hace quince días en un encuentro en Zaragoza llaman a una “huelga total” que incluye, sobre todo, las labores de cuidados, o sea el trabajo “doméstico, no remunerado e invisible”. Se llama así a organizarse para que aquel día las mujeres dejen también la doble jornada (cuidado de los niños, comidas, limpieza…).

Con el lema “Si nosotras paramos, se para el mundo”, el objetivo es visibilizar una huelga que alcance las diferentes esferas de la vida, como la laboral, los cuidados y también el consumo. Se quiere convertir también el próximo 8 de marzo en un gran grito contra la violencia machista.

El planteamiento de estos paros es innovador, explica Laura Pelay, vicesecretaria general de Área Externa de UGT, quien subraya que esta no es una huelga de mujeres sino de toda la sociedad. Es la sociedad la que ha de hacer una reflexión sobre la situación de las mujeres no sólo en el ámbito estrictamente laboral sino también en todas las cargas que asumen. El año pasado ya hubo un primer movimiento de protesta cuando se convocaron paros de media hora de carácter simbólico.

La “huelga total” que preparan los colectivos feministas también atañe al ámbito estudiantil. El manifiesto llama a parar en los colegios, institutos y universidades para reivindicar una educación pública, laica y feminista ya que se considera que actualmente la equidad no está garantizada. En cuanto al consumo, se anima a no comprar durante la jornada y especialmente a evitar aquellos comercios donde las mujeres tienen malas condiciones laborales.

Los secretarios generales de UGT y CC.OO. de Madrid, Luis Miguel López Reillo y Jaime Cedrún, avanzaron ayer en un desayuno organizado por Europa Press que apoyaran paros (aunque señalaron que están por definir) para el próximo 8 de marzo, una jornada que marcará un “hito histórico” para acabar con el acoso laboral y sexual para “erradicar el terrorismo machista”.

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>