Una monja dominica participa en el experimento que quiere recrear el Big Bang

Entre los mil científicos de 27 países que están colaborando en el experimento que trata de recrear el Big Bang en Suiza mediante el llamado Gran Coli…

fichero_16242_20080929.jpg

Entre los mil científicos de 27 países que están colaborando en el experimento que trata de recrear el Big Bang en Suiza mediante el llamado Gran Colisionador de Hadrones (LHC) se encuentra una monja: la religiosa dominica de origen polaco Katarina Pajchel.

Tanto sus investigaciones como sus oraciones provienen de su sed de Dios, y en las dos encuentra respuestas a sus preguntas, tal y como explica la joven física en una entrevista publicada en el "International Dominican Information", de la que se hace eco en su último número la revista “Vida Nueva”.

“No diría que en la Física he encontrado la prueba de la existencia de Dios, pero la organización que uno encuentra en la naturaleza y su belleza vienen a reforzar la idea que yo tengo de Dios y mi relación con él, que es la de una criatura con su Creador –señala-. Esta relación fue vital para la mística Santa Catalina de Siena; la naturaleza es fascinante, y a mí, como creyente, me habla del Creador; enriquece mi profesión de fe y mi oración”.

Concretamente, Pajchel afirma encontrar especialmente la huella de Dios en la razón y el orden que reinan en la naturaleza. “La fe en un orden racional fue una motivación importante cuando empecé a preguntarme a mí misma por la naturaleza”, revela.

“El cristianismo ha heredado del judaísmo la percepción laica del mundo –añade-. La naturaleza no es divina, pero fue creada por Dios; Dios es trascendente, es el autor de la creación, y ésta refleja algo de la esencia divina”.

Katarina Pajchel sintió primero la atracción por la ciencia y más adelante, cuando decidió el área de sus estudios universitarios en Noruega, la de la vida religiosa. “Me pregunté a mí misma si mis estudios en Física podrían, de alguna manera, ser de utilidad a mi servicio a la Iglesia y a los seres humanos”, indica.

Ahora participa en el mayor acelerador de partículas del mundo, que el Consejo Europeo para la Investigación Nuclear puso en marcha el pasado 10 de septiembre en las afueras de la ciudad de Ginebra con el objetivo de conocer lo que ocurrió durante o inmediatamente después del Big Bang y que, a causa de una avería, permanecerá parado hasta abril del año 2009.

Algunos eclesiásticos científicos:

Marin Mersenne, el monje que inventó la comunidad científica

Mateo Ricci: el jesuita matemático del emperador de China

José de Acosta: un cura evolucionista tres siglos antes de Darwin

La escuela de Amberes: el primer centro de matemáticas avanzadas lo hizo la Iglesia

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>