¿Va a engañarnos el Partido Popular con el aborto?

Es obviamente una pregunta, porque realmente sería escandaloso que los interrogantes de la misma desaparecieran. Pero, si es cierto lo que se h…

Forum Libertas

Es obviamente una pregunta, porque realmente sería escandaloso que los interrogantes de la misma desaparecieran. Pero, si es cierto lo que se ha filtrado en algunos periódicos sobre la nueva ley que quiere impulsar Gallardón y que debía modificar la de Zapatero, significará realmente un engaño para todos los que confiábamos en que, efectivamente, el no nacido tendría una protección efectiva.

La idea de que se volvía a los tres supuestos, lo cual significaba que el aborto como tal volvía a ser un delito, puede quedarse en nada. Con la nueva ley del Gobierno del Partido Popular seguiría siendo la mujer quien tendría plena capacidad de decidir sobre el aborto en todos los casos, fuera cual fuera la situación. La diferencia fundamental con la ley Zapatero sería que, en lugar de darle a la mujer que pretenda abortar un sobre en el que se le informaría de las inexistentes alternativas, ahora la atendería un médico que le hablaría sobre el aborto y se supone que sus consecuencias. De alternativas no podría decir nada porque simplemente no existen. Todo quedaría englobado en un supuesto, el más inaprensible de todos, que es el daño psicológico de la madre. Le bastaría alegar esto, hablar con el médico, tener la decisión de abortar, para que ésta se realizara.

El globo sonda que Gallardón habría lanzado sobre la protección de los discapacitados no nacidos no significaría nada, simplemente bastaría con que la madre, una vez conocido el diagnóstico fetal, alegara un daño psicológico para que el aborto se hiciera realidad. Con esto, la cacareada protección del nasciturus sería inexistente, como en la actual ley de Zapatero. Y aquí cabe recordar a lo que se comprometió en su programa electoral el Partido Popular. “Cambiaremos el modelo de la actual regulación sobre el aborto para reforzar la protección del derecho a la vida”. ¿Cómo se va a proteger la vida si sigue imperando el simple deseo? La consulta del médico, que en todo caso será simplemente orientativa, no tendrá en este sentido ningún valor decisivo. Será la mujer la que resolverá. Por lo tanto, una vez más, el deseo de abortar se impondrá sobre el derecho a nacer o en todo caso la protección del nasciturus, que continuará siendo simplemente el objeto de un deseo.

Se dice en estas mismas filtraciones, que seguramente proceden del Ministerio de Justicia, que esto es lo que se conoce como el modelo alemán. Hay que afirmar con rotundidad que esto también es un engaño. En Alemania, que no es ninguna maravilla sobre el aborto, hay que recordar que en 2011 se practicaron 108.000 de ellos, una cifra prácticamente idéntica a la española. Lo malo es que la población alemana casi dobla a la de nuestro país. En Alemania, el aborto sigue siendo un delito. Evidentemente, decide la mujer, pero debe pasar obligatoriamente por un centro oficial certificado, independiente de las clínicas privadas, donde recibe asesoramiento sobre las consecuencias del aborto y las posibles alternativas. La mujer debe pagarlo de su bolsillo, con lo cual se invierten los términos de España. Aquí el aborto es gratis, porque está subvencionado por el Estado, y no hay ninguna ayuda para poder tener el hijo. El hecho de que sea un delito significa que pueden producirse condenas graves en el caso de no seguir la ley. No existe la cuestión solo psicológica, sino que todos los supuestos deben ser diagnosticados por un colegiado. Asimismo, el médico que diagnostica no puede ser el mismo que el que practica el aborto. Es decir, en la ley alemana el aborto sigue teniendo un gran campo de juego, pero incluso en la comparación con lo que dicen que puede ser la ley de Gallardón saldría ganando.

El PP ha justificado sus cambios de promesas de política económica por la situación heredada. Será aceptado por unos y rechazado por otros, pero hay una cierta base para razonarlo. En el caso del aborto, a lo que se comprometió era a proteger al que ha de nacer y esta ley de Gallardón hace todo lo contrario. Si al final se confirma, el PP merecerá quedar hundido parea siempre en las próximas elecciones, porque habrá jugado con la buena fe de todos los que defendemos la vida.

Esperemos y deseemos que todo esto sea solo la filtración interesada y que realmente el Gobierno adopte una ley que proteja la vida.

Hazte socio

También te puede gustar