¡Viva Dios! Nunca pensé ser digno de gracia tan singular

Hay cuatro mártires de la Revolución Española nacidos un primero de febrero: entre ellos un claretiano que escribió “¡Viva Dios!” en su carta de despedida.

Hay cuatro mártires de la Revolución Española nacidos en un primero de febrero: un claretiano en Barbastro, más dos lasalianos y un marista en Barcelona.

“¡Viva Dios!”
Francisco Castán Meseguer, de 25 años, nacido en Fonz (Huesca) en 1911, era hermano cooperador claretiano en Barbastro, donde fue asesinado el 15 de agosto de 1936; con otros 50 religiosos de esa orden fue beatificado en 1992. En la carta de despedida a su congregación, Castán escribió: “¡Viva Dios! Nunca pensé ser digno de gracia tan singular”, como puede verse en el comienzo (a la izquierda) de la segunda página del envoltorio de chocolates en que fue escrito el mensaje, que los dos argentinos que salvaron la vida llevaron a Roma.

¿Para qué quiero ropa, si me van a matar?
Félix España Ortiz (hermano Benito Clemente), de 47 años y nacido en 1889 en Pancorbo (Burgos), era hermano de las Escuelas Cristianas en Barcelona, lo mataron en Vallvidriera (Barcelona) el 10 de septiembre de 1936 y fue beatificado en 2007, al igual que su compañero Cecilio Manrique Arnáiz (hermano Cirilo Pedro), de 27 años, nacido en 1909 en Monasterio de Rodilla (Burgos) y asesinado el 3 de noviembre de 1936 en Barcelona.
El hermano Benito Clemente fue destinado en 1909 a Bonanova (Barcelona). En 1922 lo nombraron Subdirector de Benicarló. En los primeros meses de 1936, fue a Berga, con encargo de ayudar al Director en el final del curso. El 19 de julio se dieron los premios y, acabado el acto, a causa de las noticias que llegaban, aconsejaron a los Hermanos que se dispersaran. El H. Benito fue a la masía de un antiguo alumno en Noet. A mediados de agosto pidió asilo a la Sra. Figueras, que le acogió, pero haciéndole ver el peligro, pues con frecuencia registraban su vivienda. Ocupaba el tiempo en rezar y en dar clase a los hijos de la señora. El 31 de agosto de 1936 los llevó de paseo, y al regresar estaba muy contento, pues había encontrado a unos antiguos alumnos que tenían una industria y le prometieron darle trabajo. Pero ese mismo día, a las 9 de la noche, un coche de la F.A.I. se paró ante la casa y los milicianos comenzaron a registrarla, llevándose al H. Benito. Cuando la señora le quiso dar alguna ropa él dijo: “¿Para qué, si me van a matar?”. Estuvo unos días en la prisión de la calle San Juan y parece ser que fue fusilado en los primeros días de septiembre. Su hermano Cesáreo, también lasaliano y beatificado, fue asesinado el 28 de agosto.

El hermano Cirilo Pedro estaba en casa de un pariente y fue detenido en la plaza de la Universidad barcelonesa el 3 de noviembre de 1936 y ejecutado.

Entre ambas fechas, había sido martirizado José (Prisciliano) Mir Pons, de 47 años y nacido en Igualada (Barcelona) en 1889; uno de los maristas ejecutados el 8 de octubre de 1936 en Montcada i Reixac (Barcelona), cuyo rescate se gastó en armas Josep Tarradellas. También fue beatificado en 2007.

Puede suscribirse a esta lista de correo si quiere recibir en su e-mail la historia del mártir de cada día.

Puede leer la historia de los mártires en Holocausto católico (Amazon y Casa del Libro).

Hazte socio

También te puede gustar

4 Comments

No están permitidos los comentarios.