De vuelta al paganismo

Ahora, más que nunca, anunciar el evangelio de Jesús

A fuerza de querer ser modernos cada vez somos más antiguos, hemos vuelto al paganismo romano y como ellos hemos sido entregados a pasiones degradantes, hemos cambiado las relaciones naturales por otras innaturales entre hombres y mujeres, como está a la vista, en las que cualquier aberración ha sido elevada a categoría de modernidad digna de defenderse.

En un mundo paganizado donde florece la injusticia, la codicia, la envidia, los homicidios, las discordias, está claro que estorba la Iglesia que recuerda, o debe recordar, dos verdades fundamentales: que somos criaturas de Dios y que esta vida no termina con la muerte, sino que seremos juzgados para la eternidad.

Vivimos en un mundo regido por leyes complicadas y amenazantes de sanciones penales y económicas, pero no podemos soportar que se nos recuerde la necesidad de las virtudes para ordenar nuestra vida. Nuestra razón y nuestra libertad nos deberían llevar a buscar el bien y la verdad y rechazar el mal y la falsedad. Pero parece que esto no funciona.

Si me creo el único dueño de mi vida, mi propio dios, solo aceptaré las reglas morales que yo mismo me imponga y todo se reduce a disfrutar sin medida de todos los placeres. Comamos y bebamos que mañana moriremos, convencidos de que tras la muerte no hay nada.

La gente ha abandonado los templos y los sacramentos. Pérdida la conciencia de pecado ¿para qué confesar? Jesucristo ¿quién es Jesucristo? Solo pueden hablarles de Jesús los que lo han encontrado y les ha cambiado la vida, pero muchos que dicen que creen en Jesús no se atreven a anunciarlo a los demás.

Por supuesto que es más difícil seguir a Jesús que seguir al mundo y en eso estamos. Pero el mundo nos dejará tirados y sin esperanza mientras que Jesús nos ofrece perdón y ayuda. Ya nos dijo que el que quiera ganar su vida, por su cuenta, la perderá pero el que le siga, con todas sus dificultades, la ganará para toda la eternidad.

El misterio de Jesús consiste en que siendo Dios se hizo hombre y murió crucificado para salvar a los hombres del pecado y de la muerte. Creer esto es una cuestión de fe que se ofrece a todos, aunque muchos la rechacen.

Este mismo artículo es una invitación a creer en Jesús y cambiar de vida, a dejar las promesas engañosas del mundo y convertirse de corazón a Dios, el Dios que nos hizo, que está dispuesto a perdonarnos y ayudarnos y que nos espera con los brazos abiertos como al hijo pródigo. Confesar nuestros pecados no es una humillación sino una auténtica liberación.

Además Jesús nos prometió el Espíritu Santo para enriquecernos con sus dones y sus frutos  que están al alcance de quienes lo acepten con fe. También contamos los cristianos con la poderosa intercesión de la Virgen María a la que podemos acudir en todas nuestras dificultades.

Y por encima de todo el mandamiento nuevo: amar a todos, amigos y enemigos, como a nosotros mismos y buscar activamente el bien de todos, aunque nos vaya en ello la vida.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    “En un mundo paganizado donde florece la injusticia, la codicia, la envidia, los homicidios, las discordias, está claro que estorba la Iglesia (…)”

    “codicia, envidia, homicidios, discordias”, los mismos vicios que ha presentado la Iglesia durante toda su historia, al que habria que añadir el de la mentira y la pedofilia, si la gente no va a Iglesia es porque la misma Iglesia es la que ha contribuido a toda esta degeneración y sobre todo la que se esta prestando a destruir la identidad etnicas de las naciones europeas.

    Solo hubo una religion auténtica y natural que representaba el ethos y la psique euroopea y esa es el paganismo, el paganismo europeo practicado por nuestros ancestros durante miles y miles de años, el resto no es más que una intromisión espiritual proveniente del desierto de Judea e impuesto mediante el miedo, la tiranía y la violencia como instrumento perfecto de control de masas por las elites romanas y las sucesivas durante los siglos venideros.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>