17 años de la “Pregaria per la Pau”

Hace 17 años empezamos la oración de Pregaria per la Pau (“Oración por la Paz”, en castellano) por iniciativa de Josep Miró y unos pocos amigos, conscientes de que nadie era capaz de parar la violencia homicida de ETA. Eran años muy sangrientos, con asesinatos casi cada semana. Recuerdo que en nuestra primera misa, vino un alcalde de una ayuntamiento en el que se había asesinado un concejal aquella misma mañana y dio un testimonio impresionante; también la vez que nos acompañó un policía que había estado velando el cuerpo de un compañero asesinado en la Diagonal 4 horas… Entonces era fácil reconocer un hecho elemental: “sin mí no podéis hacer nada”. Esta conciencia ha estado clara en nosotros en todos estos años que hemos mantenido la experiencia, porque, aunque la violencia ha ido menguando hasta casi desaparecer, no hemos llegado aún a la verdadera paz, la de los corazones, la de la concordia. Es de esta semana pasada la noticia de un acto del Ayuntamiento de Rentaría, gobernada por Bildu, que ha homenajeado tres víctimas de ETA: no es pedir perdón, pero es reconocer el error: un paso más. Así, una pasito tras otro, seguimos pidiendo a Dios la paz del corazón para nosotros, nuestras familias, nuestra sociedad.

Por esto continuamos todos los terceros miércoles de mes a celebrarla en la parroquia de Sant Agustin de Barcelona: la próxima cita es pues el 19 de Julio, siempre a las 19h. (en Agosto no se celebra).

Comentari de Pregaria per la Pau de Juny  2017

En aquest temps de gracia en que celebrem amb joia la Pentecostes, la Trinitat i el Corpus Christi, i aquest proper divendres la Festa del Sagrat Cor de Jesús, continuem la  nostra Pregaria per la Pau a Euskadi i a tot el món. A més del terrorisme del País Basc, volem tenir presents en la nostra pregaria les víctimes del terrorisme cada cop més freqüents a tants llocs d’Europa i del món, les guerres, especialment a Síria i al Iemen, i la dramàtica situació de Veneçuela.

Ho fem avui amb les mateixes paraules de la Pregaria per la Pau del Papa Francesc ara fa 3 anys, als jardins vaticans junt amb Bartolomé I, Simon Peres i Mahmoud Abbas: catòlics i ortodoxes, palestins e israelians. Per que tots som part de la família humana.

“Señor, Dios de paz, escucha nuestra súplica:

Hemos intentado muchas veces y durante muchos años resolver nuestros conflictos con nuestras fuerzas, y también con nuestras armas; tantos momentos de hostilidad y de oscuridad; tanta sangre derramada; tantas vidas destrozadas; tantas esperanzas abatidas… Pero nuestros esfuerzos han sido en vano. Ahora, Señor, ayúdanos tú. Danos tú la paz, enséñanos tú la paz, guíanos tú hacia la paz. Abre nuestros ojos y nuestros corazones, y danos la valentía para decir: «¡Nunca más la guerra!»; «con la guerra, todo queda destruido». Infúndenos el valor de llevar a cabo gestos concretos para construir la paz. Señor, Dios de Abraham y los Profetas, Dios amor que nos has creado y nos llamas a vivir como hermanos, danos la fuerza para ser cada día artesanos de la paz; danos la capacidad de mirar con benevolencia a todos los hermanos que encontramos en nuestro camino. Haznos disponibles para escuchar el clamor de nuestros ciudadanos que nos piden transformar nuestras armas en instrumentos de paz, nuestros temores en confianza y nuestras tensiones en perdón. Mantén encendida en nosotros la llama de la esperanza para tomar con paciente perseverancia opciones de diálogo y reconciliación, para que finalmente triunfe la paz. Y que sean desterradas del corazón de todo hombre estas palabras: división, odio, guerra. Señor, desarma la lengua y las manos, renueva los corazones y las mentes, para que la palabra que nos lleva al encuentro sea siempre «hermano», y el estilo de nuestra vida se convierta en shalom, paz, salam. Amén.

Quan vam començar la nostra Pregaria per la Pau, en mig de morts i atemptats (recordem les 21 víctimes de l’atemptat a Hipercor, tan oblidades i tan manipulades per varies tendències polítiques), ho fèiem amb la fe ferma de que “sense mi no podeu fer rés”. Demanem a Déu mantenir-nos en aquesta consciencia de la nostra pobresa radical, que és un do seu

Demanem a Maria, Mare de Déu i Mare nostra, que intercedeixi amb Déu Omnipotent per la pau als cors, a les famílies, a les comunitats i a tot el món. Ella ha fet tant per la pau al món, i encara ho està fent.
Ens tornarem a veure si Déu vol el proper 19 de juliol.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    Viviendo en Colombia, donde recientemente se firmó, ” el acuerdo de paz” con la guerrilla de las FARC, pero que en en corazón de muchos continúa una lucha y la violencia interna. Este artículo me mueve a seguir el ejemplo. Gracias

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>