18-J: ¡Viva la libertad!

Uno de los fundamentos del sistema democrático es la libertad de expresión, de reunión y de manifestación. Éste es el principio que movió al Foro Espa…

Uno de los fundamentos del sistema democrático es la libertad de expresión, de reunión y de manifestación. Éste es el principio que movió al Foro Español de la Familia a convocar, para este sábado a las 18.00 horas en Madrid, una manifestación a favor del matrimonio entre hombre y mujer y en defensa del derecho de todo niño a tener padre y madre. Esta plataforma, que representa a varios millones de españoles, se reunió hace semanas con personas y entidades de toda España para plantear la movilización. Luego, más recientemente, expresó los motivos de la convocatoria en un mensaje positivo y propositivo, el manifiesto, lo que luego ha dado paso a pronunciamientos de apoyo y rechazo libre por parte de mucha gente. Entre los escritos favorables, están el de la Conferencia Episcopal y el de otros muchos colectivos cívicos y cristianos. ¿Qué hay de malo en esto? Finalmente, los promotores de la marcha salen a la calle, en una calurosa tarde madrileña, con el apoyo de centenares de miles de personas.

 

Todo este trípode pasa necesariamente por la libertad de las personas. Por cierto, se trata de una libertad también económica. Aquí no hay autobuses gratis pagados por entidades, partidos u organismos eclesiales. A esta manifestación, los ciudadanos acuden libremente, pagándose cada uno sus gastos de viaje y, si se da el caso, estancia en la capital del Estado. En España, es tristemente habitual que las personas contrarias a los planteamientos de una determinada concentración cívica en la calle acusen a los participantes de estar “manipulados”. Este sábado 18 de junio, la gente no va para apoyar a un determinado partido político o a los obispos, ya que la iniciativa no es ni partidista políticamente ni confesional religiosamente.

 

Tampoco se trata de una manifestación para derribar al Gobierno, sino para defender la familia, los derechos de los niños, la libertad de enseñanza y un derecho tan básico como la vida. El motivo es evidente, porque la agenda de este mensaje la ha puesto el propio ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero con proyectos de ley como el matrimonio homosexual, el divorcio rápido o la reforma educativa. Pero no se trata de ir contra nadie, ni contra el Gobierno ni contra la orientación sexual de las personas. La crítica, en todo caso, es sobre proyectos de ley injustos, nunca sobre personas. Y de cualquier forma, estamos hablando de una concentración a favor de un planteamiento de encuentro entre gente diversa, basado en la importancia de la familia, como célula básica de la sociedad, y en el principio de subsidiariedad, el que nos dice que, allí donde llega la iniciativa social, no debe llegar la administración, que es un instrumento de colaboración al servicio de todos, no al revés.

 

En España, como en cualquier país democrático, todos los ciudadanos, de cualquier condición, raza o religión, tienen derecho a manifestarse. Y también todos tienen derecho a apoyar o rechazar lo que estos manifestantes proponen. ¡Viva la libertad! Pero queremos una libertad basada en el respeto, dentro de una sociedad donde todos puedan ofrecer a la ciudadanía un mensaje.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>