25 de julio, día de Galicia / 25 de xullo, día de Galicia

25 de julio, día de Galicia Un año más, llega el 25 de julio y todos celebramos en Galicia el llamado día de la patria, qu…

25 de julio, día de Galicia

Un año más, llega el 25 de julio y todos celebramos en Galicia el llamado día de la patria, que coincide con la fiesta católica del Apóstol Santiago. Dicho día sirve para exaltar a Galicia como nación. En esta exaltación tiene un papel especial el movimiento nacionalista, que desde hace más de 30 años ha realizado un trabajo formidable por ‘galleguizar’ la vida social y cultural del país.

Los componentes de éste movimiento nacionalista son a todas luces una minoría, y pese a ello han logrado grandes cotas de influencia y transformación de los sectores (educativo, cultural, audiovisual) en los que han actuado con especial dedicación. Sin embargo, a diferencia de lo que ha podido ocurrir en otros lugares con situación política similar, dicho movimiento, cuyo predominio en el ámbito cultural es incuestionable, no ha logrado traducirse en la cultura predominante: a día de hoy en Galicia la vida cultural (pensemos en libros, prensa, cine, creaciones de todo tipo…) es más global y española si cabe de lo que haya podido ser nunca antes. Por poner un ejemplo gráfico: un referente del galleguismo como Manuel Rivas, tiene un hijo como Martín (Martiño) Rivas.

El porqué de esta situación es bastante complicado de desentrañar. Una parte de la sociedad gallega repudia el movimiento nacionalista por cuánto son abiertamente nacionalistas españoles: esos no ofrecen duda del porqué, pero no son la mayoría. Otros no tienen ese sentimiento, pero tampoco conectan con el movimiento galeguista. Y estos sí que son una mayoría. Esas personas están construyendo Galicia en todos sus aspectos y sin embargo no asumen la idea política de nación ni tienen el comportamiento cultural que sería coherente con su vida de galleguidad. Hay una desconexión clara entre el movimiento galleguista y gran parte del pueblo gallego. La razón de este distanciamiento, tal vez haya que encontrarla en las pequeñas pero esenciales diferencias que existen entre el movimiento nacionalista y la nación que pretenden construir.

En efecto, el movimiento nacionalista es muy vigoroso, muy creativo, muy eficiente. Sin embargo, a la par que es todas estas cosas es marxista y ha optado por buscar sus raíces más allá del punto donde están las raíces del resto de la sociedad: la sociedad es de raíces cristianas y ellos buscan sus raíces en la cultura celta. Estas dos características separan al movimiento nacionalista de la mayoría social. La mayoría social tiene propiedades y cree en la propiedad y en la sociedad civil, son trabajadores, honrados, ahorradores y austeros, de ahí que no comulguen con el marxismo. Pero sobre todo, los gallegos hunden sus raíces en una sociedad cristiana. Y de ahí vienen la mayoría de sus elementos singulares: su sentido y su visión trascendente de la vida, sus fiestas, su modo de organización (familia, barrio, parroquia…), sus valores. Pretender construir un movimiento social, cultural y político prescindiendo de todo lo que va desde los celtas hasta el resurgimiento (o incluso hasta la autonomía), prescindiendo de signos y creencias cristianas, es un error de cálculo muy torpe.

Sin duda que en la sociedad hay y habrá marxistas. Pero dicha posición es minoritaria. Restringir el nacionalismo gallego a un partido marxista, es renunciar a construir Galicia como nación. Los últimos años han sido reveladores a éste respecto: en 1997 el nacionalismo, con cierta vocación aperturista, alcanzó el 25% de los votos. Pasados trece años, el nacionalismo oscila entre el 12 y 14% de los votos. De haber perseverado el proyecto de hacer un frente amplio, hoy sería bien distinta la situación.

25 de Julio, día de la patria gallega. Día del Apóstol, el que trajo la fe a Galicia. Una coincidencia que no es casualidad, pues la aportación de la Iglesia ha sido esencial: si Galicia quiere ser verdadera y fiel a la tradición que la ha forjado, debe tener en cuenta lo celta y lo que el Apóstol añadió a lo celta. Desde ese conjunto que se ha sumado a lo largo de los siglos, se podrá construir la nación. En caso contrario, todo esfuerzo, por meritorio, virtuoso y bienintencionado que sea, está condenado al fracaso o como mínimo a no lograr alcanzar la legítima plenitud que se buscaba.

25 de Xullo, día de Galicia

Un ano máis, chega o 25 de Xullo e todos celebramos en Galicia o chamado día da patria, que coincide coa festa católica do Apóstolo Santiago. O devandito día serve para exaltar a Galicia como nación. Nesta exaltación ten un papel especial o movemento nacionalista, que desde hai máis de 30 anos realizou un traballo formidable por galleguizar a vida social e cultural do país.
Os compoñentes deste movemento nacionalista son a todas luces unha minoría, e malia iso lograron grandes cotas de influencia e transformación dos sectores (educativo, cultural, audiovisual) en que actuaron con especial dedicación. Porén, a diferenza do que puido ocorrer noutros lugares con situación política similar, o devandito movemento, cuxo predominio no ámbito cultural é incuestionable, non logrou traducirse na cultura predominante: hoxe en día en Galicia a vida cultural (pensemos en libros, prensa, cine, creacións de todo tipo…) é máis global e española se cabe do que poida ser nunca antes. Por pór un exemplo gráfico: un referente do galeguismo como Manuel Rivas, ten un fillo como Martín (Martiño) Rivas.
O porqué desta situación é bastante complicado de desentrañar. Unha parte da sociedade galega repudia o movemento nacionalista por canto son abertamente nacionalistas españois: eses non ofrecen dúbida do porqué, pero non son a maioría. Outros non teñen ese sentimento, pero tampouco conectan co movemento galeguista. E estes si que son unha maioría. Esas persoas están construíndo Galicia en todos seus os aspectos e porén non asumen a idea política de nación nin teñen o comportamento cultural que sería coherente coa súa vida de galeguidade. Hai unha desconexión clara entre o movemento galleguista e gran parte da vila galego. A razón deste distanciamento, tal vez haxa que encontrara nas pequenas pero esenciais diferenzas que existen entre o movemento nacionalista e a nación que pretenden construír.
En efecto, o movemento nacionalista é moi vigoroso, moi creativo, moi eficiente. Porén, á par que é todas estas cousas é marxista e optou por buscar as súas raíces máis alá do punto onde están as raíces do resto da sociedade: a sociedade é de raíces cristiás e eles buscan as súas raíces na cultura celta. Estas dúas características separan ao movemento nacionalista da maioría social. A maioría social ten propiedades e cre na propiedade e na sociedade civil, son traballadores, honrados, aforradores e austeros, de aí que non comunguen co marxismo. Pero sobre todo, os galegos afunden as súas raíces nunha sociedade cristiá. E de aí veñen a maioría dos seus elementos singulares: o seu sentido e a súa visión transcendente da vida, as súas festas, o seu xeito de organización (familia, barrio, parroquia…), os seus valores. Pretender construír un movemento social, cultural e político prescindindo de todo o que vai desde os celtas ata o rexurdimento (ou incluso ata a autonomía), prescindindo de signos e crenzas cristiás, é un erro de cálculo moi torpe.

Sen dúbida que na sociedade hai e haberá marxistas. Pero a devandita posición é minoritaria. Restrinxir o nacionalismo galego a un partido marxista, é renunciar a construír Galicia como nación. Os últimos anos foron reveladores a este respecto: en 1997 o nacionalismo, con certa vocación aperturista, acadou o 25% dos votos. Pasados trece anos, o nacionalismo oscila entre o 12 e 14% dos votos. De perseverar o proxecto de facer unha fronte ampla, hoxe sería ben distinto a situación.
25 de Xullo, día da patria galega. Día do Apóstolo, o que trouxo a fe a Galicia. Unha coincidencia que non é casualidade, pois a achega da Igrexa foi esencial: se Galicia quere ser verdadeira e fiel á tradición que a forxou, debe ter en conta o celta e o que o Apóstolo engadiu ao celta. Desde ese conxunto que se sumou ao longo dos séculos, poderase construír a nación. En caso contrario, todo esforzo, por meritorio, virtuoso e bienintencionado que sexa, está condenado ao fracaso ou como mínimo a non lograr acadar a lexítima plenitude que se buscaba.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>