29 descubrimientos sobre Marx

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Entre mis lecturas veraniegas de este año he hecho un hueco a la biografía de Karl Marx escrita por Jonathan Sperber y publicada por galaxia Gutenberg. Se trata de una obra minuciosa, fruto del estudio de toda una vida, que conjuga el rigor histórico con un estilo narrativo sobrio pero agradable. Sperber revisa la vida de Marx y aborda tanto su vida privada como su vida intelectual, evidentemente estrechamente relacionadas. De su lectura aparece un Marx ligeramente diferente del icono comunista habitual, no menos errado pero más humano, más contradictorio, más vital (como en su reiterada participación en duelos a muerte, medio al que era adicto para mantener su honor, una actitud bastante poco proletaria).

Sin ánimo exhaustivo y sin ningún orden, destacaré algunos aspectos que me han llamado la atención:

1. Marx fue un típico producto de la burguesía liberal e ilustrada. Su familia abrazó las ideas de la Revolución que llegaron a Tréveris de la mano de Napoleón. Su padre le leía a Voltaire en voz alta al joven Marx. El protestantismo familiar, que habían abrazado para poder superar las restricciones que aún pesaban sobre los judíos, era liberal e ilustrado, no alejado del deísmo.

2. Marx se comportó toda su vida como un rígido burgués alemán. La tensión entre las exigencias de este modo de vida, que siempre quiso aparentar, y la realidad de unos ingresos escasos y precarios, hicieron que su vida fuera casi siempre una sucesión de deudas, impagos, crisis, sablazos a los amigos y peleas para conseguir herencias. Sus primos por parte materna, los Philips holandeses creadores del imperio industrial del mismo nombre, nunca le apoyaron económicamente, por lo que sus continuados apuros económicos no se aliviaron hasta que su amigo Engels no se convirtió en propietario de una industria textil en Manchester (donde los obreros eran “explotados” de igual modo que en el resto) y empezó a mantener a la familia Marx con los beneficios de la misma.

3. Marx sacó buenas notas en Latín y Alemán, mientras que sus resultados de matemáticas eran malos. Curioso precedente para quien ha pasado a la historia con la etiqueta de “economista”.

4. Su periodo universitario se resume en poca asistencia a clase, borracheras y peleas. En estos ambientes se ganó el mote de “el moro” por su tez oscura, apodo que le acompañaría toda su vida.

5. Siempre fue un desastre llevando sus cuentas. Una carta de su padre durante su estancia en la Universidad de Bonn, las define como cuentas à la Carl: “deslavazadas y sin resultados. Sé más breve e incluye los datos relevantes. Simplemente pon las cifras siempre en columnas y la operación será muy simple”. Esta tendencia a la longitud y a la acumulación de datos no relevantes será uno de los defectos de su propia obra, como le reprocharán incluso sus amigos como Engels.

6. La relación de Marx con su novia y luego esposa Jenny, tal y como la conocemos a través de testimonios y por sus encendidas cartas, es típicamente romántica, asumiendo todos los clichés de ese movimiento, que Marx criticaría en teoría pero que encarnaría en su relación con Jenny (por cierto, nacida baronesa, tal y como reflejaba sus tarjetas de presentación a las que nunca renunció).

7. En su juventud, 1842, llegó a defender el uso de los cañones para detener las revueltas comunistas.

8. Los estudios en parís que llevarían a Marx a convertirse en teórico del comunismo fueron financiados por burgueses de Colonia.

9. La frase “la religión es el opio del pueblo” no es original de Marx, sino que la tomó de Bruno Bauer.

10. La consigna “proletarios de todo el mundo, uníos” tampoco la acuñó Marx, sino Karl Schapper.

11. La frase de que la historia se repite, “la primera vez como tragedia, la segunda como farsa”, en realidad es de Engels.

12. Marx “inventó” la clase obrera para dar forma a sus propósitos políticos pero nunca la conoció a fondo, ni congenió con ella. Nunca confió en los obreros y pensaba que el movimiento obrero debía de ser guiado por intelectuales burgueses, revolucionarios profesionales. En su correspondencia con Engels se refieren a los obreros como die Knoten, que se puede traducir como los mentecatos.

13. Su visión del judaísmo entraría en lo que hoy en día se califica como antisemitismo. En una carta a Arnold Ruge en 1843 escribe: “la fe israelita me parece repulsiva”. Y sobre su lengua, la definirá como “ese sonido gutural que maldice en cierto modo al pueblo elegido”.

14. Marx siempre tuvo un carácter irascible, intensificado por su penuria económica y, más tarde, por su mala salud.

15. Marx y Engels tendían a obsesionarse con sus rivales en el seno del movimiento socialista y no dudaban en atacarlos con los medios más rastreros: insultos (a Proudhon lo califica de parásito), burlas a su modo poco refinado de hablar (como hicieron con Stirner) o de vestir (como con Ferdinand Lassalle). A propósito de Lassalle, escribirá: “Ahora veo con total claridad que, como demuestra la forma de su cabeza y el crecimiento de su pelo, Lassalle proviene de los negros que acompañaron a Moisés en la salida de Egipto (o quizá su madre o su abuela se apareó con un negro)”. Los radicales en el exilio eran “unos parásitos y unos ladrones”. Además, nunca se libraron del desprecio elitista a quienes consideraban unos ignorantes. Esto hizo que nunca fueran muy populares entre los obreros y los socialistas.

16. El éxito de Marx como líder de asociaciones socialistas fue más bien escaso. Bajo su dirección, la afiliación a la asociación de Trabajadores de Colonia descendió más del 90%.

17. Marx nunca renegó de la violencia y los crímenes revolucionarios (que él, personalmente, nunca perpetró). Escribió, tras las revoluciones de 1848, que “lejos de oponerse a los presuntos excesos, como venganzas contra los individuos más odiados, los comunistas no sólo deben tolerarlos, sino asumir su liderazgo”.

18. Su exigencia hacia los demás era muy alta (superior a su exigencia para consigo mismo). Así, criticó a Gottfried Kinkel, quien se defendió ante un tribunal prusiano apelando a los sentimientos nacionalistas de los jueces, por no provocar su fusilamiento, que lo hubiera convertido en mártir de la Revolución.

19. Marx era un pésimo orador. Tampoco tenía facilidad para las lenguas: siete años después de su llegada a Londres aún no podía mantener una conversación de sobremesa en inglés.

20. Marx se pasó toda la vida esperando la gran crisis que llevaría al comunismo. Cada vez que había una crisis económica, incluso si empeoraba su situación particular, se alegraba enormemente y todos en su familia lo celebraban. La constante anticipación de una crisis económica convirtió a Marx en el hazmerreír de sus camaradas londinenses y fue la noticia de la crisis americana de 1857 la que le sacó de la depresión en la que había estado sumido desde la muerte de su hijo, según relata su esposa en una carta. “La crisis americana es hermosa”, escribe Marx en una carta a Engels.

21. Marx escribió pocos libros y estos tuvieron pocos lectores y un éxito escaso. Fue, en cambio, muy prolífico y leído como periodista. Sus artículos publicados en prensa entre 1853 y 1862 superan el resto de su obra publicada en vida.

22. Marx fue un gran defensor del colonialismo británico en la India, pensaba que sólo a través de la imposición de instituciones occidentales y del capitalismo se podrían transformar las sociedades asiáticas.

23. En 1862, acuciado por la penuria económica, Marx aceptó presentarse a un puesto de trabajo por primera y única vez en su vida, alentado por su primo Philips. Parece ser que no le aceptaron por su pésima caligrafía.

24. En la guerra francoprusiana de 1870, Marx se alineó con Bismarck y llegó a escribir: “A los franceses les hace falta una paliza”.

25. Marx nunca concibió sus teorías económicas como enfrentadas a los clásicos, Adam Smith, David Ricardo, etc., sino como un desarrollo de las mismas.

26. En vida, Marx sólo publicó el primer tomo de El Capital, que casi no provocó ninguna reacción y que fue ignorado por los principales periódicos, lo que enfureció a Marx. Los tomos segundo y tercero fueron elaborados por Engels a partir de textos fragmentarios y apuntes de Marx. Es por ello que el marxismo es, en gran medida, obra de Engels (Norman Levine incluso llega a firmar que en vez de marxismo deberíamos hablar de engelsismo).

27. Marx amaba profundamente a sus hijos. Admiraba a Dante y Cervantes y, como escribiera su hija Eleanor, las obras de Shakespeare eran “la biblia de nuestro hogar”. También le gustaban sir Walter Scott, Dumas y Balzac. Era un gran admirador de Bach.

28. Marx era entusiasta de la brillantez de los oradores conservadores en el parlamento inglés. En especial, admiraba a Lord Randolph Churchill, cuyo hijo Winston tenía siete años cuando Marx le escribiera a su hija una carta en la que elogiaba al parlamentario conservador.

29. Marx fue enterrado con sencillez en una tumba con una modesta losa. El gigantesco busto que ahora corona su tumba fue erigido en 1956 por el Partido Comunista de Gran Bretaña cuando ya no era una persona sino un icono con cada vez menos relación con el Marx real.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>