“Evangelizar a los marginados no quiere solo decir asistencia social”, asegura el Papa Francisco

Durante el rezo del Ángelus, el Santo Padre recuerda que “ser cristiano y ser misionero son lo mismo” y que evangelizar a los pobres “significa acercarles, tener la alegría de servirles y liberarlos de su opresión”

“Jesús dirigió la Buena Noticia a todos, sin excluir a nadie. Es más, privilegiando a los marginados”, recuerda el Papa “Jesús dirigió la Buena Noticia a todos, sin excluir a nadie. Es más, privilegiando a los marginados”, recuerda el Papa

¿Cuál es la misión de un cristiano? Para el Papa Francisco, “evangelizar a los pobres” es algo prioritario para todo buen cristiano. Pero, “evangelizar a los marginados no quiere solo decir asistencia social, mucho menos actividad política, sino tener la alegría de servirles, de liberarlos de su opresión, y todo esto en el nombre y con el Espíritu de Cristo”.

Es el mensaje principal que el Santo Padre dirigió este domingo, 24 de enero, a las docenas de miles de fieles antes de la oración mariana del Ángelus, desde el estudio que da a la Plaza San Pedro, según informa Vatican Insider.

El Pontífice hizo esta reflexión partiendo del pasaje del Evangelio en el que se narra que Jesús abrió el rollo del profeta Isaías en la sinagoga de Nazaret, y explicó la misión de “llevar la buena noticia a los pobres”. Ese Jesús, especificó Francisco, que “es diferente de los maestros de su tiempo, no abre una escuela para el estudio de la Ley, sino que sale a predicar y enseña por todas partes: en las sinagogas, en las calles, en las casas. Jesús es diferente incluso de Juan el Bautista, que proclama el juicio inminente de Dios, mientras Jesús anuncia su perdón de Padre”.

“Ser cristiano y ser misionero son lo mismo”

El Papa también explicó el sentido de la venida de Jesús: “Evangelizar a los pobres: esta es la misión de Jesús; esta es también la misión de la Iglesia, y de cada bautizado en la Iglesia. Ser cristiano y ser misionero son lo mismo. Anunciar el Evangelio, con la palabra y, primero, con la vida, es la finalidad principal de la comunidad cristiana y de cada uno de sus miembros”. Después indicó que hay que notar que “Jesús dirigió la Buena Noticia a todos, sin excluir a nadie. Es más, privilegiando a los marginados”.

A continuación, el Papa se preguntó qué significa evangelizar a los pobres, “Significa acercarles, tener la alegría de servirles, liberarlos de su opresión, y todo esto en el nombre y con el Espíritu de Cristo, porque es Él el Evangelio de Dios, es Él la Misericordia de Dios, es Él la liberación de Dios. Es Él quien se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza”, insistió.

“Probablemente —precisó Bergoglio—, en la época de Jesús estas personas no estaban en el centro de la comunidad de fe. Y nos preguntamos: hoy, en nuestras comunidades parroquiales, en las asociaciones, en los movimientos, ¿somos fieles al programa de Jesús? La evangelización de los pobres, llevarles la buena noticia, ¿es la prioridad?”.

Y esta fue la respuesta del Papa: “Cuidado: no se trata solo de hacer asistencia social, mucho menos actividad política. Se trata de ofrecer la fuerza del Evangelio de Dios, que convierte los corazones, sana las heridas, transforma las relaciones humanas y sociales según la lógica del amor. Los pobres, de hecho, son el centro del Evangelio”.

El Pontífice concluyó su meditación antes de rezar el Ángelus invocando a María, Madre de los evangelizadores, para que nos ayude a sentir el hambre y la sed del Evangelio que hay en el mundo, especialmente en el corazón y en la carne de los pobres, para que seamos capaces de testimoniar concretamente la misericordia que Cristo nos ha dado.

Francisco advierte de que con las nuevas tecnologías "se puede acariciar o herir, tener una discusión provechosa o un linchamiento moral”

Francisco advierte de que con las nuevas tecnologías “se puede acariciar o herir, tener una discusión provechosa o un linchamiento moral”

El “linchamiento moral” en la red

En otro orden de cosas, el pasado viernes, en su mensaje anual con motivo de la jornada mundial de las Comunicaciones Sociales, Francisco instó al buen uso de instrumentos modernos como el correo electrónico, los mensajes de móvil y el chateo en las redes sociales.

Para el Papa, aunque estas formas de comunicación son “plenamente humanas”, es el corazón del hombre el que decide si se utilizan para el bien.

El ambiente digital es una plaza, un lugar de encuentro, donde se puede acariciar o herir, tener una discusión provechosa o un linchamiento moral”, aseguró el Pontífice, que alertó de que las redes sociales pueden favorecer la conciliación pero también la división entre las personas y comunidades.

La comunicación “tiene el poder de crear puentes, de favorecer el encuentro y la inclusión, enriqueciendo la sociedad” siguió Francisco, que vinculó la comunicación social con la misericordia, el tema del jubileo extraordinario actualmente en curso.

Favorecer un clima de distensión en la región, eje de la reunión que mantendrán el Papa y el presidente de Irán

Favorecer un clima de distensión en la región, eje de la reunión que mantendrán el Papa y el presidente de Irán

Encuentro con Rouhaní

Por otra parte, según confirmó el director de la Oficina de prensa de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, el Papa Francisco recibirá al presidente de Irán, Hasan Rohani, en el Palacio Apostólico del Vaticano este martes, 26 de enero, después de que el 14 de noviembre pasado el mandatario suspendiera su viaje a Europa tras los atentados en París.

El Pontífice, al reunirse con el cuerpo diplomático el pasado 11 de enero, habló sobre el acuerdo nuclear iraní como uno de los “importantes acuerdos internacionales” que dan esperanzas para el futuro, y expresó su deseo de que “contribuya a favorecer un clima de distensión en la región”.

Estas esperanzas serán probablemente el eje de la audiencia entre Papa y el presidente de Irán. Rouhaní habría debido reunirse con el Papa en el marco de su viaje a Europa, que fue anulado después de los mencionados atentados en París.

La primera y última visita de un presidente de Irán al Vaticano fue el 12 de marzo de 1999, cuando Mohamed Khatami fue recibido por Juan Pablo II. El mismo Khatami guiaba la delegación iraní que asistió el 8 de abril de 2005 al funeral de Papa Wojtyla.

El encuentro con el líder de un Estado islámico podría ser la ocasión para un compromiso común en contra del uso violento de la religión y en contra de los fundamentalísimos, tema que Francisco afrontó en el encuentro que tuvo con la vicepresidenta iraní, Shahindokht Molaverdí, en septiembre del año pasado en Filadelfia. La representante de Irán guiaba en esa ocasión la delegación de su país que participó en la Jornada Mundial de las Familias. “Aprecié mucho la condena que el Santo Padre hizo del extremismo y del fundamentalismo; le agradecí por todo su empeño para resolver la crisis en el Medio Oriente a nivel regional y mundial. Condenó el uso y el abuso de la religión para poner en práctica la violencia. Este abuso del nombre de Dios y estas acciones violentas no pueden ser aceptados por quienes siguen alguna religión. Al mismo tiempo es inaceptable y se debe condenar cuando algunos ofenden las creencias y la fe de los demás, ofreciendo un pretexto para la violencia”, destacó entonces Molaverdí después de su encuentro con el Papa.

Hazte socio

También te puede gustar

11 Comments

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>