Ese prodigio del escultismo

ForumLibertas dio cuenta del artículo publicado en Forbes, una revista de referencia en el mundo empresarial, por Ana Sáenz de Miera, directora en España y Portugal de Ashoka. En él explica porque es una buena decisión contratar a una persona que haya sido scout.

Las causas las resume bajo estos conceptos: sabe trabajar en equipo, porque ha desarrollado capacidades empáticas a lo largo de su vida en los lobatos, y su vida scout. Es creativo porque está habituado a diseñar respuesta a los retos de los programas, sabe liderar y ser liderado, es decir, no confunde el liderazgo con subirse al taburete y mandar: “seguidme”, sino que sabe que para ser seguido debe aportar buenas respuestas en condiciones difíciles, pero a la vez, está acostumbrado a ser mandado, y confía en la responsabilidad de sus líderes. Pero no lo han educado para la pasividad, sino que está acostumbrado a trabajar con objetivos desde los seis años a través del juego y la aventura, y a valorar el logro y el error. Está acostumbrado al esfuerzo y a ejercer su autonomía; es una persona que sabe buscar soluciones, porque todo el método scout se basa en una práctica en la naturaleza que las exige. Respeta su escala de valores y su palabra. Su promesa como Scout dice algo insólito y muy fuerte hoy en día: “ Por mi honor y la gracia de Dios”. Un scout es creíble y fiable, y eso, hoy vale oro en paño.  Es generoso y comprometido con un mundo mejor, pero no en un plano teórico y distante, sino en la buena acción cotidiana. Está comprometido con el servicio.

El scout convertido en un adulto joven, cuando abandona la tropa para acceder al Clan, hace del compromiso en el servir a los demás, a la comunidad, una norma de vida. Un scout está acostumbrado a competir consigo mismo para mejorar sus capacidades y carácter. De hecho, el gran acierto de Baden Powell fue concebir un método de educación en las virtudes basado en las tendencias naturales del joven: juego, aventura, grandes horizontes, compromiso, servicio, vida en grupo- el sistema de patrullas como base educativa- la responsabilidad temprana. De hecho, el origen de su idea surgió por su experiencia en el sitio de Mafeking en la guerra Anglo-Bóer. Como comandante de la plaza asediada y, para disponer de más hombres para la defensa, se sirvió de jóvenes adolescentes para realizar tareas no combativas desempeñadas por soldados, de manera que liberara a estos para la lucha. Comprobó cómo el joven crecía rápidamente al confiar en él y dotarlo de responsabilidades concretas.

El escultismo es todo lo opuesto a los jóvenes sobreprotegidos, sin resiliencia para soportar las frustraciones. Individualistas que buscan solo lo que les beneficia. Son educados sin saberlo en todo lo contrario a la cupiditas. El escultismo hoy, en un determinado sentido, es contracultural, y no deja de ser una paradoja que esta cultura tan distinta a la que se promueve, que es hegemónica entre los jóvenes, sea la valorada por el mundo empresarial.

No es de extrañar que el artículo termine con estas consideraciones

¿No son estas, las habilidades que todos buscamos en la gente que incorporamos a nuestros equipos de trabajo?

Si has sido scout y educador scout, ponlo en tu CV y cuéntalo en tus entrevistas de trabajo

Si buscas talento, no pierdas de vista las ventajas competitivas de un scout

Si eres madre o padre y quieres educar a tus hijos en habilidades tan esenciales: apunta a tu hijo a los scout, aunque esto te conlleve madrugar los sábados.

Y una final que es decisiva:

*La fiabilidad de estos principios es proporcional al número de años como scout y se incrementa significativamente si ha sido educador scout.

Porque ser scout no es un barniz, ni siquiera una pedagogía, sino una forma de entender la vida. Y eso no se consigue en unos meses, ni siquiera unos pocos años Los scouts que se iniciaron en “La Manada”, la agrupación que reúne a los más pequeños y que tiene como eje de su tarea el “Libro de la Selva”, o más tarde en la tropa que han  crecido en ella hasta formar parte del grupo de los mayores, y no digamos ya si se ha convertido en un Rover Scout aquellos que se han forjado en aquella escuela de virtudes.

El artículo de Forbes se refiere a la empresa, pero lo mismo se puede decir en la vida asociativa, en la política y la vida eclesial.

Pero, dicho todo esto, se requiere una observación final. El escultismo no ha salido indemne de los estragos de la cultura de la desvinculación, en algunos países lo han demolido hasta no dejar casi nada del método de Baden Powell. España es uno de estos casos. El importante escultismo diocesano también cayó en parte, bajo esta piqueta, y eso no solo es malo para el escultismo sino para toda la sociedad. Afortunadamente se han reconstruido en muchos casos, y uno de los más vibrantes es sin duda el que configuran los Guías y Scouts de Europa. No es el único caso, pero es uno de los más valiosos.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>