La crisis bancaria no llega a los sueldos de sus directivos

La diferencia de los salarios, con ya casi una década de recesión económica, de los directivos de los bancos y los altos cargos políticos es abismal. El director del Deutsche Bank ganó 1,9 millones de euros el año pasado, Angela Merkel solo 290.000 euros

Sueldo

La última gran recesión que ha sacudido el Viejo Continente le queda cada vez menos para cumplir la década. La locomotora económica perdió combustible para quemar e incluso se llegó a cuestionar si la máquina podía continuar en marcha. Dentro de esta crisis económica se encuentran casos en los que sorprendentemente los recortes y la austeridad no ha llegado. Los salarios que perciben la mayoría de directivos bancarios son de cantidades inimaginables para gran parte de la población (y de la clase política). Son muchas las voces que critican a los políticos por su sueldo, pero estos son totalmente eclipsados por las cúpulas de los grandes sectores del país.

El abismo salarial

Se ha planteado una infinidad de veces en los últimos años sobre si las retribuciones que perciben los políticos son excesivas. Los defensores de los altos sueldos de estos justifican su tesis diciendo que si sus salarios fueran más bajos incentivaría la corrupción. Por otro lado, los graves daños que está generando la crisis económica no han afectado a estos sueldos, hecho que provoca el enfado de amplios sectores de la población.

Sous

Sueldo anual. Azul oscuro representa a los salarios de los directivos de la banca. Con una tonalidad más suave cargos públicos. Fuente: Business Insider, BOE, Portal de Transparencia. Elaboración propia

Pero los salarios de los dirigentes políticos son en realidad bastante menores que los directivos de sectores privados como el bancario. Si se analiza con detenimiento los salarios de estos altos cargos se confirma la idea sobre el desequilibrio que existe en la sociedad. Esta descompensación no sólo existe entre la clase media y los dirigentes, sino también entre la cúpula pública y privada.

Lo primero que salta a la vista en el gráfico adjunto es que el sueldo del actual presidente de España es el último de la lista. Su sueldo anual es de 78.967 euros, mientras que el president de la Generalitat Carles Puigdemont le supera por 66.504 euros al año. Cargos públicos superiores como el alto funcionariado de Hacienda presentan unos sueldos muy superiores al del presidente. El caso del director de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (140.998 euros) o el presidente de la SEPI (217.540 euros) son, dentro del ámbito de los funcionarios, uno de los más altos.

En el ámbito europeo los sueldos son parecidos. Presidentes como el de la Federación Rusa, Vladimir Putin, percibe una retribución anual de 125.687 euros, mientras que su homóloga alemana, Angela Merkel, gana 290.000 euros (uno de los salarios más altos entre los presidentes de estados de la Unión Europea).

Sin embargo la diferencia entre estos cargos públicos con los bancarios es abismal. John Cryan, máximo responsable del Deutsche Bank, ganó el año pasado casi dos millones de euros (en medio de la delicada situación del gigante alemán). En el ámbito español la distancia con el sector público es aún superior. El salario de Ángel Cano (BBVA) fue el año pasado de 6.520.000 euros, pero es que Ana Patricia Botín, actual directiva del Banco Santander, gana 113 veces más que Mariano Rajoy.

Un camino hacia la desigualdad

sueldo

Cantidad de veces superior al salario medio anual en España. Azul oscuro representa a los salarios de los directivos de la banca. Con una tonalidad más suave cargos públicos. Fuente: Business Insider, BOE, Portal de Transparencia. Elaboración propia

En el campo del poder adquisitivo, las diferencias entre la población crecen sin parar. El salario medio anual en España es actualmente de 26.259 euros. Este dato, junto con el de la caída de consumo por parte de la clase media (clave para la recuperación económica), confirman las grandes distancias entre las retribuciones. Una Europa, donde se pone tanto énfasis en poner como base de la recuperación económica la austeridad, no debería presentar desigualdades de tales dimensiones. La austeridad tiene que ser progresiva para todos los ciudadanos, cada individuo debería sacrificarse según sus capacidades y circunstancias. Pero este sacrificio debe ser para todos si queremos vivir en una sociedad mejor.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    Pues que quieres que te diga, que gracias a Dios, no envidio estos sueldos, pero lo que leí ha pasado esta mañana a Rita Barberá, que Dios la tenga en su gloria, nos puede pasar a cualquiera de nosotros, y ellos lo van a tener más crudo, cuando tengan que dar cuenta de su paso por aquí. Cuanto más peor. Es una pena que no lean las homilías del Papa Francisco, ayer mismo recordaba : “Todos moriremos algún día y responderemos ante Dios”

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>